Archivo de la categoría: Deeds and Fruits / Obras y frutos

L’arrel de l’amor

L’ARREL DE L’AMOR

La història dels pobles antics (que durà mil·lenis i desembocà en la història de Roma) és la d’un canvi des de la comprensió personal i animal de la vida cap a un model social i estatal. Tota la història, des de la Roma imperial i el cristianisme (història que és encara la nostra) és la de la transformació de la comprensió social de la vida en comprensió divina.
Aquesta comprensió divina, i l’ensenyament cristià que s’hi basa, governa la nostra vida i es troba a ala base de totes les nostres activitats pràctiques i científiques. Els homes de pretesa ciencia, per no examinar sinó pels signes exteriors eixa manera divina, el jutgen anacrònic i creuen que no pot tenir per a nosaltres cap sentit (…).
Hi rau, majorment, la font de les més grosseres errades humanes. Les criatures del més baix esglaó de la comprensió de la vida entren en contacte amb les manifestacions d’un pla superior. Però en lloc d’esforçar-se per copsar-ne el sentit i abastar el pla on podrien meditar el problema més intel·ligentment, el tracten amb llur més baixa comprensió prèvia. I llur decisió agosarada és tant major com que no comprenen de què estan parlant.
Molta gent de ciència estudia l’ensenyament del Crist sense superar el nivell de comprensió social de la vida. I tal ensenyament no els sembla sinó una fusió indeterminada i incoherent (…) No la jutgen sinó per les manifestacions externes: catolicisme, protestantisme, dogmes, lluites contra els poders civils. Talment són com sords que jutgen els sentits i les qualitats de la música només pels moviments que veuen fer als músics.
Alguns pretenen que l’ensenyament moral del cristianisme és bo, però exagerat (…). Repeteixen el que els jueus afirmaven i no podien deixar d’afirmar; en no comprendre les paraules del Mestre, el crucifixaren.
Així, al parer dels entesos d’avui, la llei jueva “ull per ull i dent per dent”, la del just càstig, formulada fa 5.000 anys, fóra més racional que la llei de l’amor (…).
Els predicadors de la fraternitat positiva, comunista, social, proposen, per auxiliar l’amor humà que s’esgota, l’amor cristià. Llur positivisme es fonamentava en l’amor a si mateix. Tal amor, en passar del jo a la familia, i a la tribu, país…no cessa d’afeblir-se. Proposen, com a remei, un amor a la Humanitat sense amor a Déu: uns efectes però sense els fonaments originals.
Tal amor és impossible. On manca la comprensió cristiana de la vida, no hi ha amor cristià; per al qual, en efecte, el sentit de la vida rau en l’amor i en el servei a Déu”.

Lleó Tolstoi

Jesús, la Iglesia Primitiva y la No Violencia

JESÚS, LA IGLESIA PRIMITIVA Y LA NO VIOLENCIA

Jesús, la Iglesia Primitiva i la No Violencia 01

Según el teólogo suizo Hans Küng en su libro Ser cristiano: “A partir de Cristo no se puede construir una estrategia de la violencia sino de la no-violencia…  La no-violencia puede apelar siempre a Jesucristo…  La renuncia a la violencia y al espíritu de venganza, la disponibilidad para el respeto al adversario y el perdón sin restricciones, el esfuerzo en busca de reconciliación y la benevolencia desinteresada constituyen la autentica exigencia que se deriva de Jesucristo”.
En la época de Jesús las diferentes sectas judaicas aceptaban el recurso a la violencia, bien fuera la institucional (fariseos, saduceos, herodianos), o bien la revolucionaria de los zelotes (especie de etarras judíos). Simón fue zelote antes de ser discípulo de Cristo (Lucas 6:15) y es posible que también Pedro, Juan y Santiago habían mantenido alguna relación  con este grupo independentista judío, así como, quizás el propio Judas Iscariote.

En el Sermón del Monte Jesús dice que “los que trabajan por la paz se les reconocerá el mismo carácter de Dios”, traducida literalmente la expresión del original arameo de Mateo 5:9. No es de extrañar que Jesús señalara a Pilatos: “Mi Reino no es de este mundo, si mi Reino fuera de este mundo, mi gente hubiera combatido para que no fuese entregado a los judíos, pero mi Reino no es de aquí” (Juan 18:36). Y, cuando Pedro, el ex celote, pretende defenderle, le indica: “Vuelve tu espada a su sitio, porque todos los que empuñen espada, a espada perecerán”  (Mateo 26:52)

La iglesia cristiana primitiva. Como señala Tertuliano (y luego le volverá a citar Erasmo), cuando Jesús ordenó a Pedro guardar la espada se lo estaba mandando a todos los cristianos. Toda la iglesia primitiva fue muy explícita al respeto:

Jesús, la Iglesia Primitiva i la No Violencia 03

a)      Los teólogos de los primeros siglos:
1.- La Didajé (segunda mitad s. I): El camino de la vida es el amor (2:2). Es obligatorio buscar la paz entre todos y muy especialmente entre los que combaten: “No provocarás facciones, sino que podndrás paz entre los que pelean” (4:3).
2.-La carta a Diogneto (primera mitad s. II): Los cristianos no deben usar la violencia ni siquiera en defensa propia (5:11-17). Este pacifismo, argumenta, demuestra que el cristianismo es verdadero, en contraste con el paganismo (7:7-8).
3.-Justino (fallecido hacia 161-66): “Los que antaño unos a otros nos dábamos muerte, no sólo no hacemos la guerra a nuestros enemigos sino en lugar de mentir y engañar a quienes nos preguntan, morimos alegremente confesando a Cristo”.
4.- Ireneo (muerto en 202): “…los hombres no piensan ya en combatir, sino que ponen la otra mejilla”.
5.- Clemente de Alejandría (muerto en 205): “Nosotros, a diferencia de las Amazonas, no adiestramos a las mujeres para la guerra, ya que deseamos incluso que los varones sean pacíficos” (“Stromata” 4:8). “No nos entrenamos para la guerra…sinó para la paz. La guerra exige grandes gastos… sin embargo la paz y el amor no necesitan armas ni gastos ingentes” (“Paedagogus” I, 1100:12).
6.-Tertuliano (160-220): Fue hijo de un oficial romano. Escribe en “De Corona”: “¿Será lícito a alguno adiestrarse en el manejo de la espada siendo así que el manejo de la espada siendo así que el Señor ha sentenciado que a espada morirá el que hiciere uso de la espada? ¿Podrá ir a la guerra un hijo de la paz que ni siquiera osa entrar en litigios?” (cap. 11). A esta misma pregunta responde en el cap.19 de “Idolatría”: “Es imposible porque existe una incompatibilidad entre el compromiso divino y el humano, entre el signo de Cristo y el de Satanás…¿cómo podría combatir, aún más, cómo podría ser soldado en tiempos de paz, el que carece de espada puesto que le privó de ella el Señor?”.
7.- Cipriano (muerto en 258): Murió mártir. “El homicidio es llamado crimen cuando se comete a título personal pero se le denomina virtud cuando se ejecuta con carácter público” (“Epístola ad Donatum”).
8.- Arnobio (muerto hacia 295): “…más valía sufrir una injuria que devolverla y derramar la propia sangre antes que contaminar las manos y la conciencia con la ajena, el mundo ingrato recibió este beneficio de Cristo, por quién la locura de la crueldad quedó ablandada y las manos hostiles comenzaron a apartarse de entrenarse para derramar la sangre del prójimo”.
Etc.

Jesús, la Iglesia Primitiva i la No Violencia 02

b)      La disciplina de la Iglesia.
Según el más antiguo reglamento cristiano conocido (el de S. Hipólito, s.II-III), se dice: “catecúmeno o fiel que lleguen a ser soldados que sean rechazados porque han despreciado a Dios”. Asimismo, en las constituciones apostólicas de inicios del s. IV.

Así pues, vemos que entre los primeros cristianos, en la Iglesia inmediatamente posterior a los apóstoles y todavía libre de la intromisión del Estado, la violencia, las armas o la milicia no sólo no eran aceptadas, sino eran consideradas pecado.
La Iglesia originaria –tal como se ve claramente en estos textos paleocristianos, y otros- tenía poco que ver con el fundamentalismo moderno (como la derecha religiosa norteamericana o, en España, la COPE)  que defiende a veces guerras y dictaduras, ni con su religiosidad idólatra del Estado y de las Fuerzas Armadas.
Los curas castrenses son una barbaridad y algo que está fuera del cristianismo.

Francisco de Asís, los valdenses (s. XIII-XIV), hermanos checos y lollandos (XV), anabautistas-menonitas (d. s. XVI), cuáqueros (XVII), hermanos moravos (XVIII), etc., han vuelto periódicamente a plantear claramente el servicio civil, la ayuda al prójimo y el amor como alternativa al militarismo y al servicio de armas.
Estado e Iglesia han pactado a menudo implicaciones religiosas para lo militar. Sin embargo, en la Biblia, hay base más que suficiente para plantear el derecho a la objeción de conciencia a las armas, tanto en el Antiguo como en el Nuevo Testamento.
Cuando Isaías profetiza al Mesías, empieza a presentarlo así: “Porque has roto el pesado yugo, y la vara de su hombro y el centro del opresor, como en el día de Madián. Porque toda bota con que taconea el guerrero en el tumulto de la batalla. Y todo manto revolcado en sangre serán quemados, pastos del fuego” (9:4-7).
El Estado español, que tanto dispendia en gastos de armamento y es, a la chita callando,
uno de los principales productores y exportadores mundiales de armamento, posee, en cambio, una cuarta parte de niños en la pobreza, 6 millones de pobres, más de 5 millones de ancianos (más de medio millón de ellos viven solos), 3 millones de alcohólicos, 1.250.000 minusválidos, medio millón de deficientes y otro tanto de analfabetos totales adultos, con los sueldos más bajos de casi toda la Unión Europea, el más alto consumo de drogas, nintendos, etc., de accidentes laborales, etc, el más bajo de lectura…
Luego, no nos extrañemos de que las cosas vayan mal para unos y otros, porque “Misericordia quiero, que no pena negra, y que Dios sea conocido adecuadamente mejor que tanta ceremonia” (Oseas 6:6; citado dos veces por Cristo en los Evangelios).

