Archivo de la categoría: Social and Political Issues / Temas politicos y sociales

El Ejército y El Cristiano (Martirio de San Maximiliano)

EL EJÉRCITO Y EL CRISTIANO

El Estado es autónomo de la iglesia, por lo cual puede tener su Ejército, no-cristiano, por supuesto.
Cristo, al hablar con los soldados les advirtió sobre la corrupción y la calumnia usuales en su profesión, pero no consta que les dijera nada de dejar el Ejército.
Una nación puede organizar su propia defensa, aunque no es ética la agresión a otra nación.
¿Puede un cristiano matar? No debe matar (ni siquiera lo podemos deducir en las Escrituras en propia y legítima defensa, aunque estas cosas pasen, mucho menos como agresión).
No es de extrañar que Jesús señalara a Pilatos: “Mi Reino no es de este mundo, si mi Reino fuera de este mundo, mi gente hubiera combatido para que no fuese entregado a los judíos, pero mi Reino no es de aquí” (Juan 18:36). Y, cuando Pedro pretende defenderle, le indica: “Vuelve tu espada a su sitio, porque todos los que empuñen espada, a espada perecerán” (Mateo 26:52)
Tertuliano (160-220): Fue hijo de un oficial romano. Escribe en “De Corona”: “¿Será lícito a alguno adiestrarse en el manejo de la espada siendo así que el manejo de la espada siendo así que el Señor ha sentenciado que a espada morirá el que hiciere uso de la espada? ¿Podrá ir a la guerra un hijo de la paz que ni siquiera osa entrar en litigios?” (cap. 11). A esta misma pregunta responde en el cap.19 de “Idolatría”: “Es imposible porque existe una incopatibilidad entre el compromiso divino y el humano, entre el signo de Cristo y el de Satanás…¿cómo podría combatir, aún más, cómo podría ser soldado en tiempos de paz, el que carece de espada puesto que le privó de ella el Señor?”.
En el Reino de Dios que Jesús predica, ¿puede haber lugar para el crimen? No, y la actitud de la Iglesia Apostólica lo demuestra. Los primeros cristianos no eran soldados y, a menudo si lo eran, recibían la excomunión.
Según el más antiguo reglamento cristiano conocido (el de S Hipólito, s.II-III), se dice: “catecúmeno o fiel que lleguen a ser soldados que sean rechazados porque han despreciado a Dios”. Asimismo, en las constituciones apostólicas de inicios del s. IV.
El centro de todo este asunto es: el Estado es el mundo pagano y, efectivamente, puede matar y hacer muchas otras cosas contra la ley de Dios, pero un cristiano no. Son cosas distintas: mundo frente a creyentes.
“No nos entrenamos para la guerra…sinó para la paz. La guerra exige grandes gastos… sin embargo la paz y el amor no necesitan armas ni gastos ingentes” (“Paedagogus” I, 1100:12, de Clemente de Alejandría, muerto en 205). Por esos gastos ingentes, en Estados Unidos se ha hundido la economía para gran parte de la clase media y media-baja. El “milagro económico” alemán y japonés tras la 2ª Guerra Mundial fue debido a carecer de gastos militares.

…………………..

Los romanos eran muy cuidadosos en los juícios, a pesar de sus muchos excesos, guerras y sus épocas convulsas. Cuando iban a ejecutar a alguien escribían actas del juício. Gracias a ello nos han llegado muchas actas de los mártires de la Iglesia primitiva. He aquí un ejemplo:

Martirio de san Maximiliano

A Teveste (1), durante el consulado de Tusco y Anulino, el día doce de marzo, habiendo comparecido el foro Fabio Víctor junto con Maximiliano y permitida la asistencia del abogado Pompeyo, éste comenzó diciendo:
-Fabio Víctor, temonario (2) se ha presentado con Valeriano Quintino, prefecto de Cesarea, junto con el excelente recluta Maximiliano, hijo de Víctor: como que es apto, pido que le sea tomada la talla.
El Procónsul Dión pregunta:
-¿Cómo te llamas?
Maximiliano respondió:
-¿Para qué quieres saber mi nombre? No me es lícito hacer el servicio militar, porque soy cristiano.
El Procónsul Dión dijo:
-Tomale la talla.
Mientras se la tomaban, Maximiliano replica:
-No puedo hacer el servicio militar; yo no puedo hacer daño; soy cristiano.
El Procónsul Dión dijo:
-Tomale la talla!
Una vez hecho, el oficial proclamó:
-Mide cinco pies y diez pulgadas (3).
Dión dijo al oficial:
-Marquelo.
Resistiéndose a ellos, Maximiliano respondió:
-No. No puedo hacer el servicio militar.
Dión dijo:
-Haz el servicio si no quieres morir.
Maximiliano respondió:
-No lo haré. Córtame el cuello; yo no soy soldado de este mundo, sino soldado de mi Dios.
El Procónsul Dión le preguntó:
-¿Quien te ha líado de esa manera?
Maximiliano respondió:
-Mi alma y Aquel que me ha llamado. Dión dijo a Víctor, su padre:
-Aconseja a tu hijo.
Víctor respondió:
-Él lo sabe, ya tiene suficiente conocimiento para saber lo que le conviene.
Dión dijo a Maximiliano:
-Haz el servicio y recibe la marca (4)
-No recibo ninguna marca  -respondió-. Ya llevo la señal de Cristo, mi Dios.
Dión dijo:
-Enseguida te enviaré a tu Cristo.
-¡Ojalá que lo hicieras ahora mismo! -respondió-. Esta es también mi gloria.
Dión dijo al oficial:
-Márquelo.
Oponiendo resistencia, Maximiliano respondió:
-Yo no acepto la marca de este mundo y, si me la pones, la romperé, porque no tiene ningún valor. Yo soy cristiano, no me es lícito llevar colgado al cuello ese trozo de plomo desde que llevo la señal salvador de mi Señor Jesucristo, hijo del Dios vivo, que tú no conoces, que sufrió por nuestra salvación y que Dios entregó por nuestros pecados. A él servimos todos los cristianos; a él seguimos como líder de la vida, promotor de la salvación.
Dión dijo:
-Realiza el servicio militar y toma la marca si no quieres morir miserablemente.
-No moriré -le respondió Maximiliano-. Mi nombre ya está con mi Señor. No puedo prestar el servicio militar.
-Date cuenta de que eres joven -insistió Dión -, y haz el servicio, que es lo que procede para un joven.
-Mi milicia corresponde para con mi Señor -contestó Maximiliano- No puedo ser soldado de este mundo. Ya lo he dicho: soy cristiano.
El Procónsul Dión dijo:
-En la sagrada comitiva de nuestros señores Diocleciano y Maximiano, Constancio y Máximo, hay soldados cristianos y hacen el servicio militar.
-Ellos sabrán lo que les conviene -respondió Maximiliano-. Sin embargo, yo soy cristiano y no puedo hacer ningún daño.
-¿Qué mal hacen los que hacen el servicio? -preguntó Dión.
-Tú bastante sabes lo que hacen -contestó Maximiliano.
El Procónsul Dión dijo:
-Haz el servicio, no subestimes la milicia si no quieres acabar mal.
-Yo no moriré -respondió Maximiliano-; y, si salgo de este mundo, mi alma vivirá con Cristo, mi Señor.
Dión ordenó:
-Elimine su nombre.
Una vez borrado, Dión dijo:
-Ya que con espíritu insumiso has rechazado el servicio militar, recibirás la sentencia correspondiente -para que escarmienten los demás.
Y leyó la sentencia: «Ordeno que Maximiliano sea pasado por la espada por haberse negado con espíritu insumiso a realizar el juramento de la milicia.”
Maximiliano respondió:
-Doy gracias a Dios.
Había vivido en este mundo veintiun años, tres meses y dieciocho días.
Mientras lo llevaban al lugar del suplicio, dijo:
-¡Hermanos muy queridos! Apresuraros ávidamente con todas las fuerzas para tener la suerte de ver al Señor; que él os otorgue también a vosotros la misma corona.
Y con cara muy alegre dijo a su padre:
-Da a este verdugo el vestido nuevo que me habías preparado para la milicia. ¡Ojalá que te pueda multiplicar el ciento por uno, porque así nos podamos gloriar ambos en el Señor!
Y así sufrió inmediatamente el martirio.
La matrona Pompeyana reclamó el cadáver de Maximiliano al juez y, colocándolo en su litera, lo trasladó a Cartago y lo sepultó bajo la colina, junto al mártir Cipriano, cerca del palacio. Y, cuando la matrona murió, doce días después, fue sepultada allí mismo.
Su padre, Víctor, se volvió a su casa con gran alegría, dando gracias a Dios porque había enviado de antemano un tal regalo al Señor, él que debería seguirle pronto.
Demos gracias a Dios. Amén.

1. Ciudad de la Numidia Cirtense, actual Tebesa.
2. El temonario era el recaudador del temo, un impuesto en metálico para liberarse del servicio militar.
3. Es decir, un metro setenta y ocho. La talla mínima requerida para ser legionario era de un metro setenta y dos.
4. La marca (signaculum) era una plaqueta de plomo que el soldado llevaba en el cuello como signo de identidad. Cf. GUIM, Urbs Roma, III, Salamanca 1985, p. 473, donde comenta precisamente este episodio de Maximiliano.

