Dogma Ortodoxo y “Sana Doctrina”

DOGMA ORTODOXO Y “SANA DOCTRINA”

ORTODOXIA
“Desgraciadamente, he podido observar personas muy ortodoxas en cuanto a doctrina, y que pueden repetir su credo con mucha facilidad y, aun así, el principal uso que hacen de su ortodoxia es de sentar y observar, con la intención de encontrar algo para criticar. Tan sólo pronuncia la primera frase, ya lo juzgan como heterodoxo: «Este hombre no retiene la sana doctrina. Dice cosas muy buenas, pero no es ortodoxo; estoy convencido de ello, sus expresiones lo delatan». Mil gramos por kilo no son lo suficiente para estos queridos hermanos a los cuales me refiero (…) Hacen uso de su conocimiento como un microscopio, por agrandar las más minúsculas diferencias. No dudo en afirmar que he encontrado personas que pretenden tener un conocimiento muy exacto de temas teológicos, pero que no conocen el verdadero significado de las cosas de Dios. Nunca han bebido de sus doctrinas, sino que, más bien, las han chupado en la boca para escupirlas a otros. La doctrina de la elección es una cosa, pero saber que Dios te ha predestinado, y producir los buenos frutos para los que fuiste elegido, es otra cosa totalmente distinta” (“Como leer la Biblia”, de Charles Haddon Spurgeon, 1834-1892. famoso predicador bautista británico).
No creo que “velar por la ortodoxia” tal como se entiende normalmente en círculos religiosos sea cosa positiva, más bien sirve, en la práctica, para momificar a la congregación, imponer dogmas de una manera idólatra y formalista, y silenciar a las voces proféticas. A menudo he comprobado un espíritu inquisitivo al estilo tradicionalista católico que no me parece nada aconsejable para dilucidar ni los problemas ni la verdad.
“La gente ha caido en una costumbre tonta de hablar de ortodoxia como de algo pesado, monótono y seguro. No hubo nunca nada tan peligrosa o bién algo tan emocionante como la ortodoxia. Era centrarse: y percibir correctamente es más dramático que estar loco. La Iglesia ortodoxa nunca seguía un curso domesticado ni aceptaba las convenciones; la Iglesia ortodoxa no fue nunca respetable. Es fácil ser un loco: es fácil ser un hereje. Es siempre fácil dejar la edad mental; lo difícil es mantenerse en la propia. Es siempre fácil ser un modernista; como lo es ser un esnob…Caer siempre es simple; puedes caer desde infinidad de ángulos, y sólo en uno te mantienes de pié. Caer en alguna de las modas, desde el Gnosticismo hasta la Ciencia Cristiana habría sido en efecto obvio y algo domesticado. Pero evitarlos ha sido toda una aventura trepidante; y a mi modo de ver el carro celestial vuela tronando a través de las edades, las aborrecidas herejías esparcidas y postradas, la verdad salvaje dando vueltas, pero de pié” (“Ortodoxia”, de G. K. Chesterton, escritor cristiano británico).