……………..

Un film basado en hechos reales: “Johnny got his gun/ Johnny cogió su fusil”

El Cristiano y Las Armas

EL CRISTIANO Y LAS ARMAS

C. H. M.

Nuestro Señor Jesucristo nos dejó ejemplo para que sigamos sus pisadas. ¿Podemos seguir sus pisadas dentro de un campo de batalla?
Somos llamados a andar tal como Él anduvo. ¿Es andar como Él el hecho de ir a la guerra?

El Cristiano y Las Armas 01

Es verdad que fallamos en muchas cosas, pero si se nos preguntase si es correcto que un cristiano vaya a la guerra, sólo podemos responder esa pregunta haciendo referencia a Cristo. ¿Cómo actuó Cristo? ¿Qué enseñó? ¿Tomó alguna vez la espada? ¿Acaso no dijo: “Todos los que tomen espada, a espada perecerán” (Mateo 26:52)? Y también: “Yo os digo: no resistais al malo” (Mateo 5:39). ¿Cómo conciliamos estas palabras con el hecho de ir a la guerra? Pero algunos tal vez digan: «¿Qué sería de nosotros si fuésemos a adoptar esos principios?» A lo que respondo: Si fuésemos a adoptar esos principios celestiales, no habría más guerras, y no tendríamos, pues, necesidad de pelear. Pero no nos compete razonar acerca de los resultados de la obediencia; lo único que tenemos que hacer es obedecer la Palabra de nuestro bendito Señor y seguir sus pisadas. Si lo hacemos, seguramente que no nos veremos yendo a la guerra.

Hay personas que citan a veces las palabras del Señor: “El que no tiene espada, venda su capa y compre una” (Lucas 22:36), como si él aprobara con ello el hecho de ir a la guerra, pero cualquiera puede darse cuenta de que esas palabras no tienen nada que ver con la cuestión. Se refieren a la alterada condición de cosas por la que los discípulos tendrían que pasar una vez que el Señor fuese tomado. Mientras él estaba con ellos, no les faltaba nada, pero luego, durante Su ausencia, habrían de enfrentar el más fuerte embate de la oposición del mundo. En resumidas cuentas, estas palabras tienen una aplicación enteramente espiritual. Por otro lado, también se busca hacer mucho uso del hecho de que al centurión de Hechos 10 no se le ordena abandonar su comisión. Pero el Espíritu Santo no obra de manera tal de poner a la gente bajo yugo. No le dice al alma recién convertida: «Debes abandonar esto o aquello.» La gracia de Dios encuentra a una persona en la posición donde se encuentre, con una salvación plena. Sólo después le enseña el camino que debe andar, presentándole las palabras y los caminos de Cristo con todo su poder santificante y formativo.

El Cristiano y Las Armas 02

También se oye argüir: «¿Acaso el apóstol no nos dice en 1.ª Corintios 7 que permanezcamos en el llamamiento en el que somos llamados?» Sí, pero con esta cláusula poderosamente calificativa: “Permanezca con Dios” (1.ª Corintios 7:24).
Esto marca una gran diferencia. Supongamos que un verdugo se convierte, ¿puede permanecer en su llamamiento? Se podría decir que éste es un caso extremo. De acuerdo, pero es un ejemplo que viene bien para demostrar la falacia del razonamiento sobre 1.ª Corintios 7. Prueba que hay llamados en los que uno posiblemente no pueda “permanecer con Dios”; de modo que, en cuanto a tu planteamiento, querido amigo, tenemos simplemente que preguntarnos lo siguiente: «El hecho de ir a la guerra, ¿implica permanecer con Dios o andar en las pisadas de Cristo?». Si es así, entonces que los creyentes lo hagan; en caso contrario, ¿qué, pues, habrán de hacer?

Sólo resta que se formule una pregunta: «La profesión de las armas, ¿es una profesión que un discípulo de Cristo puede seguir apropiadamente?» Si no es así, la senda que ha de seguir está clara. Seguramente Ud. no pensaría en poner a su hijo en una posición en la cual tenga que abandonar su marcha en pos de un Cristo rechazado. Seguramente hay muchos amados hijos de Dios dentro del ejército, pero la pregunta no es: «¿Puedo ser salvo y estar en el ejército?» Miles de personas que han ido al cielo, vivieron y murieron dentro de esa profesión. Pero la verdadera pregunta para todo corazón leal a Él es: «¿Puedo yo seguir las pisadas de mi Señor entretanto permanezco en una posición en la cual, en cualquier momento, podría ser llamado a quitar la vida de mi semejante y a enviar a un alma a la eternidad sin haber estado preparada para ello?» Ésta, querido amigo, ha de ser su única pregunta. No puedo poner a mi hijo, ya sea convertido o no, donde yo mismo no podría estar. En cuanto a que la disciplina del ejército es buena para modelar el carácter, debemos confesar que no creemos demasiado en eso. El comedor de los soldados o el salón de oficiales, no es un lugar adonde nos gustaría enviar a nuestros jóvenes para que aprendan disciplina o reciban algún tipo de entrenamiento.

Lo esencial del cristianismo y Gandhi

Lo esencial del cristianismo y Gandhi 03

Lo esencial del cristianismo

Un gurú cogió un grueso guijarro de la orilla de un río del Himalaya, lo quebró golpeándolo y lo mostró a un cristiano con el que dialogaba  diciéndole: Mira esta piedra que lleva tantos años sumergida en el río, pero que está seca por dentro; del mismo modo, los occidentales lleváis siglos impregnados de cristianismo, pero sin dejaros penetrar por su doctrina ni por el ejemplo de Jesús.
El ejemplo anterior no es cierto del todo, pero es verdad que las palabras esenciales de Jesús han sido tan manipuladas, comentadas, popularizadas y trivializadas que es necesario distanciarse algo de ellas para volverlas a leer y apreciar toda su novedad y fuerza innovadora: Amad a vuestros enemigos, haced el bien a los que os persiguen y calumnian. Así seréis hijos de vuestro Padre celestial, que hace salir el sol sobre los malos y buenos y manda la lluvia a justos e injustos. Porque si amáis a los que os aman ¿qué premio tendréis? (Mateo 5, 44-46).
La referencia al Padre del cielo es necesaria. Si no contemplamos la realidad como se dice popularmente de tejas arriba es imposible que cumplamos la norma de vida de Jesú.
Y no que es que la no violencia y el amor a los enemigos sea inoperante para transformar el mundo. He comenzado refiriéndome a la India y no hay que olvidar que la lucha por su independencia se desarrolló bajo el signo del amor a los opresores. La gran alma de Gandhi asimiló lo esencial del cristianismo mucho mejor que los colonizadores. “cristianos” británicos.

Lo esencial del cristianismo y Gandhi 02

LA FUERZA DE LA VERDAD
Mahatma Gandhi

“La fuerza no proviene de la capacidad física, sino de una voluntad indomable.”

“El poder de las multitudes es el deleite del tímido. El valeroso de espíritu se goza en combatir solo.”

“Si hay tanta falsedad en este azorado mundo es porque en la actualidad todos exigen rectitud de conciencia sin ser capaces de someterse a la menor disciplina.”

“¿Acaso la historia del mundo no demuestra que no hubiera habido belleza en la vida de no haber existido riesgos?”

“He aprendido a través de mi amarga experiencia una suprema lección: a contener la ira porque así como el calor se transmuta en enegía, incluso nuestra ira dominada, puede transmutarse en una fuerza capaz de mover el mundo.”

“No es posible hacer el bien en un aspecto de la vida sI practicamos el mal en cualquier otro. La vida es un todo indivisible.
La alegría está en la lucha, en el esfuerzo, en el
Sufrimiento que supone la lucha, y no en la victoria misma.”