Anuncios

La infiltración de agentes del poder dentro de las iglesias

LA INFILTRACIÓN DE AGENTES DEL PODER DENTRO DE LAS IGLESIAS

¿Servir a Dios o a las riquezas?

¿Servir a Cristo o al César?
Política en las iglesias al servicio del crudo Poder (Herodianos de Mammón)

El sonsonete neocon: eutanasia-aborto-matrimonio homosexual

La prioridad declaratoria de la tríada eutanasia-aborto-matrimonio homosexual es el lema que los “cristianos conservadores” (falsos hermanos) de la política han inoculado ha través de las iglesias fundamentalistas, católicaromana y también a través de algunas sectas.

Analicemosla con un poco de detenimiento.

En la Biblia encontraremos muchísima más base que para esta tríada-sonsonete, para temas (poco apreciados por los ideólogos-falsos hermanos políticos neoconservadores) como la lucha contra la injusticia, la opresión, los abusos policiales y políticos, la manipulación informativa (la mentira), el clericalismo abusivo (el nicolaísmo citado en Apoc. 1), el concubinato con el poder establecido (citado en Apoc. como la Gran Ramera y sus hijas), el materialismo- avaricia de cargos religiosos, la corrupción política (robo al por mayor, etc.), el asesinato contra civiles indefensos (como en tantas guerras), la tortura (generalizada en la mayor parte del mundo)…

Si se denuncian unos males, es inmoral y antibíblico silenciar otros con muchísima más base bíblica. Eso es simplemente una manipulación política, de la cual la reina de España se ha hecho recientemente portavoz.

La infiltración de agentes del poder dentro de las iglesias 04

Los profetas se atrevieron a denunciar la corrupción clerical e institucional, la injusticia, etc., en el caso de Jesús eso fué su actividad central junto a la misericordia hacia “las ovejas sin pastor” y su obra de Salvación en el Calvario. Eso es lo bíblico. Lo otro es hacer campaña para Bush y sus amigos u otros de otro signo extremista y belicista, puede ser política sesgada, barata y oportunista, que no bíblica.

Así que seamos cautos y busquemos un equilibrio, no desviandonos ni a izquierda ni a derecha: por el camino recto.

El problema es que casi siempre se habla “contra los mismos” y se silencian los mismos, lo cual lleva a pensar que se trata de una prevaricación espiritual. Y eso es muy grave ¿o no?.

“Jesus no dijo que seríamos conocidos por las respuestas que damos a la opinión pública, pero por nuestros frutos” (Philip Kenneson).

Ya es sabido que para el clero, católico o protestante, los problemas de injusticia son practicamente invisibles, mientras que todo lo que tiene que ver con el sexo es, según parece, “el pecado capital” por excelencia, cosa que no concuerda con lo que dice la Palabra, según la cual la soberbia es el pecado más peligroso, junto con otros como la brujería, etc.

Lo más grave del asunto es que es fácil oler porque esos silencios complices: el poder constituido ha comprado con favores a las iglesias constituidas, y éstas, desobedeciendo al Señor han callado y “han fortalecido las manos de los impios”. Igual que en tiempos de los profetas.

La cuestión no son declaraciones nominales que no comprometen a nada, sino una actitud vital comprometida y clara, cosa que rara vez veo en asalariados, sean católicos, protestantes o de cualquier otro tipo.

La Iglesia ha de estar enfocada al mundo, no hacía su subsistencia material o sus tradiciones humanas o a un encerrarse en sí misma. Vea por ej. Hebreos 13:3 (no se refiere a “presos cristianos” sino simplemente a presos).

La infiltración de agentes del poder dentro de las iglesias 05

Aborto: Creo que antes que el feto, están los niños ya constituidos que se mueren de hambre, genocidio o enfermedad. Es dificil oponerse al aborto, que implica a la madre (y a veces al padre), pero para ayudar a los niños en necesidad, para eso no hay limites. Por ej., en vez de preocuparse tanto por templos excesivos, dedicar el dinero a esos niños. Naturalmente que el clero actual los dejará morir sin remordimientos de conciencia: son así “de cristianos”, y ya los conozco, y ellos, si quieren, también saben como son.

El clero pretende solucionar el tema del aborto recomendando el voto para los partidos conservadores que les dan prebendas (proclaman la cuestión para buscar la solución que les interesa: favorecer a sus mecenas). En realidad el aborto tiene mucho de excusa hipócrita para el maridaje político con partidos que provocan la miseria, las guerras y la injusticia en muchos lugares (como Bush, Aznar, etc.). Pero así tienen montado el negocio.

Cuando se preocupen tanto de los niños que mueren de hambre o de las guerras, me creeré esas proclamas antiabortistas. Ahora me es imposible creerlas.

Sabemos históricamente que las iglesias suelen colaborar con las Dictaduras más abominables: desde Hitler a Pinochet, de Franco a Mussolini, e incluso bastantes con las comunistas. El clero ha demostrado repetidamente ser muy cobarde, materialista y convenenciero, lo que no es de extrañar dado que no se parece al sistema pastoral de la Iglesia Primitiva, sino que se trata de organigramas humanos bastante corrompidos.

“Sólo mediante la más tortuosa exégesis y cono una teorización teológica muy débil puede arrancarse a las Escrituras algo parecido a una posición antiabortista. .. Si hay buenas razones para oponerse al aborto bajo demanda, y puede haberlas, habrá que encontrarlas fuera de la Biblia” [Delos B. McKown, “What Does the Bible Say About Abortion?”, Free Inquiry]

Ahora bién, si la Iglesia quiere hablar del aborto en una sociedad plural, la cosa debiera plantearse de otro modo, por ej.: del mismo modo que la Iglesia no tiene derecho a cobrar del Estado (de no-creyentes incluidos, así pues), el aborto no debe ser pagado por el Estado (a cargo de creyentes y antiabortistas incluidos, pues). Cada cual que se pague las creencias, las diversiones y las meteduras de pata. Hay una cuestión ética: Los creyentes suelen considerar que con el aborto hay un crimen legalizado contra una persona indefensa. Tienen derecho a reclamar no pagar estos crímenes. Tiene lógica. El mismo Marx era antiabortista.

“Debería de hacernos reflexionar el hecho que, mientras que el abandono paterno suele ponerse como ejemplo de la irresponsabilidad y del egoísmo masculino, más de un millón de mujeres norteamericanes se liberan [mediante el aborto] cada año de la carga de la maternidad (…) Para tomar seriamente la función paterna, hace falta que las mujeres asuman la obligación moral de compartir con sus parejas cualquier decisión sobre embarazo” (Cathy Young, *1963, feminista estadounidense, cofundadora el 1993 y vicepresidenta de The Women’s Freedom Network).

Eutanasia: Siempre se ha muerto la gente de muerte natural. Ahora hay medicamentos y se les mantiene artificialmente. Alargar la vida artificialmente, sobre todo si el interesado no muestra mucho interés, no me parece natural. De hecho en hospitales se practica una cierta eutanasia pasiva en casos irreversibles, como es lógico.

En países pobres la gente, muchos millones, mueren por termino medio entre los 35-50 años. Naturalmente eso no preocupa a nuestro amado clero. Ellos se preocupan sólo por “cuatro gatos” desesperados que quieren morirse porque son tetrapléjicos, etc. De nuevo, pura hipocresía de nuestros actuales fariseos clericales. Y es que ellos son muy nacionalistas, y lo miran con un cristal de color de su bandera, lo de cerca muy grande y lo de lejos invisible, y sólo se preocupan de los que les pagan o pueden pagarles, es decir, de sus compatriotas (y especialmente de los gobernantes) . No son materialistas, no…Angelitos. ..

Matrimonio homosexual: Por definición el matrimonio no puede ser homosexual sino heterosexual. Es un disparate lingüístico. Ahora bien, el Estado no tiene por qué ser confesional, y puede legislar en estos temas, lo hacen en todo Occidente, porque han ido imitando el modelo norteamericano de separación Estado-Iglesias.

¿Por qué el clero no se preocupa tanto, por ej., de la corrupción omnipresente de los políticos? Pues, muy sencillo, porque no quieren reñir con la mano que les dá de comer.

Por eso se preocupan tanto del sexo en todas sus versiones (y en unas más que en otras). Por otra parte a menudo las iglesias han tratado mal a gente homosexual y han abordado este tema con mucha hipocresía y discriminació n, con poco amor cristiano, a veces con crueldad. Ahora les está saliendo el tiro por la culata. Si a un intento de “Dios sin justicia” (el cesaropapismo, la prostitución Estado-Iglesias que provocaron guerras continuas y mundiales) le salió un intento de “justicia sin Dios” (en la época de las revoluciones comunistas, etc.), ahora, a un mensaje religioso muy centrado en el “anti-sexo” le está saliendo un sexo sin religión. Todo por falta de equilibrio en la exposición del mensaje bíblico.

