Archivo de la etiqueta: APOLOGETICA

L’arrel de l’amor

L’ARREL DE L’AMOR

La història dels pobles antics (que durà mil·lenis i desembocà en la història de Roma) és la d’un canvi des de la comprensió personal i animal de la vida cap a un model social i estatal. Tota la història, des de la Roma imperial i el cristianisme (història que és encara la nostra) és la de la transformació de la comprensió social de la vida en comprensió divina.
Aquesta comprensió divina, i l’ensenyament cristià que s’hi basa, governa la nostra vida i es troba a ala base de totes les nostres activitats pràctiques i científiques. Els homes de pretesa ciencia, per no examinar sinó pels signes exteriors eixa manera divina, el jutgen anacrònic i creuen que no pot tenir per a nosaltres cap sentit (…).
Hi rau, majorment, la font de les més grosseres errades humanes. Les criatures del més baix esglaó de la comprensió de la vida entren en contacte amb les manifestacions d’un pla superior. Però en lloc d’esforçar-se per copsar-ne el sentit i abastar el pla on podrien meditar el problema més intel·ligentment, el tracten amb llur més baixa comprensió prèvia. I llur decisió agosarada és tant major com que no comprenen de què estan parlant.
Molta gent de ciència estudia l’ensenyament del Crist sense superar el nivell de comprensió social de la vida. I tal ensenyament no els sembla sinó una fusió indeterminada i incoherent (…) No la jutgen sinó per les manifestacions externes: catolicisme, protestantisme, dogmes, lluites contra els poders civils. Talment són com sords que jutgen els sentits i les qualitats de la música només pels moviments que veuen fer als músics.
Alguns pretenen que l’ensenyament moral del cristianisme és bo, però exagerat (…). Repeteixen el que els jueus afirmaven i no podien deixar d’afirmar; en no comprendre les paraules del Mestre, el crucifixaren.
Així, al parer dels entesos d’avui, la llei jueva “ull per ull i dent per dent”, la del just càstig, formulada fa 5.000 anys, fóra més racional que la llei de l’amor (…).
Els predicadors de la fraternitat positiva, comunista, social, proposen, per auxiliar l’amor humà que s’esgota, l’amor cristià. Llur positivisme es fonamentava en l’amor a si mateix. Tal amor, en passar del jo a la familia, i a la tribu, país…no cessa d’afeblir-se. Proposen, com a remei, un amor a la Humanitat sense amor a Déu: uns efectes però sense els fonaments originals.
Tal amor és impossible. On manca la comprensió cristiana de la vida, no hi ha amor cristià; per al qual, en efecte, el sentit de la vida rau en l’amor i en el servei a Déu”.

Lleó Tolstoi

Las Confusas Religiones

LAS CONFUSAS RELIGIONES

“Ek-klesía”, palabra de dónde proviene nuestro “iglesia” en griego quiere decir “los llamados”, “la asamblea o congregación” (“klesía”), “afuera” (“ek-”). Afuera de dónde? De la vana manera de vivir. Aún así la triste historia hace cambiar muchas connotaciones, originariamente positivas y vitales, en términos vetustos de connotaciones dogmáticas y “aburridamente” religiosas.

La iglesia es el Cuerpo Místico del cual Jesucristo es la cabeza. El Cuerpo Místico es invisible a los ojos humanos, sólo el mismo Dios los conoce a todos; es como una organización clandestina en la sombra, en un mundo torturado dónde Satanás reina (“el príncipe de este mundo” según Jesús). La Iglesia de verdad, no sectaria ni simplemente institucional, no denominacional ni prostituída por el contacto con la corrupción del mundo, es la organización secreta de Dios para hacer el bien para su Gloria. Puede haber en este Cuerpo Místico toda clase de gente, la que quizás menos lo esperamos. No podemos confundir, como muchos interesados jefes religiosos querrían, este Cuerpo Místico invisible con las ostentosamente visibles instituciones religiosas humanas autoproclamadas como “iglesias”, las cuales se equivocan simplemente porque son humanas, tienen intereses creados y a menudo desconocen o desobedecen la voz del Espíritu. Cualquiera puede entrar o afiliarse a una institución religiosa, cualquier hijo de Satanás puede hacerlo y crear grandes confusiones y chantajes. En las instituciones humanas dichas “iglesias” conviven caóticamente ovejas y cabras, como en todas partes, unas mejor y otras peor, pero ninguna que sea perfecta.

Las Confusas Religiones 01

Por el contrario, el Cuerpo Místico son los redimidos de toda raza, lengua y nación. El Señor los conoce y ellos conocen Su Voz. El Cuerpo Místico es comunión de quienes creen en el Señor porque han buscado misericordia y la han transmitido (es significativo que, cuando Hitler subió al poder, pretendió eliminar de las Biblias toda referencia a la misericordia). Los redimidos se han dado cuenta puesto que amar a este mundo es una pesada vanidad, una pasión inútil, miseria espiritual y aflicción de espíritu; aun así, no por esto se han desalentado ni han caído en la indolencia.

El hombre suele tener malos “puntos”: demasiadas veces ha participado en luchas por el poder dentro de organismos religiosos humanos, y ha acabado a menudo queriendo enjaular el Espíritu Santo soberano con etiquetas, denominaciones, cuadriculaciones doctrinarias, sectas, religiones de Estado y otros opios. Ha nombrado cargos, títulos, honores, jugando con peligrosas casuísticas que han hecho acrecentar las injusticias, las rutinas y tradiciones a expensas de la Palabra y del fresco Espíritu del Señor en la tierra.

Al hablar así, hablamos a sordos y nos leerán atentamente gente de excelente oído, como suele pasar en tantos temas importantes.