ORTODOXIA Y ESPIRITU SANTO
Naturalmente cualquier líder (y cada uno de nosotros, sobre todo si tenemos poder formal o humano) puede hacer eso, pero será intentar enjaular al Espíritu Santo, que es libertad, dice la Palabra. Y querer encerrar al Espíritu bajo mandamientos humanos es trabajo inútil y contraproducente, e incluso blasfemo. El Espíritu Santo, entonces, se mueve, como en la época de Cristo, en los márgenes: medio dentro medio fuera de las congregaciones oficiales. Ya que los griegos pedían sabiduría, los judíos milagros y poder y los fundamentalistas normas y prohibiciones, Dios les da a todos respuestas paradójicas para obligarles a pensar “más allá”. Pero hay cerrazón de corazón y se niegan a pensar “más allá”, es decir, “meta-noeseîn”, se niegan a arrepentirse de esa actitud parcial, cerril, obsesiva, no-libre. “O no habéis leído en la ley, como en la fiesta de reposo los sacerdotes al templo profanan el Sabbath, y son sin culpa? Pues os digo que uno mayor que el templo está aquí”. Los fariseos tenían muy en cuenta las palabras de la ley, pero no supieron discernir que Cristo era el Señor del Sabbath, el Señor del hombre, y el Señor de todo. Cuando hayamos aprendido alguna doctrina o precepto, o cualquier otra cosa, pidamos al Señor que nos haga sentir que hay algo de más grande que la simple letra impresa, y algo muchísimo mejor que la simple apariencia externa de la doctrina o precepto” (“Como leer la Biblia”, de Charles Haddon Spurgeon, 1834-1892. famoso predicador bautista británico).
El Espíritu utiliza a gente muy diversa de muy diversas maneras. Los dogmas pétreos lo que hacen es cerrar a los miembros y feligresía a esa vida espiritual y a esa rica libertad en Jesucristo. Quien censura y se pone de juez de la ortodoxia se arriesga también a desterrar la libertad cristiana de la congregación y a quedar fuera de la vida espiritual en solo Cristo, pasando a depender de los organigramas de mandamientos humanos y del poder mundano.
La fe no es prioritariamente la verbalización de dogmas (cosa que hasta un incrédulo puede repetir y además muy teatral y enfáticamente), sino la práctica del Amor de Dios en este mundo, a través del Espíritu Santo; quién no comprende esto es que aún no le ha amanecido Cristo.

DOGMA ORTODOXO Y “SANA DOCTRINA” 03

BIBLIA Y DOCTRINA
“Entre los judíos, especialmente en el Antiguo Testamento, las enseñanzas servían no para la comunicación de las verdades religiosas, sino más bien para traer esta enseñanza a la confrontación directa con la Divina Voluntad” (Dr. Gordon Fee, Catedrático novotestamentario del Regent College de Vancouver, Columbia británica, Canadá). “La crítica bíblica de alto nivel es preservada en el enclave particular del academicismo cristiano y se piensa como algo demasiado poco fructífero como para compartirlo con el feligrés medio, porque genera más preguntas de las que la Iglesia puede responder adecuadamente. Así que los líderes de la Iglesia prefirieron proteger a los creyentes simples de aquellos conceptos que no están entrenados para entender. De esta forma hizo su primera aparición esta cuña en constante crecimiento entre los cristianos académicos y el feligrés promedio” [John Shelby Spong, “Resurrection: Myth or Reality?”].
Las confesiones de fe…¿vienen tal cual en la Biblia? ¿Son bíblicas? No es que yo sea contrario a priori. Simplemente no las veo tan imprescindibles, ni tan infalibles. Hay conceptos, como por ej. “la Trinidad”, que son teológicos, pero no vienen en la Biblia. No veo que la “extrema claridad dogmática” sea garantía de nada. Históricamente no lo ha sido. No es sólo la verbalización lo que aclara las cosas sino también -y más- la praxis (los frutos espirituales, las Bienaventuranzas evangélicas). El ministerio de Jesucristo fue una discusión continua contra el ritualismo y la verbalización autoafirmativa de fariseos y saduceos. Por esto la dogmática no debe de ser tan importante. La Biblia es un libro de historias con toda clase de implicaciones (a veces variables por épocas) pero no es un absoluto monolitismo dogmático, es mucho más dinámica que eso. Resulta más aclaratorio y práctico regalar nuevos testamentos para distribución o dar un buen ejemplo práctico de ayuda que ponernos en altos debates teológicos, que a menudo han llevado a tantas divisiones e incluso odios y violencias. Y más nos valdría la práctica que tanta teología de discusión.
Es como el púlpito: ¿dónde viene el púlpito en la Biblia? Los cristianos primitivos podían compartir todos con libertad, preguntar, dialogar en sus reuniones. El púlpito es un arma por la que un clero abusador con poder puramente humano impone la censura a sus “amados hermanos” en nombre de lo que llaman “orden” (es decir, de “su” organización).