Si leemos la Biblia vemos que los temas sexuales tienen importancia, pero los de justicia social aun tienen más. ¿Por qué ese desequilibrio?

La homosexualidad ha sido un tema recurrente entre cristianos, fomentado desde el oficialismo y el fundamentalismo en su tríada contra aborto-eutanasia- homosexualismo.

¿Por qué tanto interés con los homosexuales y no, por ej., con los adúlteros? O con las relaciones prematrimoniales. O más aún: Con la prostitución (sabido es que el negocio de la prostitución mueve mucho dinero y conlleva corrupción institucional).

La infiltración de agentes del poder dentro de las iglesias 02

Da la impresión que han elegido una especie de cabeza de turco, pero no creo que les salga bien la jugada (tantas veces repetida con otras minorías, por ej., con los judios).

He aquí algunas apreciaciones.

1) Los homosexuales, aun equivocados, actuan por instinto y, digamos que “por propia voluntad”. Hay que diferenciar claro la homosexualidad (tendencia) del acto (pecado) y del homosexual (al que hay que saber predicar el Evangelio y no insultarlo, ni despreciarlo ni amenazarlo). Me temo que todo un sector del “cristianismo” no diferencia estos matices.

2) Las iglesias rara vez tocan temas como los “pecados sexuales heterosexuales” , mucho más tratados en la Biblia que la homosexualidad, y en concreto la prostitución, tema recurrente en la Biblia. En la prostitución, donde hay siempre connivencia y corrupción institucional, chicas jovenes son a menudo drogadas y secuestradas, a veces violadas, recluídas, maltratadas. .. ¿No pasa nada? ¿Dónde está la misericordia de las iglesias? ¿Es que hay miedo a enfrentarse a esas mafias y se prefiere la comodidad de charlas sobre orientación sexual?

3) Igualmente muy olvidado es el tema de la pederastía, abusos sexuales a niños, turismo sexual, explotación infantil, hambre y desnutrición, niños-soldado, etc. ¿Recordamos lo que dijo Cristo sobre los niños? ¿Sobre quién los escandalizase? ¿Por qué también las iglesias suelen olvidarse de los niños? No acabo de entender tanta desproporción.

Una última puntualizació n y muy importante también: Mientras que la actividad sexual (homosexual o heterosexual) es básicamente voluntaria y, así pues, responsabilidad de quién la adopta; la prostitución no suele serlo ni tampoco el abuso contra la infancia en los niños sino simplemente un atropello a la libertad y dignidad de las personas (prostitutas o niños abusados). Por lógica, si las iglesias tuviesen lógica, se preocuparían de lo que la Biblia trata más a menudo y de lo que son víctimas de abusos sexuales y no de prácticas sexuales libremente adoptadas por adultos.

Me parece que la lógica y la proporción han huído de nuestras iglesias. Lo digo con pena y profundo pesar. Y, si no, que me demuestren lo contrario.

Más les valdría mirarse primero la viga en su propio ojo, si fueran honestos:

La infiltración de agentes del poder dentro de las iglesias 03

Buena parte del clero y de las Jerarquías eclesiales parecen estar compuestos de obsesionados con el (anti)sexo, dando a entender que el cristianismo es, sobre todo, un legalismo represivo, un listado de prohibiciones (tal como lo tenían los fariseos) y además muy centrado en temas de procreación y sexualidad.

Han hecho del cristianismo una religión ritualista, idólatra, una especie de compendio de prohibiciones. Y ya se sabe que cuando más se insiste en las prohibiciones, más se promocionan.

Y, además, sinceramente, queda ridículo, no tanto por la imagen “anticuada” o no adecuada a una falsa modernidad que nos imponen y venden los medios de comunicación, sino por el poco dinamismo, por la atrofia mental y sobre todo por no corresponder con el espíritu y a veces tampoco con la letra de lo que dice el Evangelio.

No creo que eso sea el mensaje de Cristo ni tampoco que lo puedan entender nuestros contemporáneos, por lo cual este tipo de “cristianismo” desvirtua el Evangelio y lo encierra en una capillita incapaz de llegar al mundo. Es así como se fabrican ateos e incrédulos.

Lo que dice la Biblia allí está, pero tenemos que ver también la proporción temática. Es evidente que los profetas tienen como tema principal la corrupción política, religiosa y económica, más que la sexual (y ésta generalmente se centra en la prostitución sagrada). Ezequiel es el que más insiste en temas sexuales, pero en los demás más bien no son centrales. Cristo se centró contra el religiosismo de su epoca, de manera muy enconada, hasta el punto que le enviaban esbirros a ponerle trampas dialécticas y finalmente urdieron su muerte en contubernio con el Poder (colonial) y con acusaciones abiertamente políticas (destruir el templo, proclamarse rey…). Lo acusaban de subversivo, sin que realmente Jesús lo fuera, al menos no en el sentido que sus acusadores lo presentaban. Y es que sus acusadores “releían” el mensaje de Cristo bajo parámetros de retener su Poder corrupto, y les daba igual la parte espiritual. Cristo no habló ni de aborto, ni de homosexuales ni de eutanasia, y ni siquiera habló mucho de temas sexuales. Y además relativizó mucho a su familia y a su luego mitificada madre, poniendo por delante la Palabra de Dios.

La infiltración de agentes del poder dentro de las iglesias 01

Les hago una pregunta: En la Biblia no hay muchas referencias a la homosexualidad (entre 10 y 15 me parece, grosso modo, y habría que revisar detenidamente todo lo que dice en Deuteronomio) , mientras que a la prostitución hay seguro más de 100 (generalmente la prostitución sagrada, y también habría que ver si “porneîa”, que viene de prostituta, se puede traducir en el sentido que se hace, de relaciones prematrimoniales) . ¿Por qué los grupos fundamentalistas insisten tanto en la homosexualidad y pasan de puntillas sobre la prostitución? Como mínimo me parece incoherente y sospechoso. ¿Por qué hablan tanto de eutanasia (cuando, ¿en qué país se aplica oficialmente la eutanasia activa?, en Occidente no sé de ninguno, o sea, que es una polémica ya falsa de entrada), y tan poco de las matanzas en guerras organizadas por los gobiernos de la derecha religiosa (muertos muy reales y cotidianos)? Se trata de una hipocresía y manipulación olímpica y monumental por parte de la derecha religiosa, es decir, de los líderes del “fundamentalismo”.

¿Por qué el fundamentalismo moderno habla obsesivamente de tres temas de base bíblica débil (eutanasia, aborto) o muy secundaria (homosexualidad) , y también en la familia (en realidad, tan relativizada por Jesús) y calla temas que son centrales (como la corrupción institucional y religiosa)? Entiendo que es porque su liderazgo es corrupto, como las castas religiosas de la epoca de Jesús.

No digo que todo fundamentalista sea corrupto en ese sentido. También habían fariseos que eran bienintencionados (en Juan 3, Cristo mantiene una interesante conversación con uno de ellos, el cual se muestra medroso, como suele suceder con los fundamentalistas actuales: juegan a dos barajas, lo que dice Dios y lo que quiere imponer su organización religiosa). No estoy “condenando” a todos los fundamentalistas, sino a la manipulación política fundamentalista de la Biblia, que es algo muy distinto.

La Palabra dice (los predicadores no suelen decirlo) que el Reino de los cielos no entrarán los injustos.  Pensad en esto que os digo, que no lo hago por fastidiar ni simplemente por ganas de criticar, sino porque es algo importante salir del actual aislamiento social.

Jesús, la Iglesia Primitiva y la No Violencia

JESÚS, LA IGLESIA PRIMITIVA Y LA NO VIOLENCIA

Jesús, la Iglesia Primitiva i la No Violencia 01

Según el teólogo suizo Hans Küng en su libro Ser cristiano: “A partir de Cristo no se puede construir una estrategia de la violencia sino de la no-violencia…  La no-violencia puede apelar siempre a Jesucristo…  La renuncia a la violencia y al espíritu de venganza, la disponibilidad para el respeto al adversario y el perdón sin restricciones, el esfuerzo en busca de reconciliación y la benevolencia desinteresada constituyen la autentica exigencia que se deriva de Jesucristo”.
En la época de Jesús las diferentes sectas judaicas aceptaban el recurso a la violencia, bien fuera la institucional (fariseos, saduceos, herodianos), o bien la revolucionaria de los zelotes (especie de etarras judíos). Simón fue zelote antes de ser discípulo de Cristo (Lucas 6:15) y es posible que también Pedro, Juan y Santiago habían mantenido alguna relación  con este grupo independentista judío, así como, quizás el propio Judas Iscariote.