Lo esencial del cristianismo y Gandhi 01

Films y reportajes sobre Gandhi

Moralismo sin Justicia

MORALISMO SIN JUSTICIA

Moralismo sin Justicia 02

Es duro reconocerlo pero, a menudo, todo nuestro cristianismo se reduce a esto. El apego a la ley por encima del Espíritu del Dios vivo siempre ha predominado,en general,a lo largo de toda la historia,entre los creyentes. Por eso el ministerio del Verbo encarnado, Cristo, fue el de denunciar el legalismo estéril y el de predicar buenas noticias a los pobres y libertad a cautivos y quebrantados (Lucas 4:18-19). Jesús insiste una y otra vez contra los “guías ciegos” que cuelan el mosquito y traga el camello,que dejan “lo más importante de la ley: la justicia,la misericordia y la buena fe” (Mateo 23:23-24). Pues el Señor nos exige antes la misericordia que el sacrificio y antes el dar a conocer a Dios que la pompa y ritos (y cánticos) religiosos (Oseas 6:6, citado en dos ocasiones en el Evangelio de Mateo). “Por las obras de la ley nadie será justificado” (Gálatas 2:16). “La misericordia triunfa sobre el juicio” (Santiago 2:11-13), pues el Señor “nos hizo ministros competentes de un nuevo pacto,no de la letra, sino del espíritu; porque la letra mata, mas el espíritu vivifica” (2ª Epístola a los Corintios 3:5-6). “No todo el que me dice: Señor, Señor entrará en el Reino de los Cielos” (Mateo 7:21). “Todo árbol que no da buen fruto es cortado y echado al fuego” (Mt. 7:19). “Muchos me dirán en aquel día: Señor, Señor, ¿no profetizamos en tu nombre, y en tu nombre echamos fuerademonios…? Y entonces les declaré: Nunca os conocí…” (Mt. 7:21-23). En Mateo 25 el Señor describe el juicio final exclusivamente por obras de misericordia, y para nada da entender que la salvación tenga que ver con la ortodoxia religiosa, la moral “sin tacha” o el hacer la “carismáticamente” espectacular. “Porque os digo que si vuestra justicia no fuera mayor que la de los escribas y fariseos, no entraréis en el reino de los cielos” (Mt. 5:20).
Jesús es diametralmente claro, por más que nos guste predicar el Evangelio de la ley, de la letra muerta y del moralismo seco. Y ya antes Dios envió a los profetas para reprender a su muy religioso pueblo. “Para qué a mí este incienso de Sabá, y la buena caña olorosa de tierra lejana? Vuestros holocaustos no son aceptables, ni vuestros sacrificios me agradan. Por tanto, Yhwh dice esto: He aquí yo pongo a este pueblo tropiezos…” (Jeremías 6:20-21). “No fiéis en palabras de mentira, diciendo: Templo de Yhwh…es éste. Pero si mejorareis cumplidamente vuestros caminos y vuestras obras;si con verdad hicierais justicia entre el hombre y su prójimo…” (7:4-5). “Aún la cigüeña en el cielo conoce a su tiempo…; pero mi pueblo no conoce el juicio de Yhwh. ¿Cómo decís: Nosotros somos sabios,y la ley de Yhwú está con nosotros?. Ciertamente la ha cambiado en mentira la pluma mentirosa de los escribas” (Jeremías 8:7-9). Un Evangelio a medias y por lo tanto falso, basado en la ley y no en la justicia ni en la misericordia, es el que ha sido cambiado fraudulentamente “¿Por qué?. Porque iban tras ella no por fe, sino como está escrito: He aquí pongo en Sión piedra de tropiezo y roca de caída; Y el que creyere en él, no será avergonzado” (Romanos 9:30-33). Dios puso a su proprio Hijo unigénito como piedra de tropiezo para la injusticia legalista de la “religión” de su pueblo: “Cristo nos redimió de la maldición de la ley, hecho por nosotros maldición (porque está escrito: Maldito todo el que es colgado en un madero)” (Gálatas 3:10-13). Cuando el Espíritu del Señor habla a las iglesias de Asia al comienzo del libro de Apocalipsis, a todas y cada una les revisa “sus obras”. No hay excepción. Pues sabido es que “profesan conocer a Dios, mas con los hechos lo niegan” (Tito 1:16). Para la “religión” sólo es pecado el “sexo-drogas-y-rock´n´roll” pero la Palabra no piensa igual: “Y al que sabe hacerlo bueno, y no lo hace, le es pecado” (Santiago 4:17).
Todas las generaciones caen en “la religión”, desmintiendo con sus actitudes cerradas y pasivas las palabras de Nuestro Señor al describir el nacido de nuevo en el Espíritu: “El viento sopla de donde quiere, y oyes su sonido; mas ni sabes de dónde viene, ni a dónde va; así es todo aquel que es nacido del Espíritu” (Juan 3:8).
Y, si toda la Palabra viene de Dios, ¿por qué sólo cogemos la letra muerta de la ley, y olvidamos la justicia, y las obras y frutos nacidos de la libertad del Espíritu Santo? “El Señor es el Espíritu; y donde está el Espíritu del Señor, allí hay libertad” (2ª Epístola a los Corintios 3:17). El Señor no nos llamó a una santidad pasiva como a veces se pretende-sin entender nada y emulando a una especie de budismo de monjes tibetanos en su monasterio -pues “nuestro gran Dios y Salvador Jesucristo…se dió a sí mismo por nosotros para redimirnos de toda inquidad y purificar para sí un pueblo propio, celoso de buenas obras. Esto habla, y exhorta y reprende con toda autoridad. Nadie te menosprecie” (Tito 2:15). “El cielo es mi trono…¿Qué casa, me edificaréis? dice el Señor…¡Duros de cerviz, e incircuncisos de corazón y de oídos!. Vosotros resistís siempre al Espíritu Santo; como vuestros padres, así también vosotros” (Hechos 7:47-51). La fe sin obras (de fe, de misericordia) es muerta (Santiago) y es anatema (Gálatas 1:8). Busquemos pues la justicia de Dios según el Salmo 82:2-5 e Isaías 58:6-7. ¿Amén?.

Moralismo sin Justicia 01

Justicia y Buenas Obras

JUSTICIA Y BUENAS OBRAS

“CATÓLICO PRACTICANTE”
En esta cita (Mt 23,1-39), Jesús resume su juicio que tantas veces había proferido sobre los escribas y los fariseos, a fin de prevenir al pueblo contra sus engaños hipócritas. Ya en Mc 12,40 decía: “Guardaos de los sabios a quienes les gusta andar con vestiduras largas y recibir saludos en las plazas, y los primeros asientos en las sinagogas y los primeros sitios en los banquetes; que devoran los bienes de las viudas fingiendo rezar mucho: ésos recibirán mayor condena”.
“Buen católico” y “católico practicante” son dos términos que detesto: para mí sólo son etiquetas que indican cómo cumples de bien el ritual. Eres un católico ejemplar si vas a misa cada día y descuartizan tu prójimo cuando vuelves de la iglesia, en cambio, las personas caritativas de verdad que no van a misa dominical son paganos y pueden mirarte de arriba abajo y decir “¡Son la deshonra de su país!”…Para decirlo crudamente, los católicos irlandeses se interesan más por las cuentas del rosario que por el mismo rosario … No se preocupan por los motivos de lo que hacen. Para ellos, es tan importante no comer carne en viernes como creer en la Santísima Trinidad. Entre los máximos traidores que han existido contra Irlanda, este tipo de católicos ocupa el primer lugar, son un obstáculo imponente en el camino de la igualdad y de la libertad” (” El precio de mi alma / The Price of my Soul “, 1969, de Bernardette Devlin [McAliskey], * 1947, líder norirlandesa).

Mat. 16:6. Jesús les dijo: «Abrid los ojos y guardaos de la levadura de los fariseos y saduceos.»

Justicia y Buenas Obras 03

BUENAS OBRAS O CRISTIANO “DE BOQUILLA”
Efesios 2:10: “Porque somos hechura suya, creados en Cristo Jesús para buenas obras”.
“El Señor dice: “Este pueblo me alaba con la boca y me honra con los labios, pero su corazón está lejos de mí. Su adoración no es más que un mandato enseñado por hombres. Por eso, una vez más asombraré a este pueblo con prodigios maravillosos; perecerá la sabiduría de sus sabios, y se esfumará la inteligencia de sus inteligentes” (Isaías 29:13-14).

“¿Qué os parece, como a estos villanos, que con solo decir ’Cristianos viejos somos’, sin hacer obras de caridad, se piensan salvar sin poner nada de su hacienda?” (“Lazarillo de Tormes”, Tratado Quinto).

El versículo Mt 23,14: “¡Ay de vosotros escribas y fariseos, hipócritas, que devoráis las casas de las viudas y hacéis por aparentar largas oraciones!” parece ser una interpolación proveniente de Mc 12,40.
Jesús fustiga el pecado de hipocresía. Aparentar por fuera lo que no se es por dentro, como había condenado los árboles que sólo tienen apariencia y no dan fruto. Jesús desautoriza a las personas que cuidan su buena opinión ante los demás, pero dentro están llenos de maldad. Personas que de palabra se distancian de los actos de corrupción, pero en realidad la siguen practicando en cuanto se les presenta la ocasión.

Elogio del dinero

JUSTICIA
“El cielo es mi trono…¿Qué casa, me edificaréis? dice el Señor…¡Duros de cerviz, e incircuncisos de corazón y de oídos!. Vosotros resistís siempre al Espíritu Santo; como vuestros padres, así también vosotros” (Hechos 7:47-51).
“Porque os digo que si vuestra justicia no fuera mayor que la de los escribas y fariseos, no entraréis en el reino de los cielos” (Mt. 5:20).
“Pues cuando tus juicios llegan a la tierra, los habitantes del mundo aprenden lo que es justicia” (Isaías 26:9b).

“Practicad el derecho y la justicia, y librad al despojado de manos de su opresor” (Jeremías 22:3a).

Justicia y Buenas Obras 02

HERODIANOS, LOS PRECUSORES DEL ANTICRISTO
“Pero ellos gritaron: !!Fuera, fuera, crucifícale! Pilato les dijo: ¿A vuestro Rey he de crucificar? Respondieron los principales sacerdotes: No tenemos más rey que César.” Juan 19:15
Mc. 8:15. El les hacía esta advertencia: «Abrid los ojos y guardaos de la levadura de los fariseos y de la levadura de Herodes.»
Observemos el tipo de idolatría españolista y anticristiana que se gastan: “Diciendo España, digo la Iglesia. Amad a España y amaréis a Dios” (Monseñor Lauzurica, obispo de Vitoria-Gasteiz).
Los apostoles dicen que hay que obedecer antes a Dios que a los hombres. Así pues, cuando las autoridades actuan mal, no tenemos porque obedecerlas. Los padres de la Iglesia decían lo mismo. Mc. 8:15. El les hacía esta advertencia: «Abrid los ojos y guardaos de la levadura de los fariseos y de la levadura de Herodes.». Obedecieron la sagrada familia a Herodes? Obedecieron los apóstoles a las autoridades que les prohibian predicar? Se quedó el apóstol dentro de la cárcel donde le habían puesto las autoridades? Callaron los profetas y obedecieron a las autoridades corruptas?

