Ante la segregacion o discriminacion lingüistica

Ante la segregacions o discriminacion lingüistica 01

ANTE LA SEGREGACION O DISCRIMINACIÓN LINGÜÍSTICA

BASE BÍBLICA PARA EL USO DE LAS LENGUAS AUTÓCTONAS Y EL NO OLVIDARSE DE LOS PUEBLOS INDÍGENAS O AUTÓCTONOS (SIN ESTADO PROPIO NI IGLESIA NACIONAL PROPIA)

“Y muchas veces le echa en el fuego y en aguas, para matarle; mas, si puedes hacer algo, ayúdanos y ten misericordia de nosotros” (Marcos 9:22 )

Objeciones :
1) “El catalán (valenciano, mallorquín…), vasco, gallego, etc), uf, que asco!”

Respuesta:
Lo emocional y visceral no es digno de creyentes. Nosotros tenemos la Biblia como expresión de la voluntad de Dios para nosotros, no vanas emociones (y menos negativas y contrarias a los mandatos de amor). Decir cosas semejantes no es amar al pueblo autóctono: el Señor vino a salvar hombres completos (con su cuerpo, su psique, su idioma y cultura propia) y no sólo “almas” en abstracto y en el vacío. Pentecostés (Hech. 2) nos muestra el amor de Dios evangelizando a cada uno en su propia lengua: éste-y no tradiciones humanas de marginación y perjuicio- ha de ser nuestro punto de referencia como cristianos llamados al amor y la justicia.
A veces el Señor permite el racismo o la injusticia brutal porque los creyentes se niegan a hacer lo justo. Con esas brutalidades es más fácil discernir que hay lazos de maldad y yugos (Isaías 58:6) que hay que romper.
No habría que olvidarlo: Los que tenemos una lengua materna que no es la castellana también somos personas humanas y también somos cristianos, con los mismos derechos como Hijos de Dios. Todo derecho acaba donde empieza el derecho del prójimo: no hay derechos infinitos a costa de nuestro prójimo.

captura12

2) “Todos entienden el español”

Respuesta:
En Pentecostés, muchos de los oyentes entendían el griego, arameo y latín, sin embargo el Espíritu Santo no se limitó a las lenguas oficiales y con prestigio (con Estado, Ejército, César o Banca detrás ), sino que usó más de doce lenguas sin prestigio social, algunas sin escritura, “linguae uernae” decían en latín, de dónde viene la palabra “vernácula”, literalmente lengua de esclavos, de domésticos : la lengua materna, íntima del pensamiento y del inconsciente, porque es ésta la más sincera y la más cercana al espíritu, y porque no hay detrás intereses materialistas de prestigio y poder. En el caso valenciano, la lengua autóctona fue plenamente oficial (ni siquiera cooficial con el castellano) hasta 1707, cuando, después de la derrota de Almansa, las sabias leyes de Jaime I, fueron eliminadas de un plumazo, “por justo derecho de conquista….por las armas” (Decreto de Nueva Planta) del Ejército franco-castellano, e incluso se impuso el castellano, con la fuerza de las bayonetas, como lengua de la Iglesia Católica. Da idea del trauma histórico que esto supuso el que en refranero popular sea aún hoy muy viva la frase “Quan el mal ve d’Almansa a tots abasta” (Almansa fue el lugar donde ocurrió la batalla , perdida , por las tropas de la Corona de Aragón y sus aliados ingleses, que precedió a la ocupación militar del reino valenciano). Las iglesias evangélicas han heredado esta situación, pero tienen la voz profética que dice: “restituíd al agraviado, haced justicia…” (Isaías 1:17), y también: “el que cierra el oído al clamor del pobre, también él clamará y no será atendido” (Prov. 21:13). Así que, quien no quiera hacerlo por Justicia, al menos deberá plantearselo por conveniencia propia.

Ante la segregacions o discriminacion lingüistica 03

3) “El español es es más práctico, todos lo saben leer, etc.”