En el Sermón del Monte Jesús dice que “los que trabajan por la paz se les reconocerá el mismo carácter de Dios”, traducida literalmente la expresión del original arameo de Mateo 5:9. No es de extrañar que Jesús señalara a Pilatos: “Mi Reino no es de este mundo, si mi Reino fuera de este mundo, mi gente hubiera combatido para que no fuese entregado a los judíos, pero mi Reino no es de aquí” (Juan 18:36). Y, cuando Pedro, el ex celote, pretende defenderle, le indica: “Vuelve tu espada a su sitio, porque todos los que empuñen espada, a espada perecerán”  (Mateo 26:52)

La iglesia cristiana primitiva. Como señala Tertuliano (y luego le volverá a citar Erasmo), cuando Jesús ordenó a Pedro guardar la espada se lo estaba mandando a todos los cristianos. Toda la iglesia primitiva fue muy explícita al respeto:

Jesús, la Iglesia Primitiva i la No Violencia 03

a)      Los teólogos de los primeros siglos:
1.- La Didajé (segunda mitad s. I): El camino de la vida es el amor (2:2). Es obligatorio buscar la paz entre todos y muy especialmente entre los que combaten: “No provocarás facciones, sino que podndrás paz entre los que pelean” (4:3).
2.-La carta a Diogneto (primera mitad s. II): Los cristianos no deben usar la violencia ni siquiera en defensa propia (5:11-17). Este pacifismo, argumenta, demuestra que el cristianismo es verdadero, en contraste con el paganismo (7:7-8).
3.-Justino (fallecido hacia 161-66): “Los que antaño unos a otros nos dábamos muerte, no sólo no hacemos la guerra a nuestros enemigos sino en lugar de mentir y engañar a quienes nos preguntan, morimos alegremente confesando a Cristo”.
4.- Ireneo (muerto en 202): “…los hombres no piensan ya en combatir, sino que ponen la otra mejilla”.
5.- Clemente de Alejandría (muerto en 205): “Nosotros, a diferencia de las Amazonas, no adiestramos a las mujeres para la guerra, ya que deseamos incluso que los varones sean pacíficos” (“Stromata” 4:8). “No nos entrenamos para la guerra…sinó para la paz. La guerra exige grandes gastos… sin embargo la paz y el amor no necesitan armas ni gastos ingentes” (“Paedagogus” I, 1100:12).
6.-Tertuliano (160-220): Fue hijo de un oficial romano. Escribe en “De Corona”: “¿Será lícito a alguno adiestrarse en el manejo de la espada siendo así que el manejo de la espada siendo así que el Señor ha sentenciado que a espada morirá el que hiciere uso de la espada? ¿Podrá ir a la guerra un hijo de la paz que ni siquiera osa entrar en litigios?” (cap. 11). A esta misma pregunta responde en el cap.19 de “Idolatría”: “Es imposible porque existe una incompatibilidad entre el compromiso divino y el humano, entre el signo de Cristo y el de Satanás…¿cómo podría combatir, aún más, cómo podría ser soldado en tiempos de paz, el que carece de espada puesto que le privó de ella el Señor?”.
7.- Cipriano (muerto en 258): Murió mártir. “El homicidio es llamado crimen cuando se comete a título personal pero se le denomina virtud cuando se ejecuta con carácter público” (“Epístola ad Donatum”).
8.- Arnobio (muerto hacia 295): “…más valía sufrir una injuria que devolverla y derramar la propia sangre antes que contaminar las manos y la conciencia con la ajena, el mundo ingrato recibió este beneficio de Cristo, por quién la locura de la crueldad quedó ablandada y las manos hostiles comenzaron a apartarse de entrenarse para derramar la sangre del prójimo”.
Etc.

Jesús, la Iglesia Primitiva i la No Violencia 02

b)      La disciplina de la Iglesia.
Según el más antiguo reglamento cristiano conocido (el de S. Hipólito, s.II-III), se dice: “catecúmeno o fiel que lleguen a ser soldados que sean rechazados porque han despreciado a Dios”. Asimismo, en las constituciones apostólicas de inicios del s. IV.

Así pues, vemos que entre los primeros cristianos, en la Iglesia inmediatamente posterior a los apóstoles y todavía libre de la intromisión del Estado, la violencia, las armas o la milicia no sólo no eran aceptadas, sino eran consideradas pecado.
La Iglesia originaria –tal como se ve claramente en estos textos paleocristianos, y otros- tenía poco que ver con el fundamentalismo moderno (como la derecha religiosa norteamericana o, en España, la COPE)  que defiende a veces guerras y dictaduras, ni con su religiosidad idólatra del Estado y de las Fuerzas Armadas.
Los curas castrenses son una barbaridad y algo que está fuera del cristianismo.

Francisco de Asís, los valdenses (s. XIII-XIV), hermanos checos y lollandos (XV), anabautistas-menonitas (d. s. XVI), cuáqueros (XVII), hermanos moravos (XVIII), etc., han vuelto periódicamente a plantear claramente el servicio civil, la ayuda al prójimo y el amor como alternativa al militarismo y al servicio de armas.
Estado e Iglesia han pactado a menudo implicaciones religiosas para lo militar. Sin embargo, en la Biblia, hay base más que suficiente para plantear el derecho a la objeción de conciencia a las armas, tanto en el Antiguo como en el Nuevo Testamento.
Cuando Isaías profetiza al Mesías, empieza a presentarlo así: “Porque has roto el pesado yugo, y la vara de su hombro y el centro del opresor, como en el día de Madián. Porque toda bota con que taconea el guerrero en el tumulto de la batalla. Y todo manto revolcado en sangre serán quemados, pastos del fuego” (9:4-7).
El Estado español, que tanto dispendia en gastos de armamento y es, a la chita callando,
uno de los principales productores y exportadores mundiales de armamento, posee, en cambio, una cuarta parte de niños en la pobreza, 6 millones de pobres, más de 5 millones de ancianos (más de medio millón de ellos viven solos), 3 millones de alcohólicos, 1.250.000 minusválidos, medio millón de deficientes y otro tanto de analfabetos totales adultos, con los sueldos más bajos de casi toda la Unión Europea, el más alto consumo de drogas, nintendos, etc., de accidentes laborales, etc, el más bajo de lectura…
Luego, no nos extrañemos de que las cosas vayan mal para unos y otros, porque “Misericordia quiero, que no pena negra, y que Dios sea conocido adecuadamente mejor que tanta ceremonia” (Oseas 6:6; citado dos veces por Cristo en los Evangelios).

……………..

Un film basado en hechos reales: “Johnny got his gun/ Johnny cogió su fusil”

El Cristiano y Las Armas

EL CRISTIANO Y LAS ARMAS

C. H. M.

Nuestro Señor Jesucristo nos dejó ejemplo para que sigamos sus pisadas. ¿Podemos seguir sus pisadas dentro de un campo de batalla?
Somos llamados a andar tal como Él anduvo. ¿Es andar como Él el hecho de ir a la guerra?

El Cristiano y Las Armas 01

Es verdad que fallamos en muchas cosas, pero si se nos preguntase si es correcto que un cristiano vaya a la guerra, sólo podemos responder esa pregunta haciendo referencia a Cristo. ¿Cómo actuó Cristo? ¿Qué enseñó? ¿Tomó alguna vez la espada? ¿Acaso no dijo: “Todos los que tomen espada, a espada perecerán” (Mateo 26:52)? Y también: “Yo os digo: no resistais al malo” (Mateo 5:39). ¿Cómo conciliamos estas palabras con el hecho de ir a la guerra? Pero algunos tal vez digan: «¿Qué sería de nosotros si fuésemos a adoptar esos principios?» A lo que respondo: Si fuésemos a adoptar esos principios celestiales, no habría más guerras, y no tendríamos, pues, necesidad de pelear. Pero no nos compete razonar acerca de los resultados de la obediencia; lo único que tenemos que hacer es obedecer la Palabra de nuestro bendito Señor y seguir sus pisadas. Si lo hacemos, seguramente que no nos veremos yendo a la guerra.

Hay personas que citan a veces las palabras del Señor: “El que no tiene espada, venda su capa y compre una” (Lucas 22:36), como si él aprobara con ello el hecho de ir a la guerra, pero cualquiera puede darse cuenta de que esas palabras no tienen nada que ver con la cuestión. Se refieren a la alterada condición de cosas por la que los discípulos tendrían que pasar una vez que el Señor fuese tomado. Mientras él estaba con ellos, no les faltaba nada, pero luego, durante Su ausencia, habrían de enfrentar el más fuerte embate de la oposición del mundo. En resumidas cuentas, estas palabras tienen una aplicación enteramente espiritual. Por otro lado, también se busca hacer mucho uso del hecho de que al centurión de Hechos 10 no se le ordena abandonar su comisión. Pero el Espíritu Santo no obra de manera tal de poner a la gente bajo yugo. No le dice al alma recién convertida: «Debes abandonar esto o aquello.» La gracia de Dios encuentra a una persona en la posición donde se encuentre, con una salvación plena. Sólo después le enseña el camino que debe andar, presentándole las palabras y los caminos de Cristo con todo su poder santificante y formativo.

El Cristiano y Las Armas 02

También se oye argüir: «¿Acaso el apóstol no nos dice en 1.ª Corintios 7 que permanezcamos en el llamamiento en el que somos llamados?» Sí, pero con esta cláusula poderosamente calificativa: “Permanezca con Dios” (1.ª Corintios 7:24).
Esto marca una gran diferencia. Supongamos que un verdugo se convierte, ¿puede permanecer en su llamamiento? Se podría decir que éste es un caso extremo. De acuerdo, pero es un ejemplo que viene bien para demostrar la falacia del razonamiento sobre 1.ª Corintios 7. Prueba que hay llamados en los que uno posiblemente no pueda “permanecer con Dios”; de modo que, en cuanto a tu planteamiento, querido amigo, tenemos simplemente que preguntarnos lo siguiente: «El hecho de ir a la guerra, ¿implica permanecer con Dios o andar en las pisadas de Cristo?». Si es así, entonces que los creyentes lo hagan; en caso contrario, ¿qué, pues, habrán de hacer?