Pero dice Isaías 35 que el desierto florecerá y los sordos oirán… Cierto que los malos pagadores, con el pretexto del Más Allà, han escogido las ganancias y honores del Más Acá. ¿De qué nos extrañamos? Pero el cielo empieza en la tierra a través del Reino de Dios, de las Bienaventuranzas. “El Reino de Dios está entre vosotros”, repetía Tolstoy a los pobres y no-violentos. “No me interesan la temperatura del infierno ni el mobiliario del cielo, sino lo que hacen la gente aquí en la tierra” (Martin Luther King, pastor bautista por los derechos civiles de las minorías). No se trata de una religión de muerte, de simples consuelos de ultratumba como excusa de legitimar las atrocidades y escándalos en esta vida, sino de la gloria del Reino de Dios visible entre sus hijos, ya en este mundo. “Hagase la Voluntad de Dios en la Tierra, tal y como ya se cumple en el cielo”, dice el Padre Nuestro. Y debe ser hecha a través de los creyentes. “En esto es glorificado mi Padre: en que llevéis mucho fruto” (Juan 15:8). ¿Por qué dejar que se engañe tanto la gente? ¿Por qué más excusas? ¿Por qué tanta religiosidad en falso? ¿Por qué más opio en un mundo sin corazón? “Y el yugo se pudrirá debido a la unción” (espiritual) (Isaías 10:27). “El pueblo que conoce a su Dios se esforzará y actuará” (Daniel 11:23). “Jesús el Ungido…, nos ha sido hecho, por Dios, sabiduría” (Corintios 1.30). Jesús fue obrero artesano, predicador sin salario, de un nación ocupada militarmente por el imperialismo de la época, perseguido por el alto clero de la religión del Rey-títere (Herodes), fue refugiado “político” en Egipto (a pesar de ser sólo un menor el rey esbirro de los romanos había intentado asesinarlo porque suponía que subvertiria su poder), calumniado, torturado y crucificado públicamente. “El Calvario es un telescopio a través del cual divisamos el basto panorama de la eternidad y vemos el amor de Dios irrumpir dentro de la Historia humana”, dijo M. L. King en uno de sus sermones.

Las Confusas Religiones 02

Dios se hizo hombre entre oprimidos, y los jerarcas religiosos indujeron el Imperio a asesinarlo (esto quiere decir que los propios dirigentes judíos eran todavía peores, más maliciosos, que los ocupantes).

Toda esta historia es fácil de comprender para los vencidos…si buscan justicia de todo corazón. El Calvario es la solidaridad de Dios con el hombre. Entre tantos y tantos “dioses” es el único que pasó por el tubo, Creador hecho criatura. Más allá de las ideologías que dicen que quieren cambiar el mundo o la sociedad –corruptas por naturaleza, y sólo parcialmente cambiables desde un profundo cambio de las raíces espirituales… El placer o la religión son superficiales. El gozo y el Espíritu son profundos, revulsivos, libres y insondables. Más allá de las risibles y frívolas superficialidades humanistas (ingenuamente, cómodamente antropocéntricas y demagógicamente triomfalistas) sólo queda el Camino, Cristo, una transfiguración más allá de la mente racionalista (que no racional). “Cantaba el pájaro en el vergel de su Amado. Vino el Amigo, quien dijo al pájaro: -Si no nos entendemos por el lenguaje, entendámonos por Amor; porque en tu canto se presenta a mis ojos mi Amado” (Ramon Llull). La fe dice lo que no llega a decir la razón, sin desdecir lo contrario. “Creo para comprender, y comprendo para creer mejor”. “Si la cosa creída es increíble, también es increíble que lo increíble pueda ser creído” (Agustin de Hipona). Cuando la fe se hace ciega y fanática, se suicida, pues se vuelve flor del mal y opio religioso. “La fe es una función del corazón y debe mantenerse con la razón. La una y la otra no se contradicen, como muchos creen. Cuanto más intensa es la fe, más aguda es la razón. Cuando la fe se vuelve ciega, muere” (Mahatma Gandhi) “Lo contrario de la fe no es la razón, sino la superstición” (Vittorio Messori). “La ciencia sin religión está coja. La religión sin la ciencia es ciega” “La mística es la fuente de cualquier ciencia de verdad” (Albert Einstein)

Los pueblos expansivos que van a la victoria tienen fe, la razón les viene contrapesada y refrescada por el fe: la fe no contradice la razón, sinó que le da alas y futuro, capacidad de expresión y de emoción; igual como la razón es una útil herramienta por comprender la realidad.

Sin la energía y el coraje de la fe, la razón sola se ha demostrado repetidamente obtusa, inútil y estéril.
En realidad sólo tenemos permiso para ser fanáticos…del amor. “Cuando hay amor, la acción es siempre correcta, en todas las circunstancias. Y cuando existe esta calidad del amor, hay compasión. La compasión implica pasión por todo” (Krishnamurti, 1895-1986).

Hartura social

HARTURA SOCIAL

JOSÉ IGNACIO GONZÁLEZ FAUS
A mis hermanos obispos

Este verano, algunas actuaciones o palabras de la autoridad eclesiástica suscitaron dolor y queja en la opinión pública. Tanto, que alguien de vosotros llegó a hablar de un renacer del anticlericalismo y de persecución contra la Iglesia. No desconozco los ribetes sectarios de algunos anticlericalismos hispanos. Pero temo que lo que llamáis persecución no es más que la saturación y hartura de buena parte de la sociedad (tanto de no creyentes como de muchos cristianos) contra modos de actuar que nos son difíciles de entender.

Estas líneas intentan deciros, desde dentro y desde la fraternidad, lo que otras muchas voces dicen desde fuera y desde la desconsideración. He procurado contar hasta cien antes de hablar (y no cien segundos, sino cien días), para hacerlo con calma y sin resquemor. Quiero ser cristiano y serlo con la máxima fidelidad al Evangelio. Pero debo confesaros que la institución eclesiástica es la cruz de mi fe. En el corto espacio de que dispongo me gustaría deciros por qué.

1.No somos testigos del Dios Vivo sino de un pasado muerto. Como seguidores de Jesús parece que nuestra tarea debería ser: “Anunciar al hombre de hoy el Misterio más profundo, más santo y liberador de su existencia, que lo redime del miedo y de la autoalienación, y al que llamamos Dios… Mostrar al hombre de hoy el camino que conduce de forma creíble y concreta hacia la libertad de Dios”. En lugar de eso moralizamos precipitadamente contra todo lo que nos incomoda. Olvidamos que “la tradición sólo puede mantenerse allí donde se buscan honradamente nuevos caminos y medios de vida”. (Ambas citas y las demás que aparecen sin otra referencia en este artículo son de K. Rahner).