SOBERANÍA DE DIOS, LIBERTAD Y OBRAS
“Jesús dice que “en Espíritu y en verdad”. Se trata de la Providencia y soberanía de Dios que da la gracia al creyente y no de otra cosa. La salvación no es un ritual, sino la libertad del Espíritu Santo, tal y como viene a Juan 3 o en la Epístola de Jaime: “Debéis ser juzgados por la ley de la libertad”. “El apóstol S. Pablo dice: “Vosotros habéis sido llamados a ser libres” (Gálatas 5:13). Nuestra libertad consiste en no ser obligados a todo lo que los antiguos debían observar, por el contrario, abolida aquella selva de pecados –por decirlo de alguna manera- y concedida la abundancia de remedios, quedamos obligados a pocos preceptos si bien necesarios” (“Exhortación a la penitencia” del obispo Pacianus de Barcelona, 370-390).
Si resulta que Pablo dice que no seremos salvados por la ley (por los rituales de la ley), ¿cómo es que la Iglesia Católica y otras iglesias pretenden poner la salvación no en Cristo, sino en los rituales sacramentales, en catecismos dogmatistas y, aún peor, en las reglas humanas de cada una (en la asistencia, el diezmo, la obediencia absoluta “al pastor” o “al líder”? Esto es “otro evangelio” (= Anatema). El ritualismo o el dogmatismo estricto por encima de la gracia de Cristo es anatema, casi roza la superstición y no sirve nada si no hay una voluntad sincera y obediente de corazón a la Palabra de Dios, porque se queda en una especie de “magia-potagia” y, aún peor, quizás en una burla a la voluntad de Dios.
Aunque en iglesias carismáticas y pentecostales se insiste mucho en los ministerios y dones del Espíritu, en realidad Jesucristo no insistió mucho en los dones sino en los frutos, es más, rechaza los dones como peligrosos si no hay frutos (es decir, exactamente lo contrario que lo que se suele decir en aquellas iglesias): “No todo el que Me dice: Señor, Señor, entrará en el reino de los cielos, sino el que hace la voluntad de Mi Padre que está en los cielos. Muchos Me dirán en aquel día: Señor, Señor, ¿no profetizamos en Tu Nombre, y en Tu Nombre echamos fuera demonios, y en Tu Nombre hicimos muchos milagros? Y entonces les declararé: Nunca os conocí; apartaos de mí hacedores de maldad” (Mateo 7:21-23).

“No es buen árbol el que da malos frutos, ni árbol malo el que da buen fruto. Porque cada árbol se conoce por su fruto; pues no se cosechan higos de los espinos, ni de las zarzas se vendimian uvas. El hombre bueno, del buen tesoro de su corazón saca lo bueno; y el hombre malo, del mal tesoro de su corazón saca lo malo; porque de la abundancia del corazón habla la boca” (Lucas 6:43-49).
Jesucristo no insiste más en las prohibiciones que en la fidelidad y en la bondad “de corazón”.

DOGMA ORTODOXO Y “SANA DOCTRINA” 02

REVELACIONES Y CONGELACIÓN
“Sólo la Biblia”. Como orientación básica, vale. Pero la vida misma puede ser una “revelación extrabíblica” continua, porque todo no puede venir incluido en la Biblia, puesto que la Biblia no es ninguna superenciclopedia de la espiritualidad. Ahora bien, también pienso que la Palabra siempre será orientativa frente a las tendencias subjectivistas, que igualmente pueden revestirse de dogma como de misticismo o de cualquier otra cosa. “Comprender la Palabra de Dios no significa necesariamente que conozcamos el Dios de la Palabra” (Chip Brogden, autor cristiano). “Se puede tener conocimiento teológico y espiritualmente ser ignorante” (Stephen Charnock, B.D., 1628-1680, autor protestante inglés). Quién no vive el Evangelio a fondo será espiritualmente ignorante, por más que se sepa la Biblia de memoria.
Debemos tener paciencia y humildad y no querer tenerlo todo absolutamente racionalizado y transformado en recetas repetitivas, porque la Biblia son historias interactivas entre Dios y los hombres más que dogmas (el despliegue de la ley de Dios y de la gracia para el hombre han sido paulatinos, normalmente podríamos decir que a más pecado y problemas, más leyes y finalmente más gracia). Esa es la ley de la libertad espiritual para todo hijo de Dios.
“La única cosa que el Nuevo Testamento nos prohíbe hacer es tratarlo como si fuera un documento estático para ser utilizado como juego de textos de prueba para soluciones instantáneas a problemas contemporáneos complejos y controvertidos. Aprovecharse del Nuevo Testamento de este modo es negar el carácter dinámico y fracasar en darse cuenta que la Palabra se ha de aplicar en un contexto específico… Una interpretación estática del Nuevo Testamento es la consecuencia de una cristologia helada” (Karl Paul Donfried, *1940, profesor de teología novotestamentaria americano-alemán).