Sólo resta que se formule una pregunta: «La profesión de las armas, ¿es una profesión que un discípulo de Cristo puede seguir apropiadamente?» Si no es así, la senda que ha de seguir está clara. Seguramente Ud. no pensaría en poner a su hijo en una posición en la cual tenga que abandonar su marcha en pos de un Cristo rechazado. Seguramente hay muchos amados hijos de Dios dentro del ejército, pero la pregunta no es: «¿Puedo ser salvo y estar en el ejército?» Miles de personas que han ido al cielo, vivieron y murieron dentro de esa profesión. Pero la verdadera pregunta para todo corazón leal a Él es: «¿Puedo yo seguir las pisadas de mi Señor entretanto permanezco en una posición en la cual, en cualquier momento, podría ser llamado a quitar la vida de mi semejante y a enviar a un alma a la eternidad sin haber estado preparada para ello?» Ésta, querido amigo, ha de ser su única pregunta. No puedo poner a mi hijo, ya sea convertido o no, donde yo mismo no podría estar. En cuanto a que la disciplina del ejército es buena para modelar el carácter, debemos confesar que no creemos demasiado en eso. El comedor de los soldados o el salón de oficiales, no es un lugar adonde nos gustaría enviar a nuestros jóvenes para que aprendan disciplina o reciban algún tipo de entrenamiento.

Lo esencial del cristianismo y Gandhi

Lo esencial del cristianismo y Gandhi 03

Lo esencial del cristianismo

Un gurú cogió un grueso guijarro de la orilla de un río del Himalaya, lo quebró golpeándolo y lo mostró a un cristiano con el que dialogaba  diciéndole: Mira esta piedra que lleva tantos años sumergida en el río, pero que está seca por dentro; del mismo modo, los occidentales lleváis siglos impregnados de cristianismo, pero sin dejaros penetrar por su doctrina ni por el ejemplo de Jesús.
El ejemplo anterior no es cierto del todo, pero es verdad que las palabras esenciales de Jesús han sido tan manipuladas, comentadas, popularizadas y trivializadas que es necesario distanciarse algo de ellas para volverlas a leer y apreciar toda su novedad y fuerza innovadora: Amad a vuestros enemigos, haced el bien a los que os persiguen y calumnian. Así seréis hijos de vuestro Padre celestial, que hace salir el sol sobre los malos y buenos y manda la lluvia a justos e injustos. Porque si amáis a los que os aman ¿qué premio tendréis? (Mateo 5, 44-46).
La referencia al Padre del cielo es necesaria. Si no contemplamos la realidad como se dice popularmente de tejas arriba es imposible que cumplamos la norma de vida de Jesú.
Y no que es que la no violencia y el amor a los enemigos sea inoperante para transformar el mundo. He comenzado refiriéndome a la India y no hay que olvidar que la lucha por su independencia se desarrolló bajo el signo del amor a los opresores. La gran alma de Gandhi asimiló lo esencial del cristianismo mucho mejor que los colonizadores. “cristianos” británicos.

Lo esencial del cristianismo y Gandhi 02

LA FUERZA DE LA VERDAD
Mahatma Gandhi

“La fuerza no proviene de la capacidad física, sino de una voluntad indomable.”

“El poder de las multitudes es el deleite del tímido. El valeroso de espíritu se goza en combatir solo.”

“Si hay tanta falsedad en este azorado mundo es porque en la actualidad todos exigen rectitud de conciencia sin ser capaces de someterse a la menor disciplina.”

“¿Acaso la historia del mundo no demuestra que no hubiera habido belleza en la vida de no haber existido riesgos?”

“He aprendido a través de mi amarga experiencia una suprema lección: a contener la ira porque así como el calor se transmuta en enegía, incluso nuestra ira dominada, puede transmutarse en una fuerza capaz de mover el mundo.”

“No es posible hacer el bien en un aspecto de la vida sI practicamos el mal en cualquier otro. La vida es un todo indivisible.
La alegría está en la lucha, en el esfuerzo, en el
Sufrimiento que supone la lucha, y no en la victoria misma.”

Lo esencial del cristianismo y Gandhi 01

Films y reportajes sobre Gandhi

Violencia y no Violencia

VIOLENCIA Y  NO VIOLENCIA

BASES BÍBLICAS PARA LA OBJECIÓN DE CONCIENCIA

En el Antiguo Testamento la guerra es sólo algo normal. Yahvé interviene, primero a favor de su pueblo, luego castigándolo con guerras y deportaciones (que, por cierto, le han durado al pueblo judío hasta nuestros días).

Dios ayuda en la guerra (Salmos 55:18) como ayuda en otras muy diversas situaciones. Pero es a la vez castigo y prueba (2 Crónicas 16:9).

Sin embargo hay, en el A. T., ansias de paz. Hay versículos que son poemas de paz: “Venid ver las obras de Jehová, que ha puesto asolamientos en la tierra. Que hace cesar las guerras hasta los confines de la tierra. Que quiebra el arco, corta la lanza y quema los carros en el fuego” (Salmos, 46:8-9). Isaías también profetizaba que Yahvé “juzgará entre las naciones, y reprenderá a muchos pueblos; y volverán sus espadas en rejas de arado, y sus lanzas en hoces; no alcanzará espada nación contra nación, ni se adiestrará más para la guerra” (Isaías, 2:4).

Pero cuando los pueblos se apartan del Dios verdadero y espiritual, que en la Historia es bastante a menudo, llegan las guerras y violencias: “Cuando escogían nuevos dioses, la guerra se encontraba en puertas” (Jueces 5:8).

Violencia y no Violencia 02
Bombardeo franquista durante la Guerra Civil 1936-39

LOS BELICISTAS Y LA PAZ EN LA PALABRA

En los Salmos hay peticiones contra los violentos:  “Reprime la reunión de gentes armadas…Esparce a los pueblos que se complacen en la guerra” (68:30). “Mucho tiempo ha morado mi alma entre los que aborrecen la paz. Yo soy pacífico; pero ellos, en cuanto hablo, me hacen la guerra” (120:6-7).

En el Nuevo Testamento se habla poco de la guerra. En varios pasajes de los evangelios de Jesús advierte que “oiréis de guerras y de rumores de guerras”, y que no hay que asustarse. Así mismo en Apocalipsis 11:7, 12:7 y 13:7.

Sí que se habla más, por el contrario de paz, básicamente en su acepción espiritual e interior de no-violencia. En Hechos 10:36 se habla del “Evangelio de la paz”, y en Marcos 9:50 Jesús dice que sean pacíficos unos con otros.

En Gálatas 5:22 se destaca que la paz es fruto del Espíritu Santo, o sea, que se tiene paz espiritual porque el Santo Espíritu, del cual somos templo, nos lo da.

El profeta Isaías escribía: “Y el efecto de la justicia será la paz” (32:17).

En Santiago 3:18 se dice que “el fruto de la justicia, se siembra en paz para quienes hacen la paz”. O sea, la paz nace de la justicia y, sin ella es sólo aparente: la paz…de los cementerios.

Se habla a menudo de “paz y seguridad”. En 1ª Tesalonicenses 5:3 leemos que “cuando digan: Paz y seguridad, entonces vendrá sobre ellos destrucción repentina,…y no escaparan”. Se debe de referir a la paz sin justicia, a la paz superficial de la letra y no del espíritu, a la paz del miedo. En Juan 14:27, Jesús aclara: “La paz os dejo, mi paz os doy; yo no os la doy como el mundo la da…”

Violencia y no Violencia 04
1681-82: Panel Cuáquero. William Penn funda Pennsylvania,
un Estado cristiano sin ejército ni policía

Violencia y no Violencia 03
Retirada de población civil republicana (1939)

VIOLENCIA COMO SOBERBIA Y VIOLACIÓN

En la Biblia entera se suele hablar de violencia como sinónimo de violación de los mandatos divinos. Así, en Génesis 6:11. En Salmos 62:10 se previene que no hay que confiar en la violencia ni en las riquezas. “Violencia cubrirá la boca de los impíos” (Proverbios 10:6).

En Eclesiastés 4:11 y en Salmo 73 se habla de la violencia como soberbia ante Dios. Y la soberbia es el pecado diabólico por excelencia, pero es el “pecado invisible” de los poderosos que los burócratas religiosos no se atreven a denunciar. Como el mismo diablo, la soberbia intenta volverse invisible con el silencio y la negación.