2. La imagen que damos de la Iglesia no es la de un “sacramento de salvación” (señal de que Dios se ha identificado gratuita y definitivamente con este mundo empecatado), sino la de una institutriz gruñona y provecta que, a base de riñas, trata de afirmarse a sí misma más que de educar.No pocas veces, y en cuanto a contenidos concretos, quizá estaría yo más cerca de vosotros que de la cultura en que me muevo. Pero lo que la sociedad adulta no soporta es ese tono de que nosotros somos los únicos buenos y todo lo demás es maldad. Por eso:

3.No damos en absoluto la sensación de amar de veras a este mundo, al que dice el Evangelio que Dios amó tanto que le envió a su Hijo, no para condenarlo sino para salvarlo. Por mal que esté, el objeto del amor de Dios es este mundo, no la Iglesia. Ésta debe ser sólo señal y cauce de ese amor; y no puede mirar al mundo como el campo del mal al que ella debe dirigir y controlar, o del que debe apartarse para vivir en otra órbita, pero siempre sin tener que aprender nada de él. “¿Por qué no nos atrevemos a decir con humildad y sosiego, variando un poco un dicho de Agustín: muchos que Dios tiene no los tiene la Iglesia, y muchos que tiene la Iglesia no los tiene Dios?”.

4. No podemos seguir creyendo que toda la sociedad es católica, salvo unas pocas voces estentóreas que, o bien niegan la fe o no la reconocen en las proclamas de la Institución, pero que son minorías despreciables (aunque magnificadas por los medios). Sin embargo: “La actitud de ciertos católicos, de tipo convencido, tieso y militante, tiene algo de primitivismo cultural, algo del carácter de la pequeña burguesía que se cierra en sí misma y se atrinchera en un gueto. Esos hombres se cierran y actúan como si en el mundo sólo existieran cristianos”. No es éste el mundo en que nos movemos, salvo para quienes no hayan superado aún el nacionalcatolicismo.

Por poner sólo dos ejemplos: sorprende vuestro reduccionismo de la fe cristiana a temas de moral sexual y a que la legislación civil refleje lo que consideráis lícito en este campo. En los evangelios apenas hay dos pasajes referidos a la moral sexual y son, por supuesto, exigentes como lo es todo el Evangelio. Pero la mirada de Jesús se dirigía mucho más al sufrimiento humano, a la enfermedad, a las opresiones realizadas en nombre de Dios o del Dinero, a la mujer marginada, a la posi-bilidad de la paz interior y a todas esas pequeñas conquistas de libertad que, cuando se dan, Jesús las leía como signos de que se está acercando el Reino de Dios. Mucho más duro es el Evangelio con los ricos, aunque esto no parece preocuparnos pastoralmente. Vuestras palabras se parecen más a las del romano Catón, que a las del judío Jesús, llamado El Cristo.

La enseñanza de la religión en la escuela es sin duda un problema por resolver. Pero entre los muchos amigos no creyentes que tengo, el 90% son fruto de aquellas clases de religión en la escuela franquista. Y esto me hace preguntarme: ¿es tan importante la obsesión por tener “grandes plataformas” cuando luego tenemos tan poco que decir desde ellas? Jesús enviaba a los suyos a predicar imponiendo una notable pobreza de medios, pero dando una gran riqueza de contenidos. Nosotros parece que nos empeñamos en evangelizar con riqueza de medios pero, hoy por hoy, con notable pobreza de contenidos.

Todos rezamos en el Breviario: “Ayuda con tu Gracia a los obispos de la Iglesia, para que con gozo y fervor sirvan a tu pueblo”. Ese servicio gozoso implica un gran amor a la libertad: pues, aunque los hombre abusemos tantas veces de ella, sólo lo que brota de una libertad total merece el nombre de auténtica bondad humana.

Y perdón por estas palabras. Pero creo estar dentro de la enseñanza eclesiástica y del Catecismo, que defienden la necesidad de la opinión pública y aun de la crítica en la Iglesia. Aunque luego, como venganza camuflada, seme busquen las cosquillas por otro lado.

Ciencia y Fe

CIENTIFICO VERSUS DEMAGOGO
(Hecho biográfico ocurrido en 1892)

Un señor de unos 70 años viajaba en el tren, teniendo a su lado a un joven universitario que leía su libro de Ciencias. El caballero, a su vez, leía un libro de portada negra. Fue cuando el joven percibió que se trataba de la Biblia y que estaba abierta en el Evangelio de Marcos.
Sin mucha ceremonia, el muchacho interrumpió la lectura del anciano y le preguntó:
– Señor, ¿usted todavía cree en ese libro lleno de fábulas y cuentos?
– Sí, mas no es un libro de cuentos, es la Palabra de Dios. ¿Estoy equivocado?
– Pero claro que lo está. Creo que usted señor debería estudiar Historia Universal. Vería que  la Revolución Francesa, ocurrida hace más de 100 años, mostró la miopía de la religión.
Solamente personas sin cultura todavía creen que Dios hizo el mundo en 6 días. Usted señor debería conocer un poco más lo que nuestros Científicos dicen de todo eso.
– Y… ¿es eso mismo lo que nuestros científicos dicen sobre la Biblia?
– Bien, como voy a bajar en la próxima estación, no tengo tiempo de explicarle, pero déjeme su tarjeta con su dirección para mandarle material científico por correo con la máxima urgencia.
El anciano entonces, con mucha paciencia, abrió cuidadosamente el bolsillo derecho de su bolso y le dio su tarjeta al muchacho. Cuando éste leyó lo que allí decía, salió cabizbajo, sintiéndose peor que una ameba.  En la tarjeta decía:
Profesor Doctor Louis Pasteur
Director General del Instituto de Investigaciones Científicas
Universidad Nacional de Francia

  • ‘Un poco de Ciencia nos aparta de Dios.
    Mucha, nos aproxima’.
    Dr. Louis Pasteur

Para saber mas , puedes estudiar un sencillo
curso on-line sobre el evangelio pica en el siguiente formulario

SENEFA RENEWAL 002

La Biblia vista como un libro científico

science bible

Física en la Biblia

Leo la Biblia como una magnífica catedral literaria. Me gustan sus metáforas: su mar que se divide, sus panes que se multiplican.