Respuesta :
De Justícia se habla muchas veces en la Biblia, pero de ser más o menos práctico ni siquiera una vez en positivo. Éste es un valor de la sociedad de consumo, bastante ajena al pensamiento bíblico. El pragmatismo es un falso dios de un evangelio demasiado comercializado, artículo de consumo para una sociedad injusta y sin valores. Es “otro”evangelio, no el Evangelio de Cristo.
Ante el Señor tenemos la obligación de buscar justicia y verdad, aunque sea impopular o se nos persiga o margine: ésa es precisamente la Bienaventuranza y la Cruz, y sin éstas no se construye la Iglesia del Señor, sino religiosidad fofa.
Si es verdad que la mitad de la población no sabe leer bien valenciano o la lengua regional o indígena que haya en esas tierras, la obligación de las autoridades tanto civiles como eclesiásticas es enseñarlo para Justicia, y no escurrir el bulto con “razones de mal pagador”. Si no saben es porque los han perseguido, acomplejado e inutilizado durante generaciones.

captura4

4) “¿Y los castellanos que no lo entendemos bien, y los que nos sentimos españoles, qué, no contamos en esto?”

Respuesta :
“El Señor envió a Natán a David; y viniendo a él, le dijo: Había dos hombres en una ciudad, el uno rico, y el otro pobre.  El rico tenía numerosas ovejas y vacas; pero el pobre no tenía más que una sola corderita, que él había comprado y criado, y que había crecido con él y con sus hijos juntamente, comiendo de su bocado y bebiendo de su vaso, y durmiendo en su seno; y la tenía como a una hija. Y vino uno de camino al hombre rico; y éste no quiso tomar de sus ovejas y de sus vacas, para guisar para el caminante que había venido a él, sino que tomó la oveja de aquel hombre pobre, y la preparó para aquel que había venido a él. Entonces se encendió el furor de David en gran manera contra aquel hombre, y dijo a Natán: Vive Jehová, que el que tal hizo es digno de muerte. Y debe pagar la cordera con cuatro tantos, porque hizo tal cosa, y no tuvo misericordia. Entonces dijo Natán a David: Tú eres aquel hombre…” (2 Samuel 12:1-7a).
Moralmente la discriminación lingüística es el mismo caso que el profeta Natán reprende al rey David por tomar la única esposa de su subordinado Urías, al cual llevó a la muerte colocándolo en lugar de mucho peligro en una guerra.
La gran mayoría de las iglesias evangélicas gallegas o valencianas, y prácticamente la totalidad de las iglesias de ciudades de más de cien mil habitantes, realizan el 100% de sus actividades internas y externas en castellano. Igual podríamos decir de las vascas. Sólo en Catalunya hay más iglesias bilingües. El pueblo autóctono tiene que olvidarse de lo suyo y “hacerse castellanos” (= “judaizarse”) para participar regularmente de la vida de la iglesia local. Como esos negros que se blanquean la piel para mejor integrarse en una sociedad blanca.
No existe ninguna discriminación contra los castellanohablantes; en cambio, contra los catalanohablantes, gallegohablantes, vascoparlantes, etc. la discriminación es casi absoluta, amparándose en la fuerza de la rutina y la injusticia heredada.
Los castellanoparlantes tienen más de 20 Estados donde su idioma es plenamente oficial (a costa a menudo de otros a los que han ido haciendo desaparecer con toda clase de violencias), mientras que los catalanoparlantes, vascos, guaraníes, mayas, etc. no tienen ninguno donde sea plenamente oficial ni puedan desarrollarse sin una presión sicológica despiadada contra su cultura nativa.
“…Así ha dicho Jehová, Dios de Israel: Yo te ungí por rey sobre Israel, y te libré de la mano de Saúl, y te di la casa de tu señor, y las mujeres de tu señor en tu seno; además te di la casa de Israel y de Judá; y si esto fuera poco, te habría añadido mucho más. ¿Por qué, pues, tuviste en poco la palabra de Jehová, haciendo lo malo delante de sus ojos? A Urías heteo heriste a espada, y tomaste por mujer a su mujer, y a él lo mataste con la espada de los hijos de Amón. Por lo cual ahora no se apartará jamás de tu casa la espada, por cuanto me menospreciaste, y tomaste la mujer de Urías heteo para que fuese tu mujer. Así ha dicho Jehová: He aquí yo haré levantar el mal sobre ti de tu misma casa, y tomaré tus mujeres delante de tus ojos, y las daré a tu prójimo, el cual yacerá con tus mujeres a la vista del sol. Porque tú lo hiciste en secreto; mas yo haré esto delante de todo Israel y a pleno sol” (2 Samuel 12:7b-12).
Por lo tanto, la sentencia del Señor parece indicar violencia (guerras civiles, dictaduras) e infidelidad sexual como castigo por la injusticia del rey. Y donde hay violencia hay miseria, por eso en los países de habla hispana lo normal es la pobreza, a diferencia de los anglosajones.
Si bien es cierto que al menos una cuarta parte de los miembros de las iglesias evangélicas son hablantes de la lengua regional o indígena que hay en esas tierras, esto no tiene ninguna consecuencia en la vida de estas iglesias, que ignoran el hecho ostentosamente, a falta de criterios con qué abordarlo. Aclarar estos criterios es el propósito de este escrito.
Esto hay que abordarlo ya porque no es buen testimonio que la iglesia vaya siempre a remolque de los hechos y que las autoridades civiles se nos adelanten en restituir al agraviado.
Para mejor revivir, integrar y evangelizar al pueblo autóctono es necesaria la creación de núcleos e iglesias bilingües primero y luego hablantes de la lengua regional o indígena que haya en esas tierras, con paciencia, ayuda mutua y en ejercicio de amor y tolerancia ,tal y como corresponde a hijos de la Luz. “Hermanos míos, que vuestra fe en nuestro glorioso Señor Jesucristo sea sin acepción de personas…” (Santiago 2:1-3).
No se trata pues de ir en contra de los sentimientos de nadie, sino de dar a cada cual lo que le corresponde, ser luz del mundo y actuar sin parcialidad, identificándonos con este pueblo, tal como hizo el Señor : “Porque ya conocéis la gracia de Nuestro Señor Jesucristo, que por amor a vosotros se hizo pobre…” (2ª Cor.8 :9 ). “A todos me he hecho todo, para que todo punto salva a algunos” (1ª Cor.9:22 ).Y este pueblo también merece nuestra identificación tal como gitanos y castellanoparlantes ya la tienen.