“Los burgueses y los industriales alemanes prestan atención a su inflamada oratoria: para ellos Hitler promete, Hitler logrará desviar la aversión del proletariado alemán por las clases que lo han llevado a la derrota y al desastre económico” (Primo Levi, superviviente italojudío al Holocausto nazi).
“No hay problema judío, sino de la naturaleza humana. Un gobierno tiene que unir las pasiones de los gobernados y, como que las pasiones humanas más fuertes son más de odio que de amor, el Gobierno tiene que seguir la malicia de los gobernados y darles la razón. Vale más que odien y maten al judío (*o catalán o cualquier otro cabeza de turco del momento) que se subleven contra la autoridad (=la corrupción estatal)” (De una película sobre los pogromos judíos a Rusia).
Oremos para que no puedan lanzar a la gente contra los acostumbrados “cabezas de turco” a fin de eludir responsabilidades los auténticos culpables de crisis y desastres. Oremos para que los que, con su avaricia y despotismo, han creado la actual crisis, sean reconocidos como tales y caigan de sus puestos de poder inmerecido. Para que los más inocentes salgan triunfantes y el Señor los proteja. Para que las grandes manipulaciones sean visibles y que se eviten violencias.
«Pese a los intentos del clero protestante y católico de auto-engañarse, Hitler no era cristiano y la mayoría de los miembros de su movimiento eran explícitamente anticristianos. Por supuesto, a veces Hitler adoptaba una actitud engañosa. (…) En la década de 1920 dijo a Ludendorf que tenía que disimular su odio al catolicismo porque necesitaba el voto de los católicos bávaros tanto como el de los protestantes prusianos: “el resto puede llegar más tarde”. (…) En realidad, odiaba al cristianismo y demostró un justificado desprecio por sus fieles alemanes. Poco después de asumir el poder dijo a Hermann Rauschnig que se proponía arrancar “de raíz” el cristianismo alemán. “Uno es cristiano o alemán. No es posible ser ambas cosas”. Creía que el método podía ser “permitir que se pudra como un miembro gangrenado”. También decía: “¿Usted cree realmente que las masas volverán a ser cristianas?. Tonterías. Nunca más. La historia ha terminado… pero podemos apurar las cosas. Obligaremos a los párrocos a cavar sus propias tumbas. Traicionarán a su Dios por nosotros. Traicionarán lo que sea en beneficio de sus miserables empleítos y sus rentas”». (Paul JOHNSON [historiador británico que no ahorra críticas a la Iglesia], Historia del Cristianismo, Javier Vergara Editor, Barcelona 1999).
“Lo que se persigue, si fuere posible es destruir el cristianismo en Alemania en el lapso de esta misma guerra, antes que regresen los soldados…” (Pastoral colectiva del episcopado alemán, 1942).
“Cuánto daño hacen ciertos clérigos a la República de Cristo!….Y luego si llega una revolución y matan a sacerdotes, ah! entonces somos mártires del Cristianismo! Y quieren que el Cristianismo y la Iglesia los defienda y los eleve al honor de los altares. ¿Esos tales son mártires? Si ellos son los que provocan la matanza!” (Padre Gumersindo de Estella pasó 3 años de guerra asistiendo a los sentenciados a muerte en la cárcel de Torrero, Zaragoza. Angustiado por la magnitud del crimen que vió, escribió un diario: “Fusilados en Zaragoza 1936-1939. Tres años de asistencia espiritual a los reos”, Mira Editores, Zaragoza, 2003).
“¡Ay de los que establecen leyes injustas, y determinando prescriben tiranía” (Isaías 10:1).

contact Jerarquia-Satanas

COMO ENTRA EL DIABLO EN LAS CONGREGACIONES?
Básicamente son dos, a través de las cuales el Mundo chantajea a las congregaciones (en países donde hay libertad religiosa):
-Los asalariados.
-Los templos de piedra.
Estos dos factores favorecen el crecimiento de tendencias “herodianas” (favorables al Poder constituído pagano y paganizante, es decir, a César y a Mammón).
Gálatas 5,1: Estad, pues, firmes en la libertad con que Cristo nos hizo libres, y no estéis otra vez sujetos al yugo de esclavitud.

LA AVARICIA DE LOS FALSOS HERMANOS Y LA DUREZA DE LOS POBRES EN EPOCAS DE CRISIS
“Los fariseos, que eran amigos del dinero, oyeron todo esto y se reían de Jesús. Él les dijo: -Vosotros sois los que ante la gente os hacéis pasar por justos, pero Dios conoce vuestros corazones: lo que es admirado entre los hombres, es detestable a los ojos de Dios” (Lucas 16:14-15).

Mammón (es decir, el amor a las riquezas, raiz de todos los males según el apóstol Pablo) controla el mundo.
Lo hace a través de las grandes fundaciones como la Ford o la Rockefeller, auténticos cerebros del capitalismo mundial, es decir, de un sistema egoísta, amoral, anticristiano y destructor de la familia y de la cohesión de los pueblos. Estas fundaciones sirven directamente a la gran Banca transnacional, propietaria de los grandes mass media y de los grandes partidos políticos (que a su vez dependen en su financiación de los Bancos), es decir de los Estados, del Poder político o secular (el César, servidor de Mammon).
Todo este engaño es para mantener la producción economicista, materialista, mundana, por encima de cualquier otra consideración humana o espiritual, como por ej. los intereses de la familia, de los pueblos, de las naciones, de la dignidad humana, de la libertad, y de la simple resistencia a la manipulación y a la idiotización colectiva. Quieren hacernos zombies que simplemente consumamos y obedecezcamos todos los deseos necios, zafios, malvados y perversos que ellos nos sugieren y difunden como “modelo a seguir” a través de la manipulación sistemática de las noticias y de la imposición de unos valores mezquinos, atroces, maliciosos, sin ética.
Un cristiano que se haga rico, como los telepredicadores, o “radiopredicadores” tal como César Vidal, a través de estos medios de comunicación, es dudoso que, él personalmente, sea un cristiano verdadero y es bién posible que sea un adorador de Mamon, de todo este sistema pervertido que lleva a las masas muy lejos de Cristo y camino del infierno.

¿Por que las iglesias constituidas no hablan como los profetas ante la injusticia y la corrupción? ¿No será que están dirigidas por “falsos profetas”? Éstos “líderes” incluso se atreven a desligar Biblia de justicia y de vida terrenal y tachan el mensaje profético de “Evangelio social” o de “Teología de la Liberación” porque ellos no están dispuestos a servir de ejemplo en servicio y sacrificio ni en coraje para denunciar las injusticias como hizo constantemente Jesús contra las altas castas religiosas y políticas de Israel.

Reino de Dios, Reino de los Cielos, salvación, obras e Iglesia

REINO DE DIOS, REINO DE LOS CIELOS, SALVACIÓN, OBRAS E IGLESIA

Reino de Dios, Reino de los Cielos, salvación, obras e Iglesia

“REINO DE DIOS”. “REINO DE LOS CIELOS”
Parece que hay una confusión -muy común entre creyentes- entre el “reino de los cielos” (o Cielo, Salvación) y el reino de Dios (vida aquí en la tierra en las bienaventuranzas, estado bienaventurado terrenal). Entiendo que no son términos sinónimos ni intercambiables (como normalmente se cree).
En la manera de pensar corriente de los evangélicos y de bastantes católicos, la soteriología invade áreas que no le corresponden. Aunque la soteriología (salvación) es tema central del cristianismo no lo es todo.
El cristianismo ni es esoterismo ni es simple ultratumba ni son simples promesas del más allá. Considerarlo así es confundir a una sociedad ya de por sí poco dada a interesarse por lo espiritual.
Hay que comparar en los Evangelios sobre estos dos términos “Reino de los cielos” y “Reino de Dios” para que el tema quede claro. Muchos autores cristianos han hablado de su propia experiencia con el “reino de Dios” (según el Sermón del Monte).
Demasiado a menudo los evangélicos tienden a “superespiritualizar” y olvidan que también aquí en la Tierra intuímos el cielo y la salvación a través de signos y estados interiores y también exteriores y objetivos. Nuestra fe no es simplemente subjetivismo de salvación de ultratumba, y plantearlo así es hacer un flaco favor al Evangelio, volviéndolo como “esóterico”, algo ajeno al espíritu sólido de realismo que contiene.
Claro que es más fácil para los que no lo cumplan hablar de temas esótericos y “de ultratumba” (que llaman abusivamente “soteriología”) que de hechos constatables y reales objetivamente a la vista de cualquier persona, aunque no sea creyente.
Evidentemente, si no cumplimos el Sermón del Monte (Bienaventuranzas), aquí en la tierra carecemos de muchas bendiciones, es decir, de la paz del “Reino de Dios”. Eso es algo perfectamente constatable en nuestra vida diaria, sin necesidad de meterse en suposiciones de alta teología sobre la salvación.