*Por Alberto Rojo.*
*06:52 | *
08.07.2008

Soy agnóstico. Leo la Biblia como una magnífica catedral literaria y no como la palabra de Dios. Me fascinan (lo que para mí son) sus metáforas, su Sol que se detiene, su mar que se divide, sus panes que se multiplican.

Con el tiempo fui anotando citas que quizá no sean metafóricas y que expresen el conocimiento científico del momento o que aludan de algún modo a la física. En el Apocalipsis 21:18, por ejemplo, la ciudad es de oro transparente. El oro, como todos los metales, refleja la luz y, por lo tanto, es opaco. Sin embargo, la luz puede penetrar un poco dentro del metal, de modo que una película de oro de unos cien átomos de espesor puede ser transparente.

En 1 Reyes 7:23, Salomón hace fundir un mar perfectamente redondo, de diez “codos” de diámetro y “a su alrededor un cordón de treinta codos”. Hoy sabemos que el cociente entre el perímetro y el diámetro de un círculo, el famoso “pi”, es un número cercano a 3, con infinitas cifras azarosas después de la coma (3,141592…). Reemplazarlo por 3, como en el Antiguo Testamento, puede ser una aproximación práctica útil, pero claro, tiene su error y hay quienes atacan a la Biblia por esta imprecisión.

En Mateo 16:2 Jesús dice, con cierta validez científica, “Cuando anochece decís ‘Hará buen tiempo porque el cielo está rojo'”. Por un lado, en latitudes intermedias, las tormentas (en general, no siempre) van de oeste a este. Por otro, debido a la dispersión de la luz en la atmósfera, el sol se ve rojo en los atardeceres. El cielo será rojo en el atardecer si hay nubes al este, y si hay nubes al este la tormenta se está yendo: habrá buen tiempo.

Le comenté mi lista a Donald Page, físico católico de la Universidad de Alberta en Canadá, autor de trabajos conocidos en coautoría con el mítico Stephen Hawking (Donald aparece en la película sobre La Breve Historia del Tiempo). Conocía mis ejemplos. De inmediato mencionó Efesios 3:18, donde se habla de “la anchura, la longitud, la profundidad y la altura” (¡cuatro dimensiones! ) del amor de Cristo, lo que podría tomarse como una indicación de un espacio-tiempo, aunque Pablo bien podría estar enfatizando el amor de Cristo agregando una dimensión más que el espacio sin tener en mente al tiempo como la cuarta.

Sobre los ataques a la Biblia por “pi=3”, Page puntualiza que el cociente entre el perímetro y el diámetro de un círculo es 3.1415… sólo cuando el círculo está dibujado en un plano. Pero en una superficie curva (o en un espacio curvo) la cosa no es así: para ir de un punto de un círculo trazado en la Tierra (un paralelo digamos) a su centro (el polo norte) el camino más directo (el radio) es por un meridiano, y se recorre una distancia mayor al radio del mismo círculo en un plano. ¿Se refiere la Biblia a un mar en un espacio curvo? Dudoso, pero “matemáticamente” posible.

En Eclesiastés 1:7 también parecería haber algo de física: “Todos los ríos van al mar, pero el mar no se llena. Al lugar de donde los ríos vinieron, allí vuelven para correr de nuevo”. Un mar que no se llena ante el flujo constante de los ríos sugiere una comprensión del ciclo del agua; la lluvia era obviamente conocida y la evaporación era algo seguramente observado en vasijas de agua, de modo que la cita insinuaría que el agua evaporada vuelve en forma de lluvia. Desconozco si sabían que el agua evaporada no “desaparece” sino que sigue existiendo, pero la alusión es llamativa.

Y por último, el principio. De acuerdo con los modelos aceptados hoy, el Universo tuvo un comienzo, el así llamado “Big-Bang”, que ocurrió al menos hace 10.000.000.000 <http://10.0. 0.0/> de años. El hecho de que hubo un comienzo, de que el mundo no existió siempre, es compatible con la Biblia.
Lo conversé con Page. Para él, “La tierra estaba desordenada y vacía” de Génesis 1:2 podría interpretarse como el “pre-espacio” sin geometría de las teorías actuales de gravedad y cosmología cuántica. Y el “Sea la luz” de Génesis 1:3 con la formación del fondo de microondas cósmico (una de las evidencias del Big Bang) . Y que los astros “sirvan de señales para las estaciones, los días y los años” de Génesis 1:14 como una ilustración que el tiempo está mal
definido en la gravedad cuántica y está dado sólo por el movimiento de entidades físicas (sin movimiento de objetos no hay sentido del tiempo).
Esto quizá sea estirar demasiado las cosas al leer un texto antiguo con los anteojos de la ciencia actual, y el mismo Page es escéptico de sus enunciados.

De cualquier modo, a veces al leerla me olvido de mis dogmas y me entrego a la posibilidad de que sea la obra de una genialidad poética sobrenatural.

SENEFA RENEWAL 002

¿Existe conflicto entre Ciencia y Fe?

how-whyeinstein

Mientras que para la Iglesia Católica no existe motivo alguno para un conflicto entre fe y ciencia, existen muchos científicos que se han empeñado en señalar la imposibilidad de entablar un diálogo sano entre ambas. Un estudio publicado en Estados Unidos mostraría que el problema no sería por causa de la fe ni de la ciencia, sino más bien de algunos científicos, quienes en su mayoría rechazan el dato revelado y se declaran ateos& con sus consecuentes prejuicios y vicios metodológicos.

El Informe
El informe elaborado por los historiadores Edward Larson de la Universidad de Georgia y Larry Witham del Instituto Discovery de Seattle, reveló que sólo el 40 por ciento de los científicos en Estados Unidos cree en un ser supremo y en la existencia de una vida después de la vida, mientras que la mayoría rechaza la sola posibilidad de la existencia de un ser trascendente. Así, según el informe, el 45 por ciento de científicos encuestados niega la existencia de Dios y se declara atea, mientras que un 15 por ciento de “indecisos” se declara agnóstico.