Violencia y no Violencia 01
Bombardeo durante la Guerra Civil 1936-39

A lo largo de la Biblia se insiste en que las armas tienen que ser espirituales antes que materiales: “No con ejércitos, ni con fuerza, si no con mi Espíritu, ha dicho Jehová de los ejércitos” (Zacarías 4:6) “Y los salvaré por Yahvé su Dios; y no los salvaré con arco, ni con espada, ni con batalla, ni con caballos y jinetes” (Oseas 1:7). Cuando los religiosos conservadores piden o apoyan grupos o partidos armamentistas, cabe recordarles que ello está en desacuerdo con la Palabra y que demuestran tener muy poca fe en el Señor.

NO HAY QUE JURAR BANDERA. ES UN ACTO IDÓLATRA ENFOCADO A LA VIOLENCIA

“Además habéis oído que fue dicho a los antiguos: No perjurarás, sino cumplirás al Señor tus juramentos.

Pero yo os digo: No juréis en ninguna manera; ni por el cielo, porque es el trono de Dios; ni por la tierra, porque es el estrado de sus pies; ni por Jerusalén, porque es la ciudad del gran Rey.

Ni por tu cabeza jurarás, porque no puedes hacer blanco o negro un solo cabello.

Pero sea vuestro hablar: Sí, sí; no, no; porque lo que es más de esto, de mal procede” (Jesucristo en Mateo 5,33-37).

EMPUÑAR PISTOLAS Y GRANADAS, ACTIVIDADES CRISTIANAS?

Cuando un discípulo de Jesús, posiblemente Pedro o Simón, que había sido celote (independentista judío), corta la oreja a un siervo del sumo sacerdote porque había ido a prender al Señor, Jesús le dice: “Vuelve la espada a su lugar; porque todos los que tomen espada, a espada perecerán” (Mateo 26:52).

En los Salmos se habla a menudo de la protección contra los violentos: 17:4, 54:3, 71:4, 149:1.

Todos los ejercitos enseñan, fundamentalmente, el aprendizaje de armas para herir y matar, y exigen jurar bandera.

De la prohibición de matar se habla taxativamente en muchos versículos: Mateo 19:18, Marcos 10:19, Lucas 18:20, Romanos 13:19, etc. Jesús dice, además, que no solo no hay que matar, sino tampoco insultar ni juzgar al hermano, y recalca que hay que temer más a quién mata espiritualmente que a quién mata el cuerpo (Mateo 10:28, Lucas 12:4).

En Mateo 5:34 y Santiago 5:12 se dice que no juréis, ni por el cielo”

Las banderas son tenidas, en los ejércitos, como objeto de culto (al estilo que las estatuas del César en el Imperio Romano). La causa que provocó muchas persecuciones contra los primeros cristianos durante el Imperio Romano fue que se negaran a rendir culto a las estatuas del Emperador, el objeto de culto político-religioso de aquella época.

Jurar bandera está prohibido por el mismo Jesucristo, sin embargo los que se consideran cristianos y van al Ejército están obligados un semejante juramento que demuestra su escala de prioridades: Dios o el César. Ellos prefieren al César antes que a Dios, igual que otros pretenden servir a Dios y a las riquezas, cosa que Jesucristo dice que es imposible. “Son como las olas del mar, inconstantes en todos sus caminos” (Santiago).

Sin embargo, cabe considerar que, para el cristiano, existe otra poderosa razón de interés para ejercer de objetor al servicio de armas o para no ingresar en el Ejército, que es la alternativa a este servicio: el servicio civil o servicios sociales. Se trata de cumplir en positivo los mandatos de amor y servicio a personas necesitadas, en vez de participar en la estructura militar.

¿Por qué ayudar al necesitado?. “Porque tuve hambre, y me disteis de comer; tuve sed, y me disteis de beber; fui forastero, y me recogisteis; estuve desnudo, y me cubristeis; enfermo, y me visitasteis; en la cárcel, y vinisteis a mí…” (Mateo 25:34-46). Al final de la parábola del samaritano, en la que dos creyentes (sacerdote y levita) pasan de largo sin ayudar a un herido, Jesús le ordena a quién le preguntaba por su prójimo: “Ve, y haz tú lo mismo” (Lucas 10:37)

En diversos países y a lo largo de la Historia han habido muy diversas experiencias, religiosas, autogestionadas o de muchos otros modos, por ej., de alfabetización a adultos en barrios pobres. “Id, pues, y aprended lo que significa: Misericordia quiero, y no sacrificio” (Mateo 9:12-13).

Cierto que siempre se puede realizar misericordia, y no sólo en un servicio civil, pero es ésta una buena ocasión que podría aprovecharse.

De todo lo cual no se deduce que hacer el servicio militar o ser militar tenga que ser estrictamente anticristiano. Lo que sería anticristiano es, exactamente, matar, jurar, odiar, utilizar las armas para abusos y no ejercer misericordia.

Pero hay base suficiente para que un cristiano sea objetor de conciencia a las armas, más ahora que esto es legal en muchos Estados y no puede tampoco aducirse que va contra Romanos 13:1: “Sométase toda persona a las autoridades superiores; porque no hay autoridad sino de parte de Dios, y las que hay, por Dios han sido establecidas”. Aunque hay que obedecer a Dios antes que a los hombres, pues hay mandatos de la autoridad pueden entrar en conflicto con la ley de Dios, como es matar y jurar.

Los primeros cristianos raramente formaban parte del ejército aunque también es lógico pensar que hubiera conversiones entre militares, como es el caso de Cornelio, relatado en Hechos 10.

El Señor bendijo a los pacificadores: “Bienaventurados los que trabajan por la paz, porque ellos serán llamados hijos de Dios” (Mateo 5:9).

Pero la aplicación radical de la no-violencia no es fácil, requiere llegar a ofrecer la otra mejilla (Lucas 6:27-29), para que el Amor crezca, y se expanda…

Grupos cristianos como los cuáqueros y menonitas han hecho de la noviolencia evangélica una parte consustancial a su manera de vivir el cristianismo.

Moralismo sin Justicia

MORALISMO SIN JUSTICIA

Moralismo sin Justicia 02

Es duro reconocerlo pero, a menudo, todo nuestro cristianismo se reduce a esto. El apego a la ley por encima del Espíritu del Dios vivo siempre ha predominado,en general,a lo largo de toda la historia,entre los creyentes. Por eso el ministerio del Verbo encarnado, Cristo, fue el de denunciar el legalismo estéril y el de predicar buenas noticias a los pobres y libertad a cautivos y quebrantados (Lucas 4:18-19). Jesús insiste una y otra vez contra los “guías ciegos” que cuelan el mosquito y traga el camello,que dejan “lo más importante de la ley: la justicia,la misericordia y la buena fe” (Mateo 23:23-24). Pues el Señor nos exige antes la misericordia que el sacrificio y antes el dar a conocer a Dios que la pompa y ritos (y cánticos) religiosos (Oseas 6:6, citado en dos ocasiones en el Evangelio de Mateo). “Por las obras de la ley nadie será justificado” (Gálatas 2:16). “La misericordia triunfa sobre el juicio” (Santiago 2:11-13), pues el Señor “nos hizo ministros competentes de un nuevo pacto,no de la letra, sino del espíritu; porque la letra mata, mas el espíritu vivifica” (2ª Epístola a los Corintios 3:5-6). “No todo el que me dice: Señor, Señor entrará en el Reino de los Cielos” (Mateo 7:21). “Todo árbol que no da buen fruto es cortado y echado al fuego” (Mt. 7:19). “Muchos me dirán en aquel día: Señor, Señor, ¿no profetizamos en tu nombre, y en tu nombre echamos fuerademonios…? Y entonces les declaré: Nunca os conocí…” (Mt. 7:21-23). En Mateo 25 el Señor describe el juicio final exclusivamente por obras de misericordia, y para nada da entender que la salvación tenga que ver con la ortodoxia religiosa, la moral “sin tacha” o el hacer la “carismáticamente” espectacular. “Porque os digo que si vuestra justicia no fuera mayor que la de los escribas y fariseos, no entraréis en el reino de los cielos” (Mt. 5:20).
Jesús es diametralmente claro, por más que nos guste predicar el Evangelio de la ley, de la letra muerta y del moralismo seco. Y ya antes Dios envió a los profetas para reprender a su muy religioso pueblo. “Para qué a mí este incienso de Sabá, y la buena caña olorosa de tierra lejana? Vuestros holocaustos no son aceptables, ni vuestros sacrificios me agradan. Por tanto, Yhwh dice esto: He aquí yo pongo a este pueblo tropiezos…” (Jeremías 6:20-21). “No fiéis en palabras de mentira, diciendo: Templo de Yhwh…es éste. Pero si mejorareis cumplidamente vuestros caminos y vuestras obras;si con verdad hicierais justicia entre el hombre y su prójimo…” (7:4-5). “Aún la cigüeña en el cielo conoce a su tiempo…; pero mi pueblo no conoce el juicio de Yhwh. ¿Cómo decís: Nosotros somos sabios,y la ley de Yhwú está con nosotros?. Ciertamente la ha cambiado en mentira la pluma mentirosa de los escribas” (Jeremías 8:7-9). Un Evangelio a medias y por lo tanto falso, basado en la ley y no en la justicia ni en la misericordia, es el que ha sido cambiado fraudulentamente “¿Por qué?. Porque iban tras ella no por fe, sino como está escrito: He aquí pongo en Sión piedra de tropiezo y roca de caída; Y el que creyere en él, no será avergonzado” (Romanos 9:30-33). Dios puso a su proprio Hijo unigénito como piedra de tropiezo para la injusticia legalista de la “religión” de su pueblo: “Cristo nos redimió de la maldición de la ley, hecho por nosotros maldición (porque está escrito: Maldito todo el que es colgado en un madero)” (Gálatas 3:10-13). Cuando el Espíritu del Señor habla a las iglesias de Asia al comienzo del libro de Apocalipsis, a todas y cada una les revisa “sus obras”. No hay excepción. Pues sabido es que “profesan conocer a Dios, mas con los hechos lo niegan” (Tito 1:16). Para la “religión” sólo es pecado el “sexo-drogas-y-rock´n´roll” pero la Palabra no piensa igual: “Y al que sabe hacerlo bueno, y no lo hace, le es pecado” (Santiago 4:17).
Todas las generaciones caen en “la religión”, desmintiendo con sus actitudes cerradas y pasivas las palabras de Nuestro Señor al describir el nacido de nuevo en el Espíritu: “El viento sopla de donde quiere, y oyes su sonido; mas ni sabes de dónde viene, ni a dónde va; así es todo aquel que es nacido del Espíritu” (Juan 3:8).
Y, si toda la Palabra viene de Dios, ¿por qué sólo cogemos la letra muerta de la ley, y olvidamos la justicia, y las obras y frutos nacidos de la libertad del Espíritu Santo? “El Señor es el Espíritu; y donde está el Espíritu del Señor, allí hay libertad” (2ª Epístola a los Corintios 3:17). El Señor no nos llamó a una santidad pasiva como a veces se pretende-sin entender nada y emulando a una especie de budismo de monjes tibetanos en su monasterio -pues “nuestro gran Dios y Salvador Jesucristo…se dió a sí mismo por nosotros para redimirnos de toda inquidad y purificar para sí un pueblo propio, celoso de buenas obras. Esto habla, y exhorta y reprende con toda autoridad. Nadie te menosprecie” (Tito 2:15). “El cielo es mi trono…¿Qué casa, me edificaréis? dice el Señor…¡Duros de cerviz, e incircuncisos de corazón y de oídos!. Vosotros resistís siempre al Espíritu Santo; como vuestros padres, así también vosotros” (Hechos 7:47-51). La fe sin obras (de fe, de misericordia) es muerta (Santiago) y es anatema (Gálatas 1:8). Busquemos pues la justicia de Dios según el Salmo 82:2-5 e Isaías 58:6-7. ¿Amén?.