Reino de Dios, Reino de los Cielos, salvación, obras e Iglesia

REINO DE DIOS, BIENAVENTURANZAS Y SALVACIÓN
“Mi deseo más bien es que la voluntad de Dios sea cumplida en la Tierra como en el cielo. ¿Por qué no hacer un cielo de la Tierra, como nos enseñó a orar Jesús? “(“Mensajes de un incomunicado”, de Richard Wurmbrand, desde 1.909 hasta 2.001, pastor protestante de lengua alemana y origen judío, mártir en Rumania , donde pasó 14 años en cárceles de aislamiento y bajo torturas).
La Teología de la Liberación pone el acento en el Reino de Dios y de las Bienaventuranzas. El protestantismo se centra en predicar la Salvación.
Cristo centró su predicación en las Bienaventuranzas, predicó el Reino de Dios. En la Tierra. Sólo habló una vez de iglesia.
Después cumplió la Salvación con su muerte y resurrección.
Sin Reino de Dios puede haber Salvación? La Salvación viene por la fe pero se muestra en las Bienaventuranzas y en las buenas obras.
Hemos sido llamados para buenas obras Efesios 2, Tito 2
Los creyentes hemos sido llamados a anticipar la regeneración de la Creación que Dios hará.

REINO DE DIOS E IGLESIA. MINISTERIO Y SERVICIO
El Reino de Dios (las Bienaventuranzas) es previo a la iglesia.
Sin Reino de Dios no hay realmente iglesia según Dios sino una organización humana que antepone el dominio al servicio.
En inglés bíblico “servir” es “to minister”. El protestantismo hispánico suele utilizar la palabra “ministro” en vez de “sirviente” y “ministrar” en vez de “servir”, lo que no suelen entender bien las congregaciones. Llaman “ministros” a pastores y predicadores. Es una terminología confusa. Entre otras razones porque cobran por su “servicio”.
Las connotaciones de la palabra “ministro” no son muy humildes y sí muy antipáticas. Es muy diferente a lo que se llamaban los apóstoles: “siervos del Señor”.
¿Qué es para la gente corriente un ministro? Alguien rico y lejano que les esquilma sin piedad y cuenta mentiras según le conviene. ¿Esas connotaciones quieren aplicarse pastores o predicadores?

Reino de Dios, Reino de los Cielos, salvación, obras e Iglesia

LA PREDICACIÓN Y SERVICIO DE JESUCRISTO
Jesucristo no se predicó a sí mismo (a pesar de ser Dios hecho hombre) ni predicó la iglesia, sino el Reino de Dios (Bienaventuranzas), es decir, un modo espiritual, armonioso de vivir según Dios.
Fue a predicar no a los religiosos ni tampoco a los no-judíos, sino a las ovejas perdidas de Israel debido a los malos pastores (religiosos). Esto lo dice él mismo en los Evangelios.
Sin embargo ocasionalmente interacciona positivamente con no-judíos (para escándalo de los fariseos).

LAS CONFUSIONES DE MUCHOS CRISTIANOS
Los profetas y el Evangelio, si los aplicamos, nos enseñan el camino del Reino de Dios EN LA TIERRA (las Bienaventuranzas). Pues el Reino de Dios es para este mundo (no confundir con el Reino de los Cielos, ultraterreno).
Con “salvarse” no acaba la cosa. Tienen que venir las obras “dignas de arrepentimiento”, las de misericordia, a las que llama la Epístola de Santiago (no confundir con las “obras” -rituales- frente a las que Pablo nos pone en guardia como destructoras de la Gracia).
Se nos conocerá: por nuestros frutos (del Espíritu, y no por los dones del Espíritu) y por nuestro amor, en el que Dios vive.
El simple Evangelio es simple, es ir practicando.
Pero no nos desviemos hacia templos costosos, énfasis apocalípticos, altas teologías y organigramas humanos complicados.

Reino de Dios, Reino de los Cielos, salvación, obras e Iglesia

RECAPITULEMOS
El Reino de Dios es terreno y concreto (Bienaventuranzas, obras de misericordia). El Reino de los Cielos (Salvación) no es el Evangelio completo.
Las obras aceptables para Dios son las de amor y de misericordia. Las obras rituales (pertenencia a una iglesia, etc.) no justifican ni salvan por sí mismas (salva SÓLO la fe en Jesucristo).
Los frutos del Espíritu son más importantes que los dones del Espíritu.

Cinco Buenas Armas Contra la Destrucción Masiva del enemigo

Cinco Buenas Armas Contra la Destrucción Masiva del enemigo

Dios nos ha dado muchas armas para usar en contra de los planes de destrucción contra el enemigo.

He aqui las cinco mejores:

  1. Un arma Poderosa contra el enemigo es LA PALABRA DE DIOS: Esta es el arma más Poderosa. Jesus mismo la utilizó contra el diablo cuando el Espíritu Santo lo llevó al desierto y vino satanás para tentarlo (Mateo 4:1). Es de pensar que si eres hijo de Dios no deberias ir al desierto para nada, mucho menos para la tentación del enemigo. Pero “Vino a El el Tentador” de la manera que viene a cada uno de nosotros, y Jesús usó la palabra de Dios para refutarlo. El dijo: “No solo de pan vivirá el hombre, sino de toda palabra que sale de la boca de Dios” (Mateo 4:4). Cuando el diablo trate de destruir tu vida, refútalo con la palabra de Dios. “El hombre prudente ve el mal y se esconde, los simples siguen adelante y pagan las consecuencias” (Proverbios 27:12) En el momento en que identifiques al diablo trabajando en medio de ti, escóndete en la palabra de Dios.
  2. Un arma poderosa contra el enemigo es LA ALABANZA: El diablo odia cada vez que adoramos a Dios. Eso se debe a que no tolera que las personas adoren a otro que no sea él. Lo detesta tanto que no puede estar cerca. Cuando alabamos y adoramos a Dios, su presencia habita con poder dentro de nosotros y el diablo debe irse.
  3. Un arma poderosa contra el enemigo es LA OBEDIENCIA: Si estamos viviendo en pecado o en alguna manera caminando en desobediencia, esto deja una puerta abierta para nuestra vida para que el diablo gane un punto de entrada y al final se afiance en una posición. Hay cosas malas que suceden en nuestra vida que quizás se deban a la obra del enemigo, pero tambien es probable que nuestro propio pecado le haya dado un lugar en el cual erigir una fortaleza en nuestra vida. Satanás no tiene jurisdicción sobre tí, pero la desobediencia a las leyes de Dios abre la puerta y pone una alfombra de bienvenida para él. La confesión y el arrepentimiento le cerrará la puerta en la cara.
  4. Un arma poderosa contra el enemigo es LA FÉ: Ten presente que el enemigo siempre esta plantando minas terrestres delante de tí. No sabes donde estas porque son invisibles al ojo humano. La forma de evitarlas es caminar cerca de Dios y dejar que Él guie tus pasos. Eso requiere fé. “Resístanlo, manteniendose firmes en la fé, sabiendo que sus hermanos en todo el mundo están soportando la misma clase de sufrimientos” (1 Pedro 5:8-9) Caminar en fé es una forma poderosa de evitar las trampas del enemigo.
  5. Un arma poderosa contra el enemigo es LA ORACIÓN: La oración es un arma fuerte contra el enemigo. El ayuno la fortalece aun más. Con frecuencia la atadura del enemigo sobre nuestra vida solo se puede quebrar con oración y ayuno. Pareceria que algo tan sencillo no hiciera mucho, pero es así. Y pudiera parecer que no pasa nada mientras ayunas, pero hay cosas poderosas que se quiebran en el mundo espiritual. A menudo un simple ayuno de 24 horas es suficiente para quebrar las ataduras del enemigo sobre nuestra vida. El ayuno con regularidad mantendrá al enemigo a raya y las fortalezas destruidas. Es una manera de decir: “Me niego a lo que más deseo y pongo a Dios primero en mi vida”. El enemigo odia esto porque es una manera poderosa y segura de resistirlo y vencerlo.

Hartura social

HARTURA SOCIAL

JOSÉ IGNACIO GONZÁLEZ FAUS
A mis hermanos obispos

Este verano, algunas actuaciones o palabras de la autoridad eclesiástica suscitaron dolor y queja en la opinión pública. Tanto, que alguien de vosotros llegó a hablar de un renacer del anticlericalismo y de persecución contra la Iglesia. No desconozco los ribetes sectarios de algunos anticlericalismos hispanos. Pero temo que lo que llamáis persecución no es más que la saturación y hartura de buena parte de la sociedad (tanto de no creyentes como de muchos cristianos) contra modos de actuar que nos son difíciles de entender.

Estas líneas intentan deciros, desde dentro y desde la fraternidad, lo que otras muchas voces dicen desde fuera y desde la desconsideración. He procurado contar hasta cien antes de hablar (y no cien segundos, sino cien días), para hacerlo con calma y sin resquemor. Quiero ser cristiano y serlo con la máxima fidelidad al Evangelio. Pero debo confesaros que la institución eclesiástica es la cruz de mi fe. En el corto espacio de que dispongo me gustaría deciros por qué.

1.No somos testigos del Dios Vivo sino de un pasado muerto. Como seguidores de Jesús parece que nuestra tarea debería ser: “Anunciar al hombre de hoy el Misterio más profundo, más santo y liberador de su existencia, que lo redime del miedo y de la autoalienación, y al que llamamos Dios… Mostrar al hombre de hoy el camino que conduce de forma creíble y concreta hacia la libertad de Dios”. En lugar de eso moralizamos precipitadamente contra todo lo que nos incomoda. Olvidamos que “la tradición sólo puede mantenerse allí donde se buscan honradamente nuevos caminos y medios de vida”. (Ambas citas y las demás que aparecen sin otra referencia en este artículo son de K. Rahner).