Siguiendo a Leuba
Las cifras, publicadas en la revista científica Nature, coincidieron sorprendentemente con unas presentadas por el investigador James Leuba, hace más de ocho décadas, en 1916. Tal como lo hiciera Leuba a principios de siglo, los dos historiadores realizaron encuestas a 1.000 personas elegidas del American Men and Women of Science, que consigna una relación general de los científicos norteamericanos.

Las cifras
Los científicos respondieron a preguntas acerca de si creían en la existencia de un Dios que responde a las plegarias, en la inmortalidad del hombre, o en la vida después de la muerte. Sorprendentemente los resultados coincidieron con los de Leuba: la mayoría de científicos se proclama abiertamente ateo y niega las verdades fundamentales de la fe. En efecto, en ambas encuestas, cerca del 45 por ciento se declaran “ateo” y el 15 por ciento “agnósticos”.
La única diferencia entre la investigación de principios de siglo y la de Larson y Witham está en la distribución de los creyentes en las diferentes disciplinas. Así, mientras que en 1916 los más escépticos frente a la existencia de Dios fueron los biólogos con un 69,5 por ciento; en el reporte de Larson y Witham, la mayoría atea se ubicó entre los físicos y astrónomos.

Prejuicios
De este modo, mientras que la gran mayoría de los norteamericanos se reconoce creyente, en el ambiente científico domina el escepticismo. Así, el trabajo de Larson y Witham vendría a comprobar una vez más el hecho de que muchos científicos tienen ya prejuicios acerca de algunas verdades que enseña la fe tales como la creación, la vida después de la vida o la existencia de Dios, sobre las cuales la ciencia no tiene competencia.
Una muestra de la existencia de este tipo de prejuicios es un episodio producido en Australia y que raya con lo tragicómico. Recientemente un geólogo australiano demandó judicialmente a una compañía que elabora y provee material educativo cuyos contenidos presentan la creación como hecho histórico. En efecto, la institución Creation Science Foundation enfrentó un juicio porque un profesor de geología de la Universidad de Melbourne, Ian Plimer, cree que hablar de la creación como un hecho es simplemente “anticientífico”. La fundación científica demandada ha afirmado no tener ningún problema en someter el tema al examen de una entidad científica “neutral” que demuestre la veracidad de sus afirmaciones en el plano meramente científico. El problema ahora será encontrar una institución auténticamente neutral, ya que para muchos científicos lo “neutral” es justamente la incredulidad, mientras que la fe es una “distorsión”.

Vicio metodológico
Científicos cercanos a la Creation Science Foundation señalan que “la radicalidad del punto de partida ateo revela prejuicios que pueden distorsionar el propio trabajo científico” y destacan que “el informe de Larson y Witham es otro botón de muestra de cómo los científicos suelen adoptar el ateísmo como una postura natural del quehacer científico, cuando en realidad es un vicio de método que ha llevado a desarrollar la ciencia en términos materialistas a lo largo de este siglo”.

— ENLACES RELACIONADOS —

Constantino y los herodianos

Constantinismo, o la continuación de Herodes

Al servicio del Imperio, la abominación de juntar la sangre de la espada con el altar.
El punto de viraje para esta nueva religión en el Imperio Romano fue el año 313 E.C., la fecha de la supuesta conversión del emperador Constantino al “cristianismo”. ¿Cómo tuvo lugar esta conversión?
En 306 E.C., Constantino sucedió a su padre, y con el tiempo, llegó a gobernar el Imperio Romano junto con Licinio. En Constantino influyó la devoción de su madre al cristianismo y su propia creencia de que había recibido protección divina. Antes de entrar en una batalla cerca de Roma en el puente Silvio en 312 E.C., alegó que se le dijo en un sueño que pintara un monograma “cristiano” – las letras griegas rho, las primeras dos letras del nombre de Cristo en griego – en los escudos de sus soldados. Con este ‘talismán sagrado’, las fuerzas de Constantino derrotaron a su enemigo Majencio.
Poco después de ganar la batalla, Constantino afirmó que se había hecho creyente, aunque no se bautizó sino hasta poco antes de su muerte unos 24 años después. Obtuvo el apoyo de los que afirmaban ser cristianos en su imperio por “adoptar [las letras griegas] Rho [Arte: caracteres griegos] como su emblema […] Sin embargo, el Rho ya se había usado como ligadura [unión de letras] tanto en contextos paganos como cristianos” (The Crucible of Christianity, preparado por Arnold Toynbee).
El resultado de esto fue que se colocaron los cimientos de la cristiandad. Como escribió el locutor británico Malcolm Muggeridge en su libro The End of Christendom (El fin de la cristiandad): “La cristiandad empezó con el emperador Constantino”. Sin embargo, este hombre también hizo este comentario perspicaz:
“Hasta se pudiera decir que Cristo mismo abolió la cristiandad antes de que esta empezara cuando declaró que su reino no era de este mundo… una de sus declaraciones más trascendentes e importantes”. Y una que ha sido extensamente pasada por alto por los gobernantes religiosos y políticos de la cristiandad. (Juan 18:36).
Con el apoyo de Constantino la religión de la cristiandad llegó a ser oficialmente la religión estatal de Roma. Elaine Pagels, profesora de religión explica: “Los obispos cristianos, a quienes antes se arrestaba y ejecutaba ahora eran eximidos del pago de impuestos, recibían regalos del tesoro imperial, y adquirían prestigio y hasta influencia en la corte; sus iglesias obtuvieron nueva riqueza, poder y prominencia”. Se habían hecho amigos del emperador, amigos del mundo romano. (Santiago 4:4)

ciutat romana_410a0087957_23431511

Constantino y la Unidad del Imperio
¿Por qué fue tan significativa la “conversión” de Constantino? Porque como emperador él ejerció vigorosa influencia en los asuntos de la iglesia “cristiana”, que estaba dividida en cuanto a doctrina, y él quería unidad en su imperio. En aquel tiempo los obispos de habla griega y los de habla latina estaban envueltos en un debate sobre “la relación entre la ‘Palabra’ o el ‘Hijo de Dios’ que había sido encarnado en Jesús, y ‘Dios’ mismo, ahora llamado ‘Padre’, puesto que por lo general su nombre, Yaweh, había sido olvidado”. (The Columbia History of the Wordl [Historia universal Columbia]). Algunos favorecían el punto de vista bíblico que indicaba que Cristo, el Logós, había sido creado y por lo tanto estaba subordinado al Padre. (Mateo 24:36; Juan 14:28; 1 Corintios 15:25-28). Entre estos estaba Arrio, un sacerdote de Alejandría, Egipto.