Moralismo sin Justicia 01

Afortunado

AFORTUNADO

CoYBp9mXYAAwQnO

Si te levantas por la mañana con más salud que enfermedad… eres más afortunado que un millón de personas que no sobrevivirán esta semana.

Si tus padres estan aún vivos y casados… eres muy extraño.

Si nunca has experimentado el peligro de una batalla, la soledad de la prisión, la agonía de la tortura, o las punzadas de la inanición… estás mejor que 500 millones de personas en el mundo.

Si puedes acudir a una iglesia, reunión o asamblea sin sentir miedo de amenazas, arresto, tortura o muerte… eres más afortunado que 3 mil millones de personas en este mundo.

Si tienes comida en el refrigerador, ropa en tu espalda, un techo sobre tu cabeza y un lugar donde dormir… entonces eres más rico que el 75% de este mundo.

Si tienes dinero en el banco, en tu cartera, y cambio sobrante en algún lugar…. estas dentro de primer 8% de la riqueza mundial.

Si levantas tu cabeza con una sonrisa en tu cara y estás verdaderamente agradecido… eres afortunado porque aunque la mayoria podría, en su mayor parte no pueden.

Si puedes sostener la mano de alguien, abrazarlo o aunque sea tocarle el hombro… eres afortunado porque puedes ofrecer un toque de alivio.

Si puedes leer este mensaje, acabas de recibir un doble regalo, ya que alguien estaba pensando en ti, y aún mas, eres mas afortunado que 2 mil millones de personas en el mundo que no saben leer.

Y cuando agradezcas a Dios, pide tambien por toda esa gente a la que le falta todo lo que tu ya tienes.

define qué es necesidad

La Usura

EL CAPITALISMO HA CRECIDO CONTRA LO DISPUESTO POR LA PALABRA DE DIOS, YA QUE SE BASA EN EL PRÉSTAMO Y LA USURA

    La Usura 02

  • “No debais nada a nadie” (Romanos 13:8).
  • “…Mirad tambien por vosotros mismos, que vuestros corazones no se cargen de glotoneria y embriaguez y de los afanes de esta vida, y venga de repente sobre vosotros aquel dia. Porque como un lazo vendra sobre todos los que habitan sobre la faz de toda la tierra. Velad, pues, en todo tiempo orando que seais tenidos por dignos de escapar de todas estas cosas que vendran, y de estar en pie delante del Hijo del Hombre…” Lucas 21: 34–36
  • “Si dieres á mi pueblo dinero emprestado, al pobre que está contigo, no te portarás con él como logrero, ni le impondrás usura.” Exo 22:25
  • “Al que te pida, dale; y al que quiera tomar de ti prestado, no se lo rehúses.” Mateo 5:42
  • “El que se apiada del pobre presta al SEÑOR, y El lo recompensará por su buena obra.” Proverbios 19:17
  • “Hay quien todo el día codicia;
    Pero el justo da, y no detiene su mano.” Proverbios 21:26

Ahora el prestar no está de ninguna manera prohibido, es más se lo considera un signo de justicia y misericordia.
Lo que si está determinantemente prohibido en el antiguo y nuevo testamento es tratar de lucrarse cuando se presta, es decir ganar intereses, a esto se llama usura.

  • “Cuando prestares dinero a uno de mi pueblo, al pobre que está contigo, no te portarás con él como logrero, ni le impondrás usura.” Exodo 22:25
  • “Y cuando tu hermano empobreciere y se acogiere a ti, tú lo ampararás; como forastero y extranjero vivirá contigo. No tomarás de él usura ni ganancia, sino tendrás temor de tu Dios, y tu hermano vivirá contigo.” Levítico 25:35-36.

LOS BANCOS VAN EXPLÍCITAMENTE CONTRA LA VOLUNTAD DEL ALTÍSIMO

Y las iglesias callan. Como en tantos otros temas.

La Usura 01

Justicia y Buenas Obras

JUSTICIA Y BUENAS OBRAS

“CATÓLICO PRACTICANTE”
En esta cita (Mt 23,1-39), Jesús resume su juicio que tantas veces había proferido sobre los escribas y los fariseos, a fin de prevenir al pueblo contra sus engaños hipócritas. Ya en Mc 12,40 decía: “Guardaos de los sabios a quienes les gusta andar con vestiduras largas y recibir saludos en las plazas, y los primeros asientos en las sinagogas y los primeros sitios en los banquetes; que devoran los bienes de las viudas fingiendo rezar mucho: ésos recibirán mayor condena”.
“Buen católico” y “católico practicante” son dos términos que detesto: para mí sólo son etiquetas que indican cómo cumples de bien el ritual. Eres un católico ejemplar si vas a misa cada día y descuartizan tu prójimo cuando vuelves de la iglesia, en cambio, las personas caritativas de verdad que no van a misa dominical son paganos y pueden mirarte de arriba abajo y decir “¡Son la deshonra de su país!”…Para decirlo crudamente, los católicos irlandeses se interesan más por las cuentas del rosario que por el mismo rosario … No se preocupan por los motivos de lo que hacen. Para ellos, es tan importante no comer carne en viernes como creer en la Santísima Trinidad. Entre los máximos traidores que han existido contra Irlanda, este tipo de católicos ocupa el primer lugar, son un obstáculo imponente en el camino de la igualdad y de la libertad” (” El precio de mi alma / The Price of my Soul “, 1969, de Bernardette Devlin [McAliskey], * 1947, líder norirlandesa).

Mat. 16:6. Jesús les dijo: «Abrid los ojos y guardaos de la levadura de los fariseos y saduceos.»

Justicia y Buenas Obras 03

BUENAS OBRAS O CRISTIANO “DE BOQUILLA”
Efesios 2:10: “Porque somos hechura suya, creados en Cristo Jesús para buenas obras”.
“El Señor dice: “Este pueblo me alaba con la boca y me honra con los labios, pero su corazón está lejos de mí. Su adoración no es más que un mandato enseñado por hombres. Por eso, una vez más asombraré a este pueblo con prodigios maravillosos; perecerá la sabiduría de sus sabios, y se esfumará la inteligencia de sus inteligentes” (Isaías 29:13-14).

“¿Qué os parece, como a estos villanos, que con solo decir ’Cristianos viejos somos’, sin hacer obras de caridad, se piensan salvar sin poner nada de su hacienda?” (“Lazarillo de Tormes”, Tratado Quinto).