2. La imagen que damos de la Iglesia no es la de un “sacramento de salvación” (señal de que Dios se ha identificado gratuita y definitivamente con este mundo empecatado), sino la de una institutriz gruñona y provecta que, a base de riñas, trata de afirmarse a sí misma más que de educar.No pocas veces, y en cuanto a contenidos concretos, quizá estaría yo más cerca de vosotros que de la cultura en que me muevo. Pero lo que la sociedad adulta no soporta es ese tono de que nosotros somos los únicos buenos y todo lo demás es maldad. Por eso:

3.No damos en absoluto la sensación de amar de veras a este mundo, al que dice el Evangelio que Dios amó tanto que le envió a su Hijo, no para condenarlo sino para salvarlo. Por mal que esté, el objeto del amor de Dios es este mundo, no la Iglesia. Ésta debe ser sólo señal y cauce de ese amor; y no puede mirar al mundo como el campo del mal al que ella debe dirigir y controlar, o del que debe apartarse para vivir en otra órbita, pero siempre sin tener que aprender nada de él. “¿Por qué no nos atrevemos a decir con humildad y sosiego, variando un poco un dicho de Agustín: muchos que Dios tiene no los tiene la Iglesia, y muchos que tiene la Iglesia no los tiene Dios?”.

4. No podemos seguir creyendo que toda la sociedad es católica, salvo unas pocas voces estentóreas que, o bien niegan la fe o no la reconocen en las proclamas de la Institución, pero que son minorías despreciables (aunque magnificadas por los medios). Sin embargo: “La actitud de ciertos católicos, de tipo convencido, tieso y militante, tiene algo de primitivismo cultural, algo del carácter de la pequeña burguesía que se cierra en sí misma y se atrinchera en un gueto. Esos hombres se cierran y actúan como si en el mundo sólo existieran cristianos”. No es éste el mundo en que nos movemos, salvo para quienes no hayan superado aún el nacionalcatolicismo.

Por poner sólo dos ejemplos: sorprende vuestro reduccionismo de la fe cristiana a temas de moral sexual y a que la legislación civil refleje lo que consideráis lícito en este campo. En los evangelios apenas hay dos pasajes referidos a la moral sexual y son, por supuesto, exigentes como lo es todo el Evangelio. Pero la mirada de Jesús se dirigía mucho más al sufrimiento humano, a la enfermedad, a las opresiones realizadas en nombre de Dios o del Dinero, a la mujer marginada, a la posi-bilidad de la paz interior y a todas esas pequeñas conquistas de libertad que, cuando se dan, Jesús las leía como signos de que se está acercando el Reino de Dios. Mucho más duro es el Evangelio con los ricos, aunque esto no parece preocuparnos pastoralmente. Vuestras palabras se parecen más a las del romano Catón, que a las del judío Jesús, llamado El Cristo.

La enseñanza de la religión en la escuela es sin duda un problema por resolver. Pero entre los muchos amigos no creyentes que tengo, el 90% son fruto de aquellas clases de religión en la escuela franquista. Y esto me hace preguntarme: ¿es tan importante la obsesión por tener “grandes plataformas” cuando luego tenemos tan poco que decir desde ellas? Jesús enviaba a los suyos a predicar imponiendo una notable pobreza de medios, pero dando una gran riqueza de contenidos. Nosotros parece que nos empeñamos en evangelizar con riqueza de medios pero, hoy por hoy, con notable pobreza de contenidos.

Todos rezamos en el Breviario: “Ayuda con tu Gracia a los obispos de la Iglesia, para que con gozo y fervor sirvan a tu pueblo”. Ese servicio gozoso implica un gran amor a la libertad: pues, aunque los hombre abusemos tantas veces de ella, sólo lo que brota de una libertad total merece el nombre de auténtica bondad humana.

Y perdón por estas palabras. Pero creo estar dentro de la enseñanza eclesiástica y del Catecismo, que defienden la necesidad de la opinión pública y aun de la crítica en la Iglesia. Aunque luego, como venganza camuflada, seme busquen las cosquillas por otro lado.

Beateria Negativa

BEATERIA NEGATIVA

“Abrazo una Iglesia llena de trigo y de paja: con la Palabra y la disciplina del Señor enmiendo a quienes puedo, y tolero a quienes no puedo enmendar…No podemos negar que hay multitud de malos, y tantos que los buenos quedan como invisibles, tal y como el grano queda cubierto de paja dentro de la era. Quien mira la era puede creer que todo es paja. Imaginate un hombre inexperto, cree que los bueyes no hacen nada, ni quienes sudan bajo el calor del verano por picarlo todo a la vez; pero es la masa de grano que hay que limpiar. Entonces, aparecerá la abundancia de trigo escondido bajo el montón de pajas. ¿Quieres encontrar, ahora, buena gente? Sé bueno, y la encontrarás” (Aurelio-Agustín de Hipona, 354-430, Padre de la Iglesia, filósofo y teólogo).
“Allá dónde Dios tenga un templo, el Diablo tendrá una capilla” (“La Anatomía de Melancolía / Anatomy of Melancholy”, de Robert Burton, denominado Democritus Junior, 1577-1640, clérigo y escritor humanista inglés).

Beateria Negativa

MANIPULACIÓN DE LA RELIGIÓN
“Dios utiliza a los hombres de bien, los malos utilizan a Dios” (De una película).
“El diablo parte tendrá en quien no cree en Dios y a misa va” “Cuando el diablo va a rezar, mira que te quiere engañar” “Detrás la cruz se esconde el diablo” “Entre la cruz y la agua bendita, baila el diablo” (Refranes).
“Tenemos la suficiente religión para odiarnos, pero no tenemos la suficiente para amarnos los unos a los otras” (Jonathan Swift, 1667-1745, escritor irlandés).
“Para tú el cielo es gris cuando es azul. Te prohíben ver la luz -no la cruz-, la luz!” (“Bienvenidos al club de los olvidados”, Natch Scratch, cantante de hiphop).
“A Dios rezando pero cono el mazo dando” (Proverbio castellano con ecos represivos de violencia inquisitorial) .
“(Si destierra la lengua materna por la oficial) “un cura dejaría de ser un padre para ser un empleado. El oficialismo civil haría perder el oficialismo divino, al hablar igual que los policías y los jefes de estación…Se ha hecho muchas veces obra de antipentecostés…el cristianismo no se dirige a los Estados, sino a las naciones…Extirpar la voz catalana es un crimen contra la gloria del cielo” (Dr. Carles Cardó, 1919).
“El diablo puede citar Escrituras para su propósito” (“Merchant of Venice / El mercader de Venecia”, de William Shakespeare, 1564-1616, el mayor dramaturgo en inglés).

INJUSTICIA, IRRESPONSABILIDAD SOCIAL
“Lo que yo quiero es amor (misericordia) y no sacrificios (dolor), conocimiento de Dios (tal y como realmente es) y no holocaustos (ceremonias)” (Oseas  6:6, Profeta de Israel, hijo de Beeri, enamorado de su infiel esposa, profetizó tras el 744 a. C., es este el único versículo que Cristo repite en los Evangelios).
“Todas las cuestiones que se suscitaron aquel día en la reunión pública iban referidas a la vida más allá de la muerte. El Maestro se limitaba a sonreir sin dar ninguna respuesta. Cuando, más tarde, los discípulos le preguntaron por qué se había mostrado tan evasivo, él replicó: ¿no habéis observado que quienes no saben qué hacer con esta vida son precisamente los que más desean otra que dure eternamente?” (“¿Quien puede hacer resplandecer el alba?”, 1985, de Anthony de Mello, S. J., 1931-1987, jesuita de la India).
“Sí, de verdad, amo a la iglesia…Pero ¡ay! Ay, por la manera como hemos cubierto este cuerpo de irresponsabilidad social y de miedo a que no se nos pueda considerar inconformisteas. ..Si nuestra Iglesia de hoy no reconquista de nuevo el espíritu de sacrificio de la Iglesia primitiva, se quedará sin credibilidad. ..y pronto acabará como un modesto grupo social sin nada a comunicar en el siglo XX” (Dr. Martin Luther King, Jr.,1929-1968, pastor bautista afroamericano, líder del movimiento por los derechos civiles).
“La injusticia es en todas partes una amenaza para la justicia en todas partes. Nos encontramos pillados en una inevitable red de interdependencia, atados en una sola prenda del destino. Cualquier cosa que afecta a alguien directamente, afecta indirectamente a todo el mundo” (Martin Luther King, Jr., “Letter from the Birmingham Jail”, 16•4•1963).
“Los vecinos de color dedujeron que se trataba de un convento; y que estuviera en unas condiciones tan malas parecía perfectamente razonable, en cuanto que era obviamente un convento negro, y nadie nunca en la vida habría soñado que los católicos blancos actuaran al contrario con alguien que no fuera blanco” (“Un ciego con una pistola / Hot day, hot night”, 1969, novela negra de Chester Himes).
“Martin (L. King) creía que el cristianismo blanco no había actuado conforme a las propias enseñanzas. Aun así, mi marido consideraba que no era la ética cristiana lo que había que rehusar, sinó los que no habían sabido cumplir las normas cristianas debían, por la vía del amor, ser llevados a la hermandad, para su propia redención, además de la nuestra. Creía de verdad que los negros tenían una gran ocasión para redimir el cristianismo en América” (“My Life with Martin Luther King, Jr.”, de Coretta Scott King, *1927, viuda de MLK).
“Los ricos [blasfemos, v.7]… les señorean a ustedes” (Santiago 2:6).
“Por tanto, esto ha dicho el Señor, Dios de Israel, a los pastores que apacientan mi pueblo: «Vosotros dispersasteis mis ovejas y las espantasteis. No las habéis cuidado. Por eso, yo castigo la maldad de vuestras obras, dice el Señor. Yo mismo recogeré el resto de mis ovejas de todas las tierras adonde las eché, y las haré volver a sus pastizales; y crecerán y se multiplicarán. Pondré sobre ellas pastores que las apacienten; y no temerán más, no se amedrentarán ni serán menoscabadas, dice el Señor” (Profeta Jeremías 23:2-4, oráculo de hacia 627-650 a.C.).
“En este mundo hay más religiones que niños felices” (Ricardo Arjona, cantautor guatemalteco) .
“Cuántos cristianos sería mejor que no dijeran serlo porque no tienen fe. Tienen más fe en su dinero y cosas que no en el Dios que construyó las cosas y el dinero” (Monseñor Óscar Romero, arzobispo mártir de San Salvador, la víspera de su asesinato por el Ejército fascista antiindígena, 23·3·1980).
“La Palabra no es pronunciada en el vacío, sino en la Historia, y sin comprensión de la Historia no puede haber plena y profunda comunicación de esa Palabra. Esto es el que caracteriza al profeta, lo que lo hace distinto precisamente del fariseo, del levita, del profesional del templo y del provecho material que comporta el oficio eclesiástico sin vocación profética” (Prólogo de Alfonso C. Comín a “Pobreza evangélica y promoción humana”, 1966, de José M. González Ruiz, teólogo andaluz).