Herodianos modernos
Actualmente (y desde hace muchos siglos) los agentes del constantinismo o herodianos, los servidores de César o Leviathan, están infiltrados en las iglesias, ocupando cargos relevantes, “para espiar nuestra libertad en Cristo”. Juntan la espada y el altar en una abominación, mezclando la pureza de la fe con los crímenes de los Estados.
Estos corruptos son hijos del Diablo y hay que ignorarlos y apartarlos y, en caso contrario, “salir fuera del campamento, llevando el vituperio de Cristo”. Para no contaminarnos con sus fornicaciones con el Poder, que pertenece al Príncipe de este mundo, el Diablo.

map.constantine-330

No hay auténtica democracia sin cristianismo

NO HAY AUTÉNTICA DEMOCRACIA SIN CRISTIANISMO

Muchos tendrían que esforzarse los políticos y los historiadores, para demostrar la existencia de una democracia sólida, al margen de la cultura cristiana. Es cierto que naciones como el Japón, gozan de este privilegio, pero sólo desde 1945 y gracias a la imposición de los EE.UU. Querámoslo o no, el cristianismo es la cuna de todas las democracias, a las que protege en sus individuos de la anarquía, mediante la obediencia a las leyes del Estado; porque Dios es el Dador de toda autoridad. Dios es el Soberano Absoluto. El hombre, como hijo de Dios,tiene un valor excepcional e incluso como persona;a tal punto,que el Creador Todopoderoso,paga el Precio de Su Hijo para salvarle. No piensan así las otras religiones.
No existiría una democracia sin pluralismo, hoy en que se reclama la unidad y la uniformidad a gritos, a la vez que se hace falso camino. Las divisiones son grandemente beneficiosas a la democracia. La libertad religiosa en países como Alemania, EE.UU., Suiza, etc. es debida a la fraternidad de confesiones religiosas diferentes, dentro del Cristianismo Bíblico,desde el siglo 15. El Pluralismo, estimula la democracia, permitiendo a cada uno ver crecer su propia libertad.

syrians chr x democracy

EL HOMBRE ESTÁ LLAMADO A ESCOGER ENTRE ÉL MISMO Y DIOS
Hoy, en nuestro país, como en todo el mundo, se hace el intento esquizofrénico de “injertar” esa “flor” (los derechos humanos) en una “cepa salvaje” (mentalidad antibíblica).¿Quién se maravilla si la ninfa(práctica), a pesar, queda anti-derecho, dictatura, a lo mejor bajo la capa de un aparato democrático? O como sucede en nuestro país actualmente: El nivel moral caído del pueblo crea por medio de los derechos democráticos una legislación “inmoral”; La  humildad y la pobreza del pasado han cedido al orgullo y a la hartura, el temor de Dios y la comunión, a la autosuficiencia, de tal manera que ya muchos ciudadanos se dan cuenta de que nuestra sociedad está enferma. Lamentablemente,en todos los aspectos se está deshaciendo la raíz del progreso, que el desconocimiento popular de la Palabra de Dios es general. No se puede echar la culpa al Estado, por haber abolido la enseñanza bíblica en las escuelas. La mayor culpa es de las mismas iglesias (protestante, católica, evangélica o como se llamen) que omitieron cumplir su deber fundamental de acercar los feligreses a Dios por medio de la Palabra revelada en la Biblia. Usando los modernos métodos de enseñanza y aprovechando los nuevos conocimientos de los textos antiguos, de la arqueología y lingüística, la Iglesia habría podido dar su contribución decisiva para el bien de la ciudadanía propia y de la de todo el mundo.
Basta, con lo enumerado hasta aquí. Es prácticamente la prueba del fracaso no solo del programa “Hombre Nuevo”, sino del fracaso de toda la “Especie Humana”.-¿HOMO SAPIENS?

chr-islam

EL MOTIVO DEL FRACASO
Con todo esto, nos debemos preguntar en qué consiste el motivo del fracaso. Jesucristo ya en su tiempo dijo: “¡Generación de víboras!¿Cómo podéis hablar lo bueno, siendo malos?”
Es mucho más facíl predicar la moral, un nuevo orden social, censurar los males de la sociedad etc., que arrepentirse personalmente de su maldad. Ni aún un corazón arrepentido en bueno en sí mismo. Como máximo, sus aspiraciones lo pueden ser.
“El árbol malo da frutos malos. No puede el buen árbol dar malos frutos, ni el Arbol malo dar frutos buenos” El individuo malo no puede generar una colectividad buena. -Aquí el motivo del fracaso de tantos intentos de mejoramiento en el campo moral, social, religioso, político…
La vieja y fea historia siempre continúa:cada uno echa la culpa al otro. Y donde están de por medio los intereses,ya no importan las ideologías. “Engañoso el corazón humano más que todas las cosas, y perverso; ¿quién lo conocerá?”-¡El hombre ha mejorado!
De la historia también aprendemos de que, de vez en cuando surge algún “ismo” fuerte e importante, pero resultará siempre lo mismo, lo malo, un asesinato espiritual y físico de masas. Mientras el demonio “Orgullo” tenga acceso al corazón humano, se seguirán, en un círculo viciosos, creando ideas e ideales, y siempre se luchará por “lo bueno”, mas quedándose siempre en lo malo.
A propósito de la revolución: Algunos dicen que Cristo, en su tiempo, fue un revolucionario. Los que le siguen en nuestro tiempo, no participando en lo injusto, obsceno y vanaglorioso, también son revolucionarios de nuestra sociedad. Cada uno está libre a serlo, por el poder de Dios.
Este Nuevo Hombre, anda seguro en el camino de la Palabra de Dios y ya está seguro de la entrada gloriosa en Su reino Eterno.
“No es la concepción materialista del mundo, sinó la cristiana la que se opone a esta transformación de los hombres en cosas” (“El cristianismo y la lucha de clases”, de Nikolay A. Berdiaef, 1874-1948, filósofo cristiano dissidente ruso, persegudo por el zar y por los bolcheviques).