DOGMA Y MISTICA
Contraponer dogma a misticismo me parece un dilema en falso: no hay soberanía humana y por lo tanto no hay un antídoto teológico o dogmático perfecto a nada. Además la fe cristiana es vida, no simples creencias teóricas. En las iglesias he conocido mucha gente aparentemente muy ortodoxa que después no ayudan a nada para lo bueno: fe muerta o al menos inutilizada o subdesarrollada. Toda “experiencia”, sentimiento, misticismo, etc. se debe comparar con la Palabra. De lo contrario tendríamos una pila de locos rematados entre los “cristianos”,  y de hecho algunos así se ven. Ahora bien, la pretensión de las confesiones de querer “resumir” a Dios en una serie de dogmas perfectamente ordenados y claros de aceptación obligatoria bajo pena de anatema sólo servirá para desplazar el acento hacia la verbalización y quitárselo a los Evangelios, es decir, al Jesús real e histórico y al Reino de Dios en la tierra. Claramente podemos ver en la Biblia que Dios no funciona así y cuando los hombres han querido encajonarlo demasiado es porque se han fosilizado espiritualmente. La Palabra es dinámica y multiforme, no un simple dogma impositivo que si no dices que sí incondicionalmente ya pasas a ser un hereje. Pero hay …“Los que sienten a Dios como luz y los que lo sienten como normas” (J. Joubert).

DOGMA ORTODOXO Y “SANA DOCTRINA” 05

EL HEREJE Y EL INQUISIDOR
¿Qué es peor, un hereje (una persona equivocada) o un inquisidor (uno que quiere imponer en toda ocasión todo el dogma según la versión oficial, la rutina)? A mi parecer el inquisidor es peor porque no tolera la libertad con qué Dios nos creó, ni da tiempo a la evolución espiritual del prójimo, carece de paciencia y de humildad, y pretende juzgar y actuar como si él fuera Dios, y, además de ir equivocado, cuenta con la fuerza bruta del poder y de las mayorías sociológicas, puede intentar destruir o silenciar voces valiosas al confundirlas con herejes, como la de descubridores, profetas o científicos, sabios y cristianos de verdad que viven la fe en vez de helarla en dogmas de mera verbalización; y todo desde la soberbia mental -el peor de los pecados-, y la crueldad. Allá dónde el inquisidor triunfó, como en España, la tierra quedó yerma y en tinieblas, llena de maldad y de terror. “Tenemos suficiente religión para hacernos odiar, pero no la suficiente para amarnos los unos a los otros” [Jonathan Swift, escritor irlandés].
“El cristianismo no es seguir ciegamente una lista de reglas, sino que, más bien, es construir una relación con Vós, Señor” (Cliff Jennings).
“No enterremos nuestra maravillosa ortodoxia en la fosa peligrosa de un espúreo conservadurismo” (Abraham Kuyper, famoso predicador calvinista holandés, Sermón, “Conservadurismo y Ortodoxia”, Utrecht, 31 de julio de 1870, en Abraham Kuyper una Biografía, Fank Vanden Berg, Paideia Press, 1978.p 49).