Qué bueno es el Jesús de los Evangelios, y qué mediocres o cortos, aburridos o vulgares, la mayoría de cristianos nominales, dando acríticamente la aquiescencia a las peligrosas manipulaciones y mentiras de las televisiones y de los gobiernos y de los propios cleros a menudo metidos en inmorales compraventas y chanchullos con el poder para el propio provecho. Los nocristianos, al afinar poco sus críticas, todavía los hacen peores. Y así, con desastres y si Dios quiere, los nocristianos pueden ir despavilando sin que los “cristianos” (ortodoxos o fundamentalistas) colaboren a penas en su progresión. Y los “cristianos” también pueden ir aprendiendo, detrás de su cristal blindado del templo-organizació n. Pero en todas partes la coraza es bien dura.

Durante la época de Jesús estaba muy mal visto entre los judíos que un hombre devoto hablara con mujeres. Jesús no sólo les hablaba, sino que le seguían grupos de mujeres e incluso trataba con prostitutas, borrachos, colaboracionistas (de la Hacienda de los ocupantes romanos), independentistas (como Pedro y sus hermanos) y toda clase de gente, sin ningún prejuicio. Por esto los ortodoxas estaban escandalizados y espeluznados: desafiaba todos los prejuicios instaurados socialmente, y resultaba tanto más peligroso porque hacía milagros y mucha gente le seguían teniéndolo por profeta o Mesías. Para mantener su poder enclaustrado y corrupto no vieron más salida que organizar un complot con los ocupantes romanos (ya que los judíos no podían sentenciar a muerte) para asesinar el líder heterodoxo. El prejuicio es potencialmente asesino porque la mentira grita violencia.

Demasiado a menudo, en ambientes eclesiales bienpensantes, los nocreyentes son juzgados de manera muy ortodoxa, pero sin identificarse, es decir, sin comprender los problemas, sin querer ponerse en el lugar del otro, es decir, sin el mínimo de amor imprescindible. O sea, paja para quemar (Esto no quita que haya que ser enérgico en la denuncia de los pensamientos utopistas o demagógicos que, por su propio enfoque que ignora la condición humana, acaban siendo totalitarios cuando triunfan. Mi más total comprensión para la pobre gente deslumbrada por las abominaciones de la beateria “cristiana”, pero mi total oposición a los delirios demagógicos amantes de la falsedad y de la confusión y que llenan el mundo de desdicha y desastres.

Beateria Negativa

EGOÍSMO MUNDANAL, INDIVIDUALISMO
“Vosotros no habéis ido al mundo -como nos mandó Jesús-; sino que habéis venido al mundo” (Maurice Clavel).
“-Hijo de hombre, profetiza contra los pastores, profetiza y diles: “Esto os hace saber el Señor, Dios soberano: ¡Ay de los pastores de Israel, que se apacientan a ellos mismos! Los pastores, ¿no tienen que apacentar el rebaño? Vosotros, en cambio, os alimentáis de su leche, os vestís con su lana, matáis las ovejas más gordas, pero no apacentáis el rebaño. En vez de robustecer a las ovejas débiles, curar a las enfermas, vendar a las que se han roto la pata, recoger las dispersadas y buscar a las que se han perdido, domináis a las ovejas con violencia y con brutalidad” (Ezequiel 34:2-4, profetitza hacia 592-570 a. C.).
“(La religiosidad de los norteamericanos) es algo de puramente superficial. La cultura norteamericana de hoy no es menos secular que la europea. Es una cultura de narcisismo y de hedonismo que ha sido forjada sin Dios y sin piedad. El reavivamiento del cristianismo en los Estados Unidos ha sido incapaz de dirigir hacia Dios una sociedad que en realidad no cree necesitarlo” (“The New Charismatcs II”, de Richard Quebedeaux).
“El principio que no hay que preocuparse de lo que sucede en la Tierra porque nuestra meta es el cielo, es egoísta” (Fr. Smangalisho Mkhachwa, sacerdote surafricano antiapartheid, de la Conferencia episcopal católica de Suráfrica).
“La conciencia de pecado y el arrepentimiento del pecado son dos cosas muy distintas…Porque la conciencia puede ser sacudida, sin que el corazón sea renovado. Por lo tanto, es muy peligroso contentarse con la convicción de pecado como sucedáneo de una salvación espiritual verdadera” “Una persona sin vida espiritual (es decir, de naturaleza no regenerada) puede conseguir algún conocimiento verdadero de la naturaleza y del carácter de Dios, y verse obligada a reconocer que Dios es grande y bueno, pero no encontrará goce en la excelencia del Creador, ni sentirá ningún interés por las cosas del Señor, ni se mostrará agradecida por los beneficios recibidos de su mano. Pero cuando la mentalidad de una persona ha sido transformada por Dios, la anterior hostilidad es sustituída por un amor santo” (“Las características distintivas del verdadero cristiano”, de Gardiner Spring).
“Nuestra generación crece progresivamente sorda al llamamiento del Dios externo. Lo han interiorizado tanto, lo han manipulado tanto debido a las necesidades del comercio religioso, lo han sumergido tanto bajo el tráfico de la moderna necesidad psicológica que casi ha desaparecido completamente. Demasiado a menudo, él se inclina ahora débilmente sobre la iglesia, un espectador pasivo, un conspirador en el esfuerzo de desmantelar dos mil años de pensamiento cristiano sobre Dios y sobre aquello que él mismo ha declarado ser. Esto es decir que Dios se ha vuelto ingrávido. La iglesia continúa su negocio de satisfacer las necesidades del yo –necesidades definidas por lo individual- y Dios, que se ve y se vende como un producto, se vuelve impotente para cambiar la definición de esa necesidad o para prescribir los significados por los que debería ser satisfecho. Cuando el consumidor es soberano, el producto (en este caso el mismo Dios) debe ser subordinado” (David Wells, “God in the Wasteland”/“Dios en la tierra baldía”).
“-Instalaremos casinos de juego, qué le parece reverendo?
-Bien…cuando una cosa es aprobada por el gobierno pierde la condición de inmoral” (El pastor evangélico en “The Simpson”).
“Vendrá un día que no se soportará la sana doctrina” (2ª Carta a Timoteo, 4:3, del apóstol Pablo desde la prisión en Roma, hacia. 64 d. C.).
“Quien no ama a su prójimo, aborrece a Dios” (Juan de Yepes, St. Juan de la Cruz, 1542-1591, místico castellano encarcelado por la Inquisición, a “Dichos de luz y de amor”, Andújar).
“Pedir que las reglas del universo sean anuladas en favor de un solo peticionario es del todo indigno” (“Diccionario del diablo”, de Ambrose Bierce, 1842-1914, escritor estadounidense) .
“Hemos aprendido a vivir sin santidad y hemos venido a considerarlo como lo normal” (Aiden Wilson Tozer, 1897 -1963, destacado pastor protestante nordamericano) .
“…la ley enseña lo siguiente que el sacerdocio es algo que viene de Dios y no de los hombres…Si sientes decir de alguien que se denomina sacerdote que su vida es delicada, que prodiga perfumes y buen color, como es el caso de muchos que se engalanan con lino y púrpura y se engordan en mesas espléndidas, beben vinos exquisitos y se perfuman con los mejores perfumes y toda lo demás que se considera agradable según el gusto corriente de quienes buscan los placeres de la vida, de este podrás bien decir, conforme al evangelio, que se tiene que mirar los frutos, no reconoces el árbol del sacerdocio por sus frutos (Lucas 6:43)” (“Vida de Moisés”, 391-394, de Gregorio de Nissa, hacia 335-395, uno de los Padres Capadocios).