captura5

5) “Todos somos españoles, hay que hablar una lengua común para que cuando de Madrid o Sevilla vayan hermanos a Barcelona o Gandia o Menorca o Bilbao o Pontevedra ,…no se sientan extranjeros”

Respuesta :
Pablo era ciudadano romano (Hech. 22:26), pero judío de nación (Gál. 1:14; Hech . 24:17). Seguro que para agradar a los gentiles, la iglesia de Jerusalem no se puso a hablar en latín ni en griego. Los hispanohablantes son 300 millones, tienen de todo: estados, iglesias, televisiones, ejércitos, traducciones, bancos, etc. que respaldan su vida nacional. Los pueblos sin estado, en cambio, viven bajo constante presión y acoso, careciendo de muchas cosas básicas a veces en grado absoluto, sufriendo a menudo marginaciones y desprecios y no pudiéndose siquiera ampararse en las leyes porque, éstas, no se cumplen luego en la realidad . Los pueblos autóctonos sin Estado propio e iglesia nacional propia son auténticos indigentes culturales y espirituales que tienen que ser tenidos en cuenta como tales por la Iglesia para la Misericordia y Justicia de Dios. Lo que para los creyentes hispanohablantes es algo muy normal (tenerlo todo en su propia lengua en su país), para las ovejas dispersadas en el día de la tormenta (las nacionalidades sin Iglesia propia) es algo por ahora inalcanzable. Es muy injusto que, por defender los lujos de unos (los creyentes de Madrid o Sevilla tienen muchos sitios donde ir y vivir plenamente en su idioma), se prive a los otros de unos mínimos para subsistencia espiritual y cultural medianamente digna .Pues se trata, no de orgullo, sino de dignidad nacional, de no cometer vejaciones con el prójimo.
Las nacionalidades sin iglesia nacional necesitan unos mínimos puntos de referencia para que una correcta autoridad descienda sobre sus pueblos, que carecen de referencias espirituales inculturadas. Lo ideal es una estructura de autoridad espiritual autóctona, preocupada por todas las comarcas, lejos de la mentalidad y estructura colonialistas o colonizadoras.
Los valencianos somos ciudadanos españoles jurídicamente (porque la entidad política que gobierna es el Estado español), pero nuestra nacionalidad originaria es la catalana, ya que la repoblación de estos territorios durante la Reconquista fue básicamente de catalanes, tal como lo demuestran documentos históricos y buena parte de nuestros apellidos. Esto es un simple dato objetivo.
Si todos tenemos la ciudadanía española (aunque no la nacionalidad) y somos los creyentes hermanos, que sea para no discriminar y estar atentos a la misericordia, y no para que “unos españoles tengan facilidades y preferencia sobre otros”.Y ya no se trata de españoles sólo, pues no tiene sentido encerrarnos dentro de unas fronteras, siendo universal y misionera la vocación de la Iglesia. Que eso del “ser españoles” no se nos convierta en otro pretexto para defender nuestros privilegios frente a los desposeídos de ellos, los pobres del Tercer Mundo, por ejemplo. “Jehová envió a Natán a David y…le dijo: Había dos hombres en una ciudad, el uno rico y el otro pobre. El rico tenía muchas ovejas…(pero) tomó la oveja del pobre…no tuvo misericordia . Entonces dijo Natán a David : Tú eres aquel hombre…” (2ª Samuel 12:1-7). Rogamos pues por las misericordias del Señor que no suceda como le sucedió a David.

