Lo que el Fundamentalismo no quiere enfocar sino mantener en las tinieblas

Lo que el Fundamentalismo no quiere enfocar
sino mantener en las tinieblas

Así impiden cualquier avivamiento real

“Lo que yo quiero es amor (misericordia) y no sacrificios (dolor), conocimiento de Dios (tal y como realmente es) y no holocaustos (ceremonias)” (Oseas  6:6, Profeta de Israel, hijo de Beeri, enamorado de su infiel esposa, profetizó después de 744 a. C., es este el único versículo que Cristo repite en los Evangelios).
A los hermanos que piensan sobre todo en términos de prohibiciones, líderes infalibles y dogmas de débil base bíblica: “Para tú el cielo es gris cuando es azul. Te prohíben ver la luz -¡no la cruz!-, ¡la luz!”

(“Bienvenidos al club de los olvidados”, canción)

Siempre el dolor y la prohibición para los demás (pero no siempre para sí mismos), pero con poca claridad y poca verdad, para engañar y subyugar espiritual y materialmente.

LA JUSTA PROPORCION ¿DÓNDE SE HALLA?
La Conferencia Episcopal española tiene una especie de obsesión, como todos los integristas y fundamentalistas, por las cuestiones familiares y sexuales de sus propios conciudadanos (de los que cobra vía Estado).
Pero si leemos la Biblia veremos que es un interés sesgado y desproporcionado. Por ej.:
-Por qué no muestran el mismo interés por la corrupción político-económica-religiosa, delitos fiscales, etc.? (Porque sería poner en peligro su tradicional concubinato con el poder político, pues aunque oficialmente no es religión oficial, en la práctica lo sigue siendo).
-Por qué no muestran el mismo interés por el pecado de soberbia, que todos los padres de la Iglesia consideran peor que los de la carne? (Porque el integrismo se basa básicamente en la soberbia, la exclusión, la prepotencia institucional, la estigmatizació n y la persecución).
-Por qué no demuestran el mismo interés por la mentira, dado que el mismo Jesucristo llama a los mentirosos “hijos del Diablo” y describe la mentira como propiamente una demoniaca? (Posiblemente por la gran hipocresía que se vive en ciertos ambientes eclesiales, donde la mentira debe ser no sólo bastante común sino todo un modus vivendi).
Que obedezcan lo que ellos mismos dicen creer, pues si fueran coherentes con el espíritu de su fe, desde luego que estarían muy ocupados como para estar tan centrados de esta manera como están en cuestiones sexuales-familiares , etc., y de la manera muy desproporcionada a veces de tocar estos temas respecto a otros con mucha más insistencia de Jesús y de los profetas.
“¡Ay de vosotros, maestros de la Ley y fariseos hipócritas, que pagáis a Dios el diezmo incluso de la menta, del hinojo y del comino, pero habéis abandonado las cosas más fundamentales de la Ley: la justicia, la misericordia, la fidelidad! Sería necesario cumplir esto sin dejar lo otro. Guías ciegos, que coláis un mosquito y os tragáis un camello” (Mateo 23:23-24).