Beateria Negativa

DUREZA FORMALISTA E IDÓLATRA
“El verdadero arrepentimiento es una reversión de las medidas. Enmedio se encuentra Dios. Si esta carencia de sentido de la proporción no es corregido dentro de una alma, el hecho que se haya dejado de ser ateo para hacerse religioso, no ayuda demasiado. El alma continuará ocupándose de trivialidades, con una diferencia: que ahora serán trivialidades religiosas. El objeto que miras con ojos miopes será distinto, pero tus ojos continuarán siendo miopes…Según Efesios, el papel del pastor no es hacer sermones, sino hacer santos. Los predicadores se encuentran más expuestos a la palabrería. Para los fariseos, Jesús era un pecador que incumplía el Sabbath. Esto era lo único que podían llegar a pensar. Olvidaban todas las buenas obras y las enseñanzas de Jesús. La palabra obispo originariamente quería decir pastor principal, el más adelantado en la fe, el hombre que daba su vida por las ovejas en tiempos de persecución. Ahora, en cambio, es alguien con ciertos conocimientos académicos, escogido por hombres que a menudo ellos mismos ni son hijos de Dios. Todavía antes de mi arresto, todos nuestros obispos ortodoxos, excepto uno, habían claudicado frente a las acusaciones del régimen comunista. El obispo reformado hizo igual. Ahora alaban el sistema y denuncian a sus ovejas…Quienes pensaron esos sistemas teológicos y los escribieron en tan perfecto orden, ¿llevaron alguna vez la cruz? Nadie puede pensar sistemáticamente cuando tiene un fuerte dolor de muelas. Si se está crucificado con Cristo, ¿cómo uno puede pensar sistemáticamente?” (Richard Wurmbrand, pastor judeomesiánico –protestante- de lengua alemana, 1909-2001, mártir en Rumanía, donde pasó 14 años en prisiones de aislamiento y bajo torturas).
“Lamentablemente, a medida que el periodo del Antiguo Testamento había ido evolucionando, esas palabras (“puro”, “sin mancha”) fueron tomando más bien un sentido de corrección en las formas religiosas. Santiago rescata la demanda profética de que Dios desea gente pura antes que ceremonias puras” (“Santiago: una fe en acción”, 1985, de Joel C. Gregory).
“…La religión verdadera, este sentimiento emotivo por la Verdad y la Belleza, puede prosperar en ausencia de una teología idòlatra” (Adrian Desmond, extraído de “Huxley”, P. 79).
“Buen católico” y católico “practicante” son dos términos que detesto: para mí sólo son etiquetas que indican cómo cumples de bien el ritual. Eres un católico ejemplar si vas a misa cada día y descuartizas a tu prójimo cuando vuelves de la iglesia; en cambio, las personas caritativas de verdad que no van a misa dominical son paganos y puedes mirarlos de arriba abajo y decir “¡Son la deshonra de su país!”…Por decirlo crudamente, los católicos irlandeses se interesan más por las cuentas del rosario que por el mismo rosario…No se preocupan por los motivos de lo que hacen. Para ellos, es tan importante no comer carne en viernes como creer en la Santíssima Trinidad. Entre los máximos traidores que han existido en Irlanda, esta clase de católicos ocupa el primer lugar; son un estorbo imponente en el camino de la igualdad y de la libertad” (“El precio de mi alma / The Price of my Soul”, 1969, de Bernardette Devlin [McAliskey], *1947, líder norirlandesa) .
“Este pueblo me honra con los labios, pero su corazón se mantiene lejos de mí” (Evangelio según Mateo 15:8. s. I, apóstol y evangelista galileo).
“Dios lo quiera –resume en un tono que tiene más de duda que de deseo, pero nada esperanzado” (“Laura en la ciudad de los santos”, 1931, novela de Miquel Llor, 1894-1966).
“Cualquier bondad tiesa y dura es contraria a Jesús…” (François de Salinhac de la Mothe, Fénélon, 1651-1715, clérigo y escritor).
“Verdad sin entusiasmo, moralidad sin emoción, ritual sin vida, son cosas que Cristo condenó rotundamente. Carenciendo de fuego, la religión se vuelve una filosofía sin Dios, un sistema ético o una superstición” (S. Chadwick).
“Construí con trabajo un templo. No tenía puertas ni ventanas y los muros eran en piedra maciza. Me alejé del mundo, me olvidé de todo, y ensimismado, me puse a mirar un día y otro la imagen que había puesto en el altar” (Rabindranath Tàgur, 1861-1941, filósofo y escritor bengalí, convertido al cristianismo) .
“Esto os hace saber el Señor, Dios soberano: Aquí me tenéis contra los pastores. Yo mismo buscaré mis ovejas, se las quitaré de las manos y no las volverán a apacentar. Los pastores no se apacentarán más a ellos mismos; salvaré de su boca mis ovejas y nunca jamás las podrán devorar” (Ezequiel 34:10-11, profetiza hacia 592-570 a. C.).
“Que la finalidad de la salmodia sea un diálogo en silencio con Dios, por medio de una intercesión tranquila y sin turbación. No multipliquemos la recitación (de versículos) como los necios, mientras que con los pensamientos divagamos por los estercoleros; más bién alejémonos cuando nos vemos privados de los bienes que un intelecto prudente recoge en tales momentos” (Centurias, 1:54 de Isaac de Nínive o el Siríaco, s. VII, imprimida en traducción latina el 1497 en Barcelona, en los talleres de Jaume de Gumiel como Liber abbatis Ysach de ordinatione anime).
“Muchos toques por el pecho, y el demonio por la punta de los dedos” “La cruz en el pecho, y el diablo por los dedos” (Dicho de los hipócritas) (Refranes de Baleares). “Hágase el milagro, aunque lo haga el diablo” “Cuanto más cerca del altar, más cerca del demonio” “Bien está el diablo para hacer cruces” “Beato de iglesia, diablo en casa” (Refranes).
“Los primeros cristianos eran “poco religiosos”, como se ve, pues, los de Jerusalén, por el momento, continuaron yendo al Templo de siempre; y los de Roma no sintieron necesidad ni de templos ni de imágenes, hasta el punto que la gente los tenía por ateos” (“Transparencia a la cumbre”, J. Rovira Tenas, cura católico catalán).
“A vosotros os conozco y sé que no tenéis dentro de vosotros el amor de Dios” (Evangelio según Juan 5:42, hacia 69-90 d. C.).

Beateria Negativa

MORALISMO ESTRECHO, SUPERSTICIÓN Y MANÍAS
“Era tan moral que perseguía a las conjunciones copulativas” (Ramón Gómez de Serna 1888-1963, periodista y escritor madrileño).
“La moralidad es sólo una parte de la Ley de Dios. Dejadme decirlo con mayor exactitud: la moralidad escamotea la totalidad de la Ley de Dios” (“Las características distintivas del verdadero cristiano”, de Gardiner Spring).
“Los curas siempre parecen especialmente horrorizados sobre cosas como tomar el sol y cuerpos desnudos. No les importa tanto, ni de lejos, la pobreza o la miseria o la crueldad hacia los animales” (Susan Ertz, novelista, de “The Cassell Dictionary of Cynical Quotations”, por Jonathan Green).
“Un comportamiento eclesial que cierre las puertas a la protesta apasionada frente a la falsificación de la verdad, no proviene de la obediencia total a Jesucristo; se convierte en una postura humana arbitraria. Sólo puedo considerar la culpa que con su prudencia la Iglesia ha cargado encima de las propias espaldas, como la consecuencia de un camino en qué la carencia de gozo en la confesión recta de la fe, la carencia de fuerza creyente y de disposición para el sufrimiento ya hacía tiempo que eran perceptibles entre nosotros. Esta es nuestra culpa. Nuestra Iglesia, que durante estos años sólo ha luchado por la propia existencia, como si esto fuera una meta absoluta, es incapaz de ser la portadora de la palabra que tiene que reconciliar y redimir a los hombres y al mundo” (Dietrich Bonhöffer, 1906-1945, pastor evangélico de la Iglesia confesante de la resistencia antihitleriana y gran teólogo de la postguerra, vivió en Barcelona en 1928-29).
“Debajo, aquí abajo…
los vientos del cambio soplan a través de la noche abatida.
Rogué a mi alma y me encontré brillando en la luz de la mañana,
Debajo, aquí abajo.
Debajo, aquí abajo,
no es nada fácil ser como es debido.
(…) Me hiciste cuando el mundo era nuevo y los cielos azules..
(…) y soy aquí porque eres tú.
Ellos dicen que nunca veré tu faz y que estamos fuera de tu gracia,
A quien tú diste forma con tu mano,
y llevaste por toda la tierra,
pero soy feliz sólo con saber que tú debes ir dónde debo ir yo
por dónde hay vientos, y cicatrices para mostrar viviendo aquí debajo, aquí abajo…”
(“Down here below”, de Abbey Lincoln [Anna Marie Wooldridge], *1930, actriz y cantante afroamericana de jazzblues y activista por los derechos civiles).
“Aunque no era una mujer de espíritu religioso, mistress Hannah, como todas las mujeres de su posición social, tenía la mente salpicada de frases de las Escrituras, muchas de las cuales de tono árido y sombrío” (“Home from the Hill / Con él llegó el escándalo”, 1960, de William Humphrey, *1929, escritor texano).
“De devociones absurdas y de santos amargados, libranos, Señor” (Teresa de Cepeda y Ahumada, Santa Teresa de Jesús o de Àvila, 1515-1582, mística castellana).
“Los graves teólogos hicieron corro para escuchar mis nuevas, y como era bien poco aquello que les podía decir, tuve que inventar en honor de ellos una leyenda piadosa y milagrera: ¡Su Santidad recobrando la ufanía jovenil mediante una reliquia! Prior, con el rostro resplandeciente de fe, me preguntó:
-¿De qué Santo era, hijo mío?
-De un Santo de mi familia. Todos se doblaron como si yo fuera el Santo” “La conversación era lánguida, de una languidez apocada y beata” (“Sonata de Primavera”, Ramón del Valle-Inclán, 1866-1936, escritor gallego del esperpento español).

— ENLACE ELACIONADO —