Ante la segregacions o discriminacion lingüistica 06

6) “Querer “multiplicar los idiomas”, ¿no será crear una nueva Babel, con divisiones y confrontaciones en Cristo?”

Respuesta :
El camino de vuelta de Babel, que el Señor dio, fue Pentecostés. Agustín de Hipona decía que “la verdadera iglesia universal habla todas las lenguas”. Cuando hay reuniones evangelísticas europeas y nos visitan extranjeros, se hablan diversas lenguas y se traducen en paz y concordia cristianas. ¿ Por qué siendo los valencianos ciudadanos españoles se nos niega un derecho que sí se les reconoce a los que no son ni españoles ni pagan diezmo o impuestos? . Aquí se ve claro que existe un prejuicio inconsciente que discrimina, en todos los continentes, a los pueblos indígenas simplemente por carecer del prestigio que da tener un Estado propio y una Iglesia nacional propia . Prestigio mundano, claro está, como pretexto para no ejercer misericordia. (El prestigio es un tipo de idolatría: “Todo te lo daré, si postrándote me adoras”). A los pueblos autóctonos se les mete en un círculo vicioso: como sus maneras de ser carecen de prestigio social, se les ignora tranquilamente. Si ellos exigen ser considerados y no se les atiende, pueden acabar pidiendo un Estado propio y una Iglesia nacional para poder desarrollarse con normalidad.
Entonces se les acusa de separatistas, insolidarios y divisionistas. En el fondo es una actitud bastante cómoda y desatenta por parte de quienes tienen todos los privilegios y la sartén por el mango. Y eso no viene del Señor. “Porque si en vuestra congregación entra un hombre con anillo de oro…y también un pobre…y dijereis al pobre: Estate tu allí en pie…¿No juzgáis en vosotros mismos, y venís a ser jueces de pensamientos malos?…¿No os oprimen los ricos…?” (Santiago 2 :1-10).
Los gitanos tienen su propia Iglesia nacional gitana y no por ello crean necesariamente ninguna división ni nadie se escandaliza. También alemanes, angloparlantes, etc. tienen sus propias iglesias aquí, en su propia lengua .A menudo se mitifica el significado de la Unidad, pues estar jun tos no significa necesariamente estar más unidos (a veces sucede lo contrario).Una unidad que no se base en la verdad y en la Justicia no vale la pena ser tenida en cuenta.
Martín Lutero rompió la unidad de la Iglesia, pero eso no es un mal mayor por sí mismo, puede ser bueno o un mal menor, si lo que se llama “iglesia del Señor” está actuando como no debe. Dios es la Justicia y la Verdad, y no se casa con nadie. “No fiéis en palabras de mentira diciendo: Templo de Jehová , templo de Jehová, templo de Jehová es éste. Pero si mejoraréis vuestros caminos y vuestras obras; si con verdad hicierais justicia entre el hombre y su prójimo…” (Jeremías 7:4-5).