EN LA BIBLIA…
La historia bíblica es un despliegue, y en cierto modo, una readaptación de Dios a la situación caída del hombre. Las declaraciones de fe, que nunca serán la misma Biblia, que no habla tanto de dogmas o puntos de fe como de historias dinámicas, vitales. De retos.
La Biblia no es un compendio de principios dogmáticos implacables bajo forma histórica (cómo interpretan, poco más o menos, los fundamentalistas), sino dinamismo en relación a la propia conciencia y a un Dios que es el Amor Perfecto que no encontramos en la tierra. No se trata de “relativizar” la Biblia, pero se puede comprobar que, en la misma Biblia, la Providencia actúa así. Y parece claro que no tiene nada a ver con las tradiciones humanas, a menudo paganas, que las iglesias y especialmente la Romana, introducen en la praxis de su “cristianismo oficial”. Tales tradiciones no suelen tener interés en muchos valores éticos ni vitales, es pragmatismo materialista revestido de religiosismo huero.
“La sana doctrina mentalmente asentada no son un fin en sí misma, sino que sólo debe ser la entrada a una comunión personal y afectuosa con Dios” (Letters of Francis Schaeffer, escritor evangélico conservador crítico). “Si tendemos hacia el absolutismo bíblico (“la religión del Libro”), cómo podemos evitar de hacer del Nuevo Testamento una Torah cristiana y de el evangelio una nueva ley? Una vez que hacemos esto, el fascismo religioso con toda su fealdad sectaria no puede andar ya lejos. Es de mucho mejor un cristiano equivocado (un hereje) que ha cogido de alguna manera el Espíritu de Cristo que un protestante ortodoxo que piensa que el Espíritu le es comunicado a través de la letra de la teología correcta” (Robert D. Brinsmead, teólogo protestante exadventista).

PREJUÍCIO POTENCIALMENTE ASESINO
Durante la época de Jesús estaba muy mal visto entre los judíos que un religioso hablara con mujeres. Jesús no sólo hablaba, sino que le seguían mujeres e incluso trataba con prostitutas, borrachos, colaboracionistas (de la Hacienda de los ocupantes romanos), celotes/independentistas (como Simón y otros) y toda clase de gente, sin ningún prejuicio (no sería de extrañar que ahora los “protestantes conservadores” desconfiarían de Jesús si lo vieran hablar, pongamos por caso, con okupas). Por esto los ortodoxos estaban escandalizados y espeluznados: desafiaba todos los prejuicios instaurados socialmente, y tanto más peligroso porque hacía milagros y tanta gente le seguían detrás teniéndolo por profeta o Mesías. Para mantener su poder corrupto no vieron más salida que intrigar con los ocupantes romanos (los judíos no podían sentenciar a muerte) para asesinar el líder “heterodoxo”, “violador del dogma”. El prejuicio es potencialmente asesino porque la mentira llama a la violencia, y a lo largo de la Historia esto es una constante, igual que pasó con la muerte de Jesús. “[Los valdenses] afirmaban creencias rigurosamente ortodoxas, pero aplicaban literalmente el concepto de la pobreza apostólica y existían al margen de la estructura de organización de la Iglesia. Por consiguiente, el clero consideró una amenaza a los valdenses. Como dijo Walter Map, después de conocer a algunos en Roma en 1179: ‘Andan en parejas, […] desposeídos de todo, manteniendo todas las cosas en común como los Apóstoles… si los aceptamos, seremos eliminados'” [Paul Johnson, “Historia del Cristianismo”]. Por eso valdenses, hugonotes, anabaptistas y otros fueron masacrados no sólo por católicos y franceses, sino incluso por nobles luteranos alemanes.
“Aparece entonces, no la búsqueda de la Verdad que Dios es, sino la certeza que idolatra un sistema de proposiciones dogmáticas y canónicas, y que olvida que el misterio no se deja coger, que se desliza más allá de todas las fórmulas y se vela en cada revelación. Por eso no puede ser manipulado por intereses religiosos y eclesiásticos. Si la religión puede hacer el bién todavía mejor hecho y es dónde el misterio queda más diáfanamente patente, cuando se la manipula y degrada como herramienta de poder, hace peor el mal, más tiránico el fanatismo y más venenosa la malicia” (“Hablemos de la otra vida”, Leonardo Boff, teólogo brasileño perseguido por la tenebrosa Curia Vaticana, ex-sacerdote católico).  Un famoso genocida lo explica así: “He seguido [a la Iglesia] al darle al programa de nuestro partido el carácter de finalidad inalterable, como el Credo. La Iglesia nunca ha permitido que se interfiriera con el Credo. Hace mil quinientos años que fue formulado, pero cada sugerencia de que fuera corregido, cada crítica lógica o ataque sobre él, han sido rechazados. La Iglesia se ha dado cuenta de que cualquier cosa y todo puede ser cimentado sobre un documento de esta clase, sin importar cuán contradictorio o irreconciliable con él sea. Los fieles se lo tragarán entero, siempre que al razonamiento lógico no se le permita nunca tocarlo” [Adolf Hitler, “Rauschning”, “La voz de la destrucción”].
O dicho con ironía: “El hombre es un Animal Religioso. El hombre es el único Animal Religioso. Es el único animal que tiene la Verdadera Religión — varias de ellas. Es el único animal que ama a su prójimo como a sí mismo y lo degüella si su teología no es la correcta” [Mark Twain, “Letters from the Earth”].