Lo que el Fundamentalismo no quiere enfocar sino mantener en las tinieblas 01

SOBRE EL PLACER Y EL DOLOR
En cuanto al placer, por sí mismo, no es malo, como pretende cierto integrismo, de otro modo no lo hubiera creado Dios, que al crear el mundo dijo “que todo era bueno”.
El “Cantar de los Cantares” es francamente muy apasionado, nada que ver con una sexualidad timorata; de acuerdo que tenga una interpretació n alegórica y espiritual, pero no sólo alegórica, de otra forma el Espíritu hubiera elegido una temática literal menos sexual. Si lo hizo es por algo.
Lo que sí que es malo el placer como valor central, o sea, el egoísmo o si va frontalmente contra lo que dice la Palabra y en especial de lo que dijo Jesucristo.
Fomentar oficialmente las opiniones anti-placer como standard espiritual, es también una manera de fomentar la hipocresía colectiva entre la membresía.
“El amor cubrirá multitud de pecados”, dice la Palabra, lo cual desmiente cierta teología fundamentalista de que las prohibiciones y lo negativo es más central en el cristianismo que el Amor. Habla más de acción que de no-acción o prohibición. Así que centremonos en tratar con amor a toda persona. Claro que Amor es más que caricias o buenas palabras e incluso más que buenas intenciones. Amor puede ser sacrificio, tiene que ser generosidad (no necesariamente material), tiene que ser buena actitud y buena comunicación de lo mejor que hayas aprendido. Y, sobre todo, el amor son hechos reales y consuelo, saber dar ánimos y compartir, según una escala de valores la mejor posible, la menos egoísta posible. El amor verdadero no se puede contaminar, dice el apostól, además. Y Santiago remacha: “Hemos de ser juzgados por la perfecta ley: la de la libertad”. Y Pablo: “No os dejeis encadenar… si soportais a los que os abofetean… para eso fuímos demasiado débiles”: Siglos más tarde Agustín de Hipona (que no era ningún “liberal”) dijo: “Ten amor y haz lo que quieras”. Una ética de situación que da pánico a los nicolaítas que quieren sojuzgar y controlar al Pueblo de Dios, pues pueden perder afiliados (es decir=dinero) .

LA SOBERBIA, EL PECADO DIABÓLICO POR EXCELENCIA, CASI NUNCA SE COMENTA NI SE PREDICA EN IGLESIAS “EVANGÉLICAS” ¿POR QUÉ SERÁ?
En el cristianismo primitivo, siguiendo lo que dice la Biblia, queda muy claro que la soberbia es mucho peor que los pecados carnales: es la puerta del infierno, según la patrística (Agustín de Hipona). A menudo los religiosos integristas y ultramontanos caen en un orgullo espiritualista intolerante, evidentemente más parecido al de los fariseos que al sentir de Cristo, más del diablo que de Dios, sobre un fondo de práctica desequilibrada, insistiendo más en temas de reducida base bíblica y silenciando y volviendo opacos e invisibles otros mucho más importantes.

Lo que el Fundamentalismo no quiere enfocar sino mantener en las tinieblas 03

EL DOGMA Y EL ESPIRITU SANTO
Podemos sacar ciertas conclusiones de la lectura bíblica, y sin embargo aún así Dios se nos escapa porque El es soberano y superior a nuestras limitadas teologías, por muy ortodoxas o detalladas que puedan ser. Por eso también tenemos que entender que la actuación de Dios con el hombre es dinámica e histórica, y no dogmática y estática como pretende el fundamentalismo:
“Desde el punto de vista dogmático, David y Job se encontraban equivocados al discutir con Dios. Desde el punto de vista dogmático, el autor del libro de Ester se equivocó al no escribir una palabra de alabanza al Dios que había obrado una liberación tan grande para su pueblo. Desde el punto de mira dogmático, Juan el Bautista erró cuando, en la prisión, dudó del hecho que Jesús fuera el Mesías. Los dogmatistas podrían encontrar faltas incluso en el mismo Jesús. Pero la vida, incluso la vida religiosa, no se detiene por los dogmas. Prosigue su propio curso, un curso que a la razón a veces le parece alocado” “Nadie puede pensar sistemáticamente cuando tiene un fuerte dolor de muelas. Si se está crucificado con Cristo, ¿cómo uno puede pensar sistemáticamente?” (Richard Wurmbrand, pastor protestante de origen judío y lengua alemana, 1909-2001, donde pasó 14 años en prisiones de aislamiento rumanas y bajo torturas de las policías políticas fascista y comunista).
Dios es soberano y usa de quien sea (incluso de ateos y de fundamentalistas religiosos) para lo que él quiere. Y llena con su gracia a todo aquel que le es receptivo, a parte de otras muchas consideraciones (que sea prostituta, homosexual, integrista o ateo, pues Dios puede hacer muchas cosas en muchos sentidos a muchos niveles y de muchas maneras, y nunca dejará de sorprendernos). Nadie tiene derecho para decir a Dios cómo debe actuar, ningún creyente puede pretender ser más ortodoxo que el mismo Dios.