captura7

7) “No tenemos por qué aceptar imposiciones que vengan de fuera de la iglesia local o que nos circunciden a nosotros o que nos pongan trabas a nuestra libertad”

Respuesta :
“El amor es la carga que nuestro Señor Jesucristo se digna a imponernos” (S. Agustín). No se trata de imponer sino de colaborar en ayuda mutua : “…para que…, con igualdad, la abundancia vuestra supla la escasez de ellos, para que también la abundancia de ellos supla la necesidad vuestra , para que haya igualdad, como está escrito: El que recogió mucho, no tuvo de más, y el que poco, no tuvo de menos” (2ª Cor. 8 :14-15).
Cierto pensador dijo que la injusticia desaparecerá cuando aquéllos a quienes no les afecte el daño, demostrasen tanta indignación como las propias víctimas.
Si Cristo, sin pecar, se identificó con el hombre incluso bautizándose, habrá que ver si sabemos identificarnos de verdad o si sólo proponemos un Evangelio “light”. Sin amor, la libertad es sólo injusticia, y los derechos sólo teoría.

Ante la segregacions o discriminacion lingüistica 08

8) “Por qué “tanta insistencia” en un tema secundario del que poca gente se preocupa? ¿No estaréis viendo una enfermedad donde no hay nada, o lo estaréis haciendo por revanchismo?”

Respuesta :
Decía Gandhi que la Verdad hay que repetirla mientras haya personas que no la crean. Según el amor, no hay temas secundarios, todo lo que daña la justicia y el amor es importante. Si hay quien “no lo ve” porque no le afecta directamente o porque él mismo ha accedido a circuncidarse alegremente sus señas de identidad “para ser cristiano” (como hicieran los gálatas a los que Pablo reprendía), no por ello el mal desaparece, pues ésa es la técnica del avestruz. “Curan la herida de la hija con liviandad diciendo: “Paz, paz”; y no hay paz” (Jer. 6:14, 8:11 ). Por más que pesen los siglos, donde se sembró opresión, no nacerá el sol de la justicia si no se restituye al agraviado.

captura9

9) “Todo eso suena, de alguna manera a política y nacionalismo, que puede degenerar en fanatismo o guerras”

Respuesta :
Hablar la lengua materna y adorar a Dios en ella públicamente y sin cortapisas constantes, ¿es nacionalismo? No usar para nada la lengua del pueblo autóctono, ¿es nacionalismo? (Que lo es: es entregar la Justicia de Dios a los designios del César. Es “política”). De alguna manera en la Biblia hay mucha gente que allí aparece y hace algún tipo de “política”: hay reyes, jueces, profetas, magistrados … Lo que hay que ver qué clase de “política” hacen : si según Dios o si contra la voluntad del Altísimo, si para Justicia o no. San Pablo no era nacionalista ni hacía política cuando decía: “Verdad digo en Cristo, no miento y mi conciencia me de testimonio en el Espíritu Santo, que tengo gran tristeza en mí corazón, porque deseara yo mismo estar separado de Cristo, por amor a mis hermanos, los que son mis parientes según la carne, los israelitas…” (Rom. 9:1-14 ). Tal sentir es natural en el corazón de todo creyente sincero, sólo que, como iglesia, hay que atender a todos sin favoritismos, y no sólo a una parte poniendo a la otra en servidumbre indigna. O sea, esforzándose por hacerlo en igualdad de condiciones y oportunidades. De lo contrario, la voz profética estará contra nosotros, y el Señor nos lo reclamará : “¿No sabéis que los injustos no heredarán el reino de Dios?. No erréis…” (1ª Cor. 6:9).
Sin esa Justicia y ayuda mutua, el reino de Dios no florecerá entre nosotros, y no seremos luz del mundo. “Porque juicio sin misericordia se hará con quien no se apiadase; y la misericordia triunfa sobre el juicio…Y si el hermano o hermana…tienen necesidad y alguno de vosotros les dice: Id en paz, calentaos y hartaos; pero no les dais lo necesario…” (Santiago 2:13,15-16).

captura10

YO, HABLARLE A DIOS DE TU, PASE, PERO HABLARLE EN VALENCIANO…

Anuncios

Un comentario en “Ante la segregacion o discriminacion lingüistica

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s