DOGMA ORTODOXO Y “SANA DOCTRINA” 04

EL ESPÍRITU SANTO ES LIBRE Y NO SE DEJA ENJAULAR
A mi parecer el Espíritu puede utilizar cualquier persona para cosas concretas en momentos concretos, no exige una ortodoxia superestructurada. Quizás a menudo creamos que otro dice o comete muchas barbaridades, pero esto suele ser porque no nos hemos visto lo suficiente a nosotros mismos. Podemos ir con una lupa de versículos analizando lo que hacen otros, aun así, que quizás otro haga cosas poco ortodoxas no garantiza que nuestra ortodoxia dé buenos frutos ni tampoco que Dios no lo pueda usar en uno u otro asunto. En general, no damos para más porque somos humanos y esto lo deberemos tener claro como el sol del mediodía, pero siempre se nos olvida, y caemos en una intolerancia impaciente y falta de amor. Debemos ser muy conscientes de nuestras limitaciones y de nuestro lugar (que no es el de Dios). Dios no es un dogma. Las personas no son para el dogma, sino al revés. “Vuestro pensamiento es un antiguo dogma que no puede cambiarte, ni tú a él. El mío es nuevo y me reta y yo a él, día y noche” (Jalil Gibran).
Dios reparte su Santo Espíritu en toda carne según las buenas predisposiciones de cada cual, pese a que estén equivocados respecto a diversos puntos, incluso a muchos. Por favor, por lo tanto, no intentemos limitar a Dios ni quedárnoslo en propiedad, ni a desconfiar tan radicalmente de la obra divina en nuestros prójimos, porque no es “Dios mío” sino “Dios nuestro”.
“La Sagrada Escritura llama neumático o espiritual sólo lo que produce el Espíritu Santo, que nos implanta Jesucristo como Señor y Salvador. Psíquico, “anímico”, llama la Escritura el que proviene de los instintos naturales, fuerzas o disposiciones del alma humana (…) En la comunidad espiritual reina sólo la Palabra de Dios, en la comunidad anímica reina junto con la Palabra, también, el hombre dotado con fuerzas especiales, experiencias y aptitudes mágico-sugestivas (…) Allí todo poder, gloria y majestad son dados al Espíritu Santo, y aquí buscan y cultivan el poder, influencias de estilo personal, ciertamente solo se trata de hombres piadosos con la intención de servir lo mejor y más elevado, pero en realidad, no obstante, para destronar el Espíritu Santo y alejarse a distancias irreales. La única realidad que queda aquí es la anímica. Así que allí reina el espíritu, aquí la psico-técnica, el método; allí el amor inocente, psicológico, pnemotódico que ayuda al hermano, aquí el análisis psicológico y su reconstrucción; allí el humilde y sencillo servicio al hermano, aquí el tratamiento científico y calculador de un hombre lejano” (“La espiritualidad de la comunidad cristiana” en “Vivir en Comunidad”, 1937, de Dietrich Bonhöffer, 1906-1945, pastor evangélico de la Iglesia Confesante -antihitleriana).