El versículo Mt 23,14: “¡Ay de vosotros escribas y fariseos, hipócritas, que devoráis las casas de las viudas y hacéis por aparentar largas oraciones!” parece ser una interpolación proveniente de Mc 12,40.
Jesús fustiga el pecado de hipocresía. Aparentar por fuera lo que no se es por dentro, como había condenado los árboles que sólo tienen apariencia y no dan fruto. Jesús desautoriza a las personas que cuidan su buena opinión ante los demás, pero dentro están llenos de maldad. Personas que de palabra se distancian de los actos de corrupción, pero en realidad la siguen practicando en cuanto se les presenta la ocasión.

Elogio del dinero

JUSTICIA
“El cielo es mi trono…¿Qué casa, me edificaréis? dice el Señor…¡Duros de cerviz, e incircuncisos de corazón y de oídos!. Vosotros resistís siempre al Espíritu Santo; como vuestros padres, así también vosotros” (Hechos 7:47-51).
“Porque os digo que si vuestra justicia no fuera mayor que la de los escribas y fariseos, no entraréis en el reino de los cielos” (Mt. 5:20).
“Pues cuando tus juicios llegan a la tierra, los habitantes del mundo aprenden lo que es justicia” (Isaías 26:9b).

“Practicad el derecho y la justicia, y librad al despojado de manos de su opresor” (Jeremías 22:3a).

Justicia y Buenas Obras 02

HERODIANOS, LOS PRECUSORES DEL ANTICRISTO
“Pero ellos gritaron: !!Fuera, fuera, crucifícale! Pilato les dijo: ¿A vuestro Rey he de crucificar? Respondieron los principales sacerdotes: No tenemos más rey que César.” Juan 19:15
Mc. 8:15. El les hacía esta advertencia: «Abrid los ojos y guardaos de la levadura de los fariseos y de la levadura de Herodes.»
Observemos el tipo de idolatría españolista y anticristiana que se gastan: “Diciendo España, digo la Iglesia. Amad a España y amaréis a Dios” (Monseñor Lauzurica, obispo de Vitoria-Gasteiz).
Los apostoles dicen que hay que obedecer antes a Dios que a los hombres. Así pues, cuando las autoridades actuan mal, no tenemos porque obedecerlas. Los padres de la Iglesia decían lo mismo. Mc. 8:15. El les hacía esta advertencia: «Abrid los ojos y guardaos de la levadura de los fariseos y de la levadura de Herodes.». Obedecieron la sagrada familia a Herodes? Obedecieron los apóstoles a las autoridades que les prohibian predicar? Se quedó el apóstol dentro de la cárcel donde le habían puesto las autoridades? Callaron los profetas y obedecieron a las autoridades corruptas?

“Los burgueses y los industriales alemanes prestan atención a su inflamada oratoria: para ellos Hitler promete, Hitler logrará desviar la aversión del proletariado alemán por las clases que lo han llevado a la derrota y al desastre económico” (Primo Levi, superviviente italojudío al Holocausto nazi).
“No hay problema judío, sino de la naturaleza humana. Un gobierno tiene que unir las pasiones de los gobernados y, como que las pasiones humanas más fuertes son más de odio que de amor, el Gobierno tiene que seguir la malicia de los gobernados y darles la razón. Vale más que odien y maten al judío (*o catalán o cualquier otro cabeza de turco del momento) que se subleven contra la autoridad (=la corrupción estatal)” (De una película sobre los pogromos judíos a Rusia).
Oremos para que no puedan lanzar a la gente contra los acostumbrados “cabezas de turco” a fin de eludir responsabilidades los auténticos culpables de crisis y desastres. Oremos para que los que, con su avaricia y despotismo, han creado la actual crisis, sean reconocidos como tales y caigan de sus puestos de poder inmerecido. Para que los más inocentes salgan triunfantes y el Señor los proteja. Para que las grandes manipulaciones sean visibles y que se eviten violencias.
«Pese a los intentos del clero protestante y católico de auto-engañarse, Hitler no era cristiano y la mayoría de los miembros de su movimiento eran explícitamente anticristianos. Por supuesto, a veces Hitler adoptaba una actitud engañosa. (…) En la década de 1920 dijo a Ludendorf que tenía que disimular su odio al catolicismo porque necesitaba el voto de los católicos bávaros tanto como el de los protestantes prusianos: “el resto puede llegar más tarde”. (…) En realidad, odiaba al cristianismo y demostró un justificado desprecio por sus fieles alemanes. Poco después de asumir el poder dijo a Hermann Rauschnig que se proponía arrancar “de raíz” el cristianismo alemán. “Uno es cristiano o alemán. No es posible ser ambas cosas”. Creía que el método podía ser “permitir que se pudra como un miembro gangrenado”. También decía: “¿Usted cree realmente que las masas volverán a ser cristianas?. Tonterías. Nunca más. La historia ha terminado… pero podemos apurar las cosas. Obligaremos a los párrocos a cavar sus propias tumbas. Traicionarán a su Dios por nosotros. Traicionarán lo que sea en beneficio de sus miserables empleítos y sus rentas”». (Paul JOHNSON [historiador británico que no ahorra críticas a la Iglesia], Historia del Cristianismo, Javier Vergara Editor, Barcelona 1999).
“Lo que se persigue, si fuere posible es destruir el cristianismo en Alemania en el lapso de esta misma guerra, antes que regresen los soldados…” (Pastoral colectiva del episcopado alemán, 1942).
“Cuánto daño hacen ciertos clérigos a la República de Cristo!….Y luego si llega una revolución y matan a sacerdotes, ah! entonces somos mártires del Cristianismo! Y quieren que el Cristianismo y la Iglesia los defienda y los eleve al honor de los altares. ¿Esos tales son mártires? Si ellos son los que provocan la matanza!” (Padre Gumersindo de Estella pasó 3 años de guerra asistiendo a los sentenciados a muerte en la cárcel de Torrero, Zaragoza. Angustiado por la magnitud del crimen que vió, escribió un diario: “Fusilados en Zaragoza 1936-1939. Tres años de asistencia espiritual a los reos”, Mira Editores, Zaragoza, 2003).
“¡Ay de los que establecen leyes injustas, y determinando prescriben tiranía” (Isaías 10:1).

contact Jerarquia-Satanas

COMO ENTRA EL DIABLO EN LAS CONGREGACIONES?
Básicamente son dos, a través de las cuales el Mundo chantajea a las congregaciones (en países donde hay libertad religiosa):
-Los asalariados.
-Los templos de piedra.
Estos dos factores favorecen el crecimiento de tendencias “herodianas” (favorables al Poder constituído pagano y paganizante, es decir, a César y a Mammón).
Gálatas 5,1: Estad, pues, firmes en la libertad con que Cristo nos hizo libres, y no estéis otra vez sujetos al yugo de esclavitud.

LA AVARICIA DE LOS FALSOS HERMANOS Y LA DUREZA DE LOS POBRES EN EPOCAS DE CRISIS
“Los fariseos, que eran amigos del dinero, oyeron todo esto y se reían de Jesús. Él les dijo: -Vosotros sois los que ante la gente os hacéis pasar por justos, pero Dios conoce vuestros corazones: lo que es admirado entre los hombres, es detestable a los ojos de Dios” (Lucas 16:14-15).

Mammón (es decir, el amor a las riquezas, raiz de todos los males según el apóstol Pablo) controla el mundo.
Lo hace a través de las grandes fundaciones como la Ford o la Rockefeller, auténticos cerebros del capitalismo mundial, es decir, de un sistema egoísta, amoral, anticristiano y destructor de la familia y de la cohesión de los pueblos. Estas fundaciones sirven directamente a la gran Banca transnacional, propietaria de los grandes mass media y de los grandes partidos políticos (que a su vez dependen en su financiación de los Bancos), es decir de los Estados, del Poder político o secular (el César, servidor de Mammon).
Todo este engaño es para mantener la producción economicista, materialista, mundana, por encima de cualquier otra consideración humana o espiritual, como por ej. los intereses de la familia, de los pueblos, de las naciones, de la dignidad humana, de la libertad, y de la simple resistencia a la manipulación y a la idiotización colectiva. Quieren hacernos zombies que simplemente consumamos y obedecezcamos todos los deseos necios, zafios, malvados y perversos que ellos nos sugieren y difunden como “modelo a seguir” a través de la manipulación sistemática de las noticias y de la imposición de unos valores mezquinos, atroces, maliciosos, sin ética.
Un cristiano que se haga rico, como los telepredicadores, o “radiopredicadores” tal como César Vidal, a través de estos medios de comunicación, es dudoso que, él personalmente, sea un cristiano verdadero y es bién posible que sea un adorador de Mamon, de todo este sistema pervertido que lleva a las masas muy lejos de Cristo y camino del infierno.

¿Por que las iglesias constituidas no hablan como los profetas ante la injusticia y la corrupción? ¿No será que están dirigidas por “falsos profetas”? Éstos “líderes” incluso se atreven a desligar Biblia de justicia y de vida terrenal y tachan el mensaje profético de “Evangelio social” o de “Teología de la Liberación” porque ellos no están dispuestos a servir de ejemplo en servicio y sacrificio ni en coraje para denunciar las injusticias como hizo constantemente Jesús contra las altas castas religiosas y políticas de Israel.