Qué es herodianismo – Parte 1ª Capitulo 3º

SECTAS JUDAICAS: LOS HERODIANOS

1ª PARTE: HERODIANISMO HISTÓRICO
CAPÍTULO 3º: LA HISTORIA

3.1. EL IMPERIO ROMANO REPITIÓ LA “JUGADA HERODIANA” CON LA MISMA IGLESIA.
“Pero ellos gritaron: ¡¡Fuera, fuera, crucifícale! Pilato les dijo: ¿A vuestro Rey he de crucificar? Respondieron los principales sacerdotes: No tenemos más rey que César” (Juan 19:15). Así pues, el clero judío, como en general todos los cleros de todas las épocas y países, tienen una fuerte tendencia a una actitud “herodiana”, servil, indigna, hacia el poder político, por más injusto y cruel que éste sea. Se trata de conservar el propio status social como servidores de una religión “del Poder”, de los ricos, aprobada por el César (por el Herodes de turno). Para ello renuncian tanto a la verdad espiritual como al amor a su projimo, al pueblo o a su propia Patria esclavizada por un Imperio extranjero (además, pagano). La actitud del clero no es cualquier cosa, es algo realmente indigno, deshonesto, es decir, no santo. Es básicamente la misma que la de los fariseos y casta sacerdotal de la época de Jesús.
Buena parte del clero de todo lugar y época son de esa pasta espiritual hecha de abstracciones, fantatismo inmisericorde y prejuícios.
Posteriormente a los tiempos bíblicos, los césares romanos repetirían la jugada, a través del clero “cristiano” y de los templos que les regalaban, con el cristianismo anteriormente mártir, que había podido resistir con victoria las persecuciones de los césares crueles y depravados.

Qué es herodianismo - Parte 1ª Capitulo 3º

Un obispo del s. IV, poco antes de la oficialización del cristianismo como religión de Estado en el Imperio Romano, un obispo denunciaba al Emperador Constancio como “anticristo” que perseguía controlar la Iglesia para sus fines de Poder político: “Ahora, por el contrario, luchamos contra un perseguidor engañoso, contra un enemigo adulador, contra el anticristo Constancio. Este … no nos aprisiona para librarnos, sino que nos honra en sus palacios para esclavizarnos; no aplica paso el tormento, pero tiene dominado el corazón; no corta cabezas con la espada, pero mata el alma con el oro… no combate para no ser vencido, sino que adula, para dominar. Confiesa a Cristo, para negarlo; se preocupa por la unidad para que no haya paz; reprime las herejías a fin de que no haya cristianos, honra a los obispos para que dejen de pastorear; construye iglesias para destruir la fe” (“Liber contra Constantium Imperatore”, una de las más lúcidas y contundentes denuncias contra el cesarismo clerical de los gobernantes, 360, Hilario de Poitiers, obispo).
Ese cesarismo o herodianismo (cesaropapismo, nacionalcatolicismo) se impuso a partir del emperador romano Teodosio el Grande (347-395) y sólo con la independencia norteamericana se consiguió la separación Estado-Iglesias, volviendo a existir un país donde las iglesias no fueran esclavas de los Herodes y Anticristos de turno, de sus reyes interesados en manipularlas para su propio provecho político. Eso trajo mucha bendición a Estados Unidos y lo llevó finalmente a ser la primera potencia mundial durante el s. XX.
Muchas veces a lo largo de la historia se han repetido las estrechas relaciones entre dictadores y asesinos en masa con integristas religiosos, por ej. los herodianos de las iglesias corrompidas e integristas de nuestra época. La crueldad y el sadismo del mundo con su homóloga, la crueldad y la ceguera religiosa. Y la necedad cómoda de muchos religiosos nominales que sólo acuden a calentar bancos bajo la excusa de “la obediencia debida”, sin tener en cuenta que el Nuevo Testamento habla de “sacerdocio universal” de todos los cristianos y que hay que desobedecer cuando alguien manda algo fuera de la voluntad de Dios expresada en las Escrituras, sea el rey, sea el papa, sea el presidente, el cura o el pastor.
En todo caso, aprende quien quiere aprender, como los de Berea, que amaban la verdad y la justicia. Va a la luz quien ama la luz. Pero hay quien ama las fuerzas de la oscuridad, de la opresión y del crimen. Por desgracia eso es así. Hay “falsos hermanos” contaminados del odio ambiental que ha respirado en el mundo. No quieren renunciar al odio y al negrerismo político que traen del mundo. Por ej., el antisemitismo en las iglesias data de antiguo, pues, tras las dos rebeliones judías, el antisemitismo era ideología oficial del Imperio y los antisemitas conversos lo introdujeron tempranamente en la iglesia. Hay personas que les gusta tener esclavos, tener al prójimo ofendido, sentado en tierra y despreciado, sin mucho razonamiento más. Es una enfermedad espiritual y psíquica que puede llamarse racismo o falta de amor al prójimo.

3.2. ¿PABLO DE TARSO, FAMILIAR DE LA FAMILIA DE HERODES?
El profesor Robert Eisenman de la Universidad Estatal de California, Long Beach, afirma que Pablo de Tarso era un miembro de la familia de Herodes el Grande. Profesor de Eisenman hace una conexión entre Pablo y un individuo identificado por Josefo como “Saulo” un pariente “de Agripa”. Otro elemento muy citado el caso de Pablo como un miembro de la familia de Herodes se encuentra en Romanos 16:11, donde Pablo escribe: “Saludad a Herodión, mi pariente”. Esta es una opinión minoritaria en la comunidad académica.

– – – ENLACES RELACIONADOS – – –
Anuncios

6 comentarios en “Qué es herodianismo – Parte 1ª Capitulo 3º

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s