PECADOS TIPIFICADOS Y LOS “DESCATALOGADOS”
Hay pecados más materiales (hurtos, sexuales, blasfemar…) y otros más “espirituales” e invisibles (soberbia, envidia, malicia, mentira, deseo de dominación…). En cuanto que más “invisibles” son más manipulables, más fáciles de esconder, por eso los líderes abusan de ellos e incluso los patrocinan.
Una doctrina que se basa en obras humanas para la salvación tendrá inevitablemente tendencia al orgullo. Y si es en obras rituales (que, como explican las epístolas de Pablo, pueden ir contra la Gracia), el orgullo recaerá sobre la institución que administra los rituales, es decir, el clero y el organigrama eclesial, y precisamente esto, la organización humana y el liderazgo, es lo que más se pudrirá espiritualmente, y es lo que pasa en las distintas iglesias estructuradas. “Pero aquellos que, soberbios y engreídos por parecerles que poseen la más sublime doctrina, no atienden al Maestro quien les dice: Aprended de mí que soy manso y humilde de corazón, y encontraréis descanso para vuestras almas; y aunque conocieron a Dios, no Lo glorificaron cómo le correspondía, ni le dan gracias; antes se envanecen con sus propios pensamientos, y su zafio corazón se cubre de tinieblas” (“Confesiones”, de Agustín de Hipona, 354-430, Padre de la Iglesia, filósofo y teólogo latinoafricano).

DOGMA ORTODOXO Y “SANA DOCTRINA” 01

ETICA Y AMOR
“Los que se acercan al conocimiento sin la práctica, lo que hacen es usurparlo; aunque, bien mirado, en vez de la verdad, usurpan su imagen. El conocimiento en realidad sólo lo encontramos en las palabras de quienes viven crucificados en su vida y aspiran la vida desde dentro de la muerte” (Centurias, 1:26 de Isaac de Nínive o el Siríaco, s. VII, impresa en traducción latina el 1497 en Barcelona, en los talleres de Jaume de Gumiel como Liber abbatis Ysach de ordinatione anime).
“La palabra obispo originariamente quería decir pastor principal, el más avanzado en la fe, el hombre que daba su vida por las ovejas en tiempos de persecución. Ahora, sin embargo, es alguien con ciertos conocimientos académicos, elegido por hombres que a menudo ellos mismos ni son hijos de Dios. Aún antes de mi arresto, todos nuestros obispos ortodoxos, salvo uno, habían claudicado frente a las acusaciones del régimen comunista. El obispo reformado hizo igual. Ahora alaban el sistema y denuncian a sus ovejas… los que piensan esos sistemas teológicos y los escribieron en tan perfecto orden, ¿llevaron nunca la cruz? Nadie puede pensar sistemáticamente cuando tiene un fuerte dolor de muelas. Si se está crucificado con Cristo, ¿como puede pensar sistemáticamente?” (Richard Wurmbrand, pastor juevomesiánico-protestante-de lengua alemana, 1909-2001, mártir en Rumanía, donde pasó 14 años en cárceles de aislamiento nazis y comunistas y bajo torturas).
“Lamentablemente, a medida que el periodo del Antiguo Testamento había ido evolucionando, esas palabras (“puro”, “sin mancha”) fueron tomando más bien un sentido de corrección en las formas religiosas. Jaime rescata la demanda profética que Dios desea gente pura antes que ceremonias puras” (“Santiago: una fe en acción”, 1985, de Joel C. Gregory). “Las enseñanzas éticas se debilitan si están atadas a dogmas que no soportan análisis” [Margaret Knight, “Morals Without Religion”, 1955].
“Pero ay de vosotros, fariseos, que pagáis el diezmo de la menta, de la ruda y de cualquier legumbre, pero dejáis de lado la justicia y el amor de Dios! Debíais cumplir esto, sin pasar por alto lo otro” (Jesucristo en Lucas 11:42). “Verdad sin entusiasmo, moralidad fría, ritual sin vida, son cosas que Cristo condenó rotundamente. Con carencia de fuego la religión se convierte una filosofía sin Dios, un sistema ético o una superstición” (S. Chadwick). “En el monasterio había una serie de reglas, pero el Maestro no dejaba de prevenir contra la tiranía de la ley. La obediencia observa las reglas, solía decir el Maestro, pero el amor sabe muy bién cuando debe romperlas” (Anthony de Mello, S. J., 1931-1987, jesuita de la India). La única religión correcta es amar, pese a que la gente no se lo merezca demasiado. Dios ama a través de quienes realmente creen, los creyentes deben ser la caricia divina al mundo. Es un deber precioso, más allá de la ley.  Pero…“A vosotros os conozco y sé que no tenéis dentro de