root democracythmg

LAS BUENAS NUEVAS
Las Buenas Nuevas,la ley de Dios y el Evangelio de Jesucristo,no intentan formar una nueva sociedad para influenciar positivamente por medio de ella al hombre.
El Evangelio hace “una nueva criatura” del individuo (Lógicamente,los individuos influyen en la sociedad) Mas el plan divino no es “salvación de la sociedad”, mas “salvación del pecador”.
El Señor Jesucristo establecerá en Su tiempo un reino universal de amor,es decir una sociedad nueva.Pero cada intento de hacerlo ahora,sin Dios y sin Cristo,proviene del espíritu del anticristo, promotor de todo lo malo y causa de los juicios apocalípticos.
Cuando alguien dice que Cristo murió por todos, en el sentido de colectividad, pues no ha comprendido el Evangelio.
Mas cuando yo comprendo que yo soy malo,que yo me debo arrepentir,cuando yo confieso mis pecados(a Dios y a quien he hecho mal), si accepto que Cristo murió “por mí”, que pecado le llevó a El a la cruz,entonces ya estoy cerca de la salvación.
Salomón dijo: “¿Hay algo de que se puede decir:He aquí esto es nuevo? Ya fue en los siglos que nos han precedido”
Las creencias no perecen;se  sustituyen.Esta realidad florece ya en la primera pareja humana. Eva no se pierde porque pierde la fe,sino por variar el objeto de la misma. Retira su confianza en la palabra de Dios y la deposita en la del diablo. Lo mismo le ocurre a Adán: prefiere el coqueteo de Eva antes que el mandamiento divino. Y traspasa igualmente lo prohibido.
Cuando el pueblo judío cree,en medio del desierto,que a su caudillo y lider se lo ha llevado Dios,no cae en el ateísmo; no blasfema contra el Dios de Moisés; lo abandona tranquilamente y se entrega a la fabricación de otros dioses.
Estos tres ejemplos constituyen una muestra de lo que ha venido siendo la tónica general del hombre en materia religiosa a través de los siglos. E indican igualmente las principales causas del extravio religioso de la Humanidad: sustitución de la Palabra divina por las voces diabólicas que de mil maneras distintas llegan al hombre, confianza en los consejos humanos antes que los divinos, fabricación de dioses propios.
Cristo va más lejos que Marx en su crítica contra las religiones institucionalizadas. No hay más que leer el capítulo 23 de San Mateo.
Cristo va más lejos que Marx en su reconocimiento y proclamación de la dignidad humana. El sermón del monte es un monumento de los auténticos valores del hombre.
Más aún:Cristo supera a Marx cuando mide la vida humana por los valores del espíritu,no por los de materia: “La vida del hombre no consiste en la abundancia de los bienes que posee”…”Trabajad, no por comida que perece, mas por la comida que a vida eterna permanece” (Lucas 12: 15;Juan 6:27).
Cristo supera a Marx cuando pone el valor de la vida más allá de la vida misma: “Buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas serán añadidas” (Mateo 6:33).
“El cristianismo ha sido el retraso de los pueblos, opio, dormidera, enemigo del progreso”, dicen. Sin embargo, a poco que uno estudie la historia con un mínimo de inteligencia y con algo de espíritu crítico, observará que no ha habido fuerza más humanizadora y progresista que la fe cristiana. Que si hay algo digno de considerarse humano en este mundo se debe a la influencia directa e indirecta de la fe bíblica. Henri Dunant y su obra inmortal, la Cruz Roja, es una prueba de ello. Educado por la Biblia, Dunant podía decir con el cinetifíco inglés Thomas Huxley, que “la Biblia ha sido la Carta Magna de los pobres y de los oprimidos. No puede la raza humana pasarse sin ella”. En la misma línea, el historiador y político francés Alex de Tocqueville dijo: “El cristianismo bíblico es el compañero de la libertad en todos sus conflictos, la cuna de su infancia y la fuente divina de todas sus pretensiones”
Falta de nervio y músculo espiritual,Europa se nos hunde en la ciénaga del craso materialismo, en la voluptuosidad del placer, en el tráfico de drogas….
“El temor a Dios es el principio de la sabiduría”. No el que sabe mucho y es muy inteligente es sabio, sino el que sabe vivir teniendo como principio y base en sus actuaciones, el amor a Dios, la ética y en definitiva, el sentido común.

640px-Democracy_Index_2011_red_and_green
DEMOCRACIAS (COLOR VERDE)

No hay auténtica democracia sin cristianismo
– El color rojo indica nivel alto de corrupción (más corrupción cuanto más oscuro), el color amarillo indica nivel bajo de corrupción (menos corrupción cuanto más claro).
– La mayoría de países menos corruptos son de mayoría y tradición protestante, los más corruptos suelen ser musulmanes y algunos Estados de tinte marxista

— ENLACE RELACIONADO —

No mas primavera

NO MÁS PRIMAVERA

No mas primavera 02

En el ocaso de su vida, a los ochenta años, una ex emperatriz decía: “Soy una pobre anciana y he sufrido mucho. Ahora busco la paz, la tranquilidad y el olvido en algún apacible rincón del mundo donde haya hermosas flores y un sol resplandeciente y donde mi alma se muera poco a poco. Me parezco a esos viejos
árboles que viven como yo del recuerdo de su pasada belleza. Pero, en tanto que ellos aguardan el retorno de la primavera, yo no tengo nada más que esperar; mi invierno no será seguido de una primavera”.
Nada más que esperar… Por desdicha, ¿era ella de los que el apóstol Pablo define acertadamente: los que “no tienen esperanza”? (1 Tesalonicenses 4:13). Para ellos todo acaba aquí en la tierra, todo se termina con la tumba. Al menos, es lo que dicen porque es lo que desean. Pero un temor los preocupa: algo en ellos insiste en que después de la muerte tendrán que habérselas con Dios. No es posible que las cosas ocurran de otra manera.
Y, por cierto, éste es el lado dramático e inexplicable del asunto: temen ese encuentro con Dios les ofrece una reconciliación, de la cual El cubrió todos los gastos, ellos rehúsan. Quisieran el cielo sin Dios. No tendrán nada.
O mejor dicho, sí tendrán algo. Tendrán lo que se merecieron: serán condenados por la eternidad, lejos de Dios; se atormentarán por haber menospreciado el amo de Dios y reconocerán Su justicia al condenarlos.