LA CENTRALIDAD BÍBLICA DE LA MISERICORDIA DE DIOS
Dios no ama el pecado pero ama el pecador, y es paciente y misericordioso y nos habla inteligentemente a un paso por delante de donde estemos, a veces con humor, otras con dolor, con dramatismo o con tranquila y suave inspiración. ¡Cuán equivocada está la gente que tiene la idea de pensar que la fe es algo soso, cuando es lo más intenso, transformador, dinámico y profundo que podamos imaginar!.
Otra idea fundamental es que Dios “tiene misericordia de los que tienen misericordia”. “Bienaventurados los misericordiosos porque ellos alcanzarán misericordia” (Cristo en el Sermón del Monte) y “la misericordia triunfa sobre juício” (Santiago), afirma la Palabra, y nos juzga según nosotros juzgamos y tratamos a los más necesitados (Sermón del Monte). O sea, que el camino está muy claro: el mundo está lleno de gente sin pastor, que nos necesita quizá desesperadamente, que necesita algo de ayuda, de comprensión y de cariño desinteresado. No es tan difícil darlo, de escuchar un poco a la gente. Eso es más importante que los mismos pecados, de lo contrario Cristo no hubiera afirmado tan rotundamente a los fariseos que las prostitutas irían por delante de ellos. La gracia es más importante que el diablo, el amor y la misericordia es más importante que los pecados, así que centremonos en la parte positiva, no en la negativa. En practicar el Evangelio y no en listas de prohibiciones que más que evitar el pecado lo promueven. Los fariseos tenían un listado de unas 300 prohibiciones según la Torah, que volvía automáticamente impuras a las masas campesinas de Judea, analfabetas e incapaces de aprenderse semejantes listados, de manera que ellos aparecían como “los separados para Dios”, que eso significa fariseo; y los pobres tuvieron que esperar a que Cristo “sintiera compasión de ellos, porque eran como ovejas sin pastor”. Así pues, “Tiene derecho a criticar, quien tiene un corazón dispuesto a ayudar” (Abraham Lincoln). Y esos fundamentalistas tan criticones y estirados…¿tienen el corazón dispuesto a ayudar? Algunos quizá sí pero muchos quizá no.

Lo que el Fundamentalismo no quiere enfocar sino mantener en las tinieblas 02

PROHIBICIONES Y PROPORCIONES PARA VIVIR EN LA VERDAD O EN LA FALSEDAD IMPUESTA POR LOS FALSOS HERMANOS
“Para tú el cielo es gris cuando es azul. Te prohíben ver la luz -¡no la cruz!-, la luz!” (“Bienvenidos al club de los olvidados”, canción de hiphop).
A ver si tenemos claro de una vez lo que es principal y lo priorizamos a lo que es secundario y no nos dejamos liar por enviados (falsos hermanos) del Poder mundano, en el que reina Satanás, como es el caso de tantos telepredicadores multimillonarios, asalariados indiferentes a la más elemental justicia, milagreros ruidosos o editores de libros como el español César Vidal, a sueldo de la cadena de los obispos romanistas españoles. “Cuelan el mosquito y tragan el camello” en palabras de Jesús. “Las prostitutas y los pecadores irán delante de vosotros en el Reino de los Cielos”.
“Jesus no dijo que seríamos conocidos por las respuestas que damos a la opinión pública, pero por nuestros frutos” (Philip Kenneson). El Evangelio en Occidente está altamente controlado, comercializado y dosificado al interés del repartidor y del consumidor. Sobre todo en América hay predicadores de iglesias ricas que poseen buenas mansiones y piden más dinero. Telepredicadores “fundamentalistas” –maniquís- que cambian de traje tres veces al día -y ¡ojo, marcas conocidas!, igual cobran por la propaganda- y predican –debidamente sesgado y enturbiado- al Jesús del establo. Estos asalariados se creen dignos, no sólo de sus salarios, sino de los intereses compuestos de sus cuentas bancarias. Manipulan y esquilan a gente bienintencionada con emocionalismos, con Apocalipsis inmediatos, con las “Malas Viejas” más que con las “Buenas Nuevas”.
En resumidas cuentas: hay que ir más allá de los tópicos y de las “razones” superficiales y manidas.

Anuncios

3 comentarios en “Lo que el Fundamentalismo no quiere enfocar sino mantener en las tinieblas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s