No mas primavera 01

El ateo

EL ATEO

Un ateo estaba caminando por el bosque. “¡Que árboles mas majestuosos! ¡Que ríos más poderosos! ¡Que animales tan bellos!” se decía para si.

Mientras caminaba a lo largo de la orilla del rio, escuchó un ruido que venía de los arbustos detrás de él. Cuando se volteó para mirar, vio un oso gris de 7 pies que venía hacia él. Corrió lo mas rápido que pudo hacia arriba de la senda. Miró sobre su hombro y vio que el oso se estaba acercando cada vez más. Su corazón comenzó a latir rápidamente y trató de correr más rápido. Se tropezó con algo y cayó a tierra. El rodó para poder incorporarse, pero vio que ya el oso estaba encima  amarrándolo con su pata izquierda mientras levantaba la derecha para desgarrarlo.

En ese instante el ateo grito: “Oh, Dios mío!”….

El ateo 02

El tiempo se detuvo. El oso se paralizó… El bosque quedó en silencio. Una luz brilló alrededor del hombre, y una voz se escuchó desde los cielos: “Tu has negado mi existencia por todos estos años, has enseñado a otros que yo no existo, y hasta le has acreditado la creación de todo a un accidente cósmico? Y ahora esperas que yo te ayude a salir de esta situación? ¿Te debo contar ahora entre los creyentes?”

El Ateo miró directamente hacia la luz brillante y dijo: “Es verdad, sería hipócrita de mi parte el pretender que de súbito tu me trates como un cristiano, pero ¿podrías hacer que el oso se haga cristiano?”

“Muy bien”, dijo la voz. Y la luz dejó de brillar y los sonidos del bosque se reanudaron.

El oso cayó de rodillas, levantó sus dos patas y las puso juntas, bajó la cabeza y habló: “Señor, bendice este alimento que voy a recibir y por el cual estoy verdaderamente agradecido…”

SENEFA RENEWAL 002

BARBERO

Un hombre fue a una barbería a cortarse el cabello y recortarse la barba. Como es costumbre en estos casos entabló una amena conversación con la persona que le atendía. Hablaban de tantas cosas y tocaron muchos temas. De pronto, tocaron el tema de Dios. El barbero dijo:

– Fíjese caballero que yo no creo que Dios exista, como usted dice.

– Pero, ¿por qué dice usted eso? -pregunta el cliente.

– Pues es muy fácil, basta con salir a la calle para darse cuenta de que Dios no existe. Oh… dígame, ¿acaso si Dios existiera, habría tantos enfermos? ¿Habría niños abandonados? Si Dios existiera, no habría sufrimiento ni tanto dolor para la humanidad. Yo no puedo pensar que exista un Dios que permita todas estas cosas. El cliente se quedó pensando un momento, pero no quiso responder para evitar una discusión.

El ateo 01

El barbero terminó su trabajo y el cliente salió del negocio. Recién abandonaba la barbería, vio en la calle a un hombre con la barba y el cabello largo; al parecer hacía mucho tiempo que no se lo cortaba y se veía muy desarreglado. Entonces entró de nuevo a la barbería y le dijo al barbero.

– ¿Sabe una cosa? Acabo de darme cuenta que los barberos no existen. – Cómo que no existen? -pregunta el barbero- Si aquí estoy yo y soy barbero. – ¡No! -dijo el cliente- no existen, porque si existieran no habría personas con el pelo y la barba tan larga como la de ese hombre que va por la calle.

– Ah, los barberos si existen, lo que pasa es que esas personas no vienen a mi. – ¡Exacto! -dijo el cliente-

SENEFA RENEWAL 003

Hay personas que no creen en Dios por diferentes motivos, en este mensaje hay uno de ellos y la respuesta de quien le manifiesta que si existe y que es necesario probarlo es maravillosa, por tanto le damos gracias a Dios porque nos ha dado la vida, nos ha permitido vivir los años que tenemos y que nos ha creado con un propósito y le damos gracias por todo.

SENEFA RENEWAL 003

SENEFA RENEWAL 002

LA NARANJA

Un ateo dictaba una conferencia ante un gran auditorio defendiendo la inexistencia de Dios.

Después de haber finalizado su discurso, desafió a cualquiera que tuviese preguntas a que subiera a la plataforma.

Un hombre que había sido bien conocido en la localidad por su adicción a las bebidas alcohólicas, pero que había encontrado recientemente liberación y esperanza en Dios aceptó la invitación y sacando una naranja del bolsillo comenzó a pelarla lentamente.

El conferencista le pidió que hiciera la pregunta; el hombre, continuó imperturbable pelando la naranja en silencio, al término de lo cual, se la comió.

Se volvió al conferencista y le preguntó : “¿Estaba dulce o agria?”

“No me pregunte tonterías”, respondió el orador con señales evidentes de enojo; “¿Cómo puedo saber el gusto si no la he probado?”

Y aquel hombre regenerado por el amor de Dios respondió entonces:

“Y ¿cómo puede usted saber algo de Dios, si nunca lo ha probado?”

El ateo 03

  • “Jesús es demasiado colosal para la pluma de los escritores, por mas habiles que sean. Ningun hombre puede descartar el cristianismo “asi como asi” (Albert Einstein, “The Saturday Evening Post” Oct. 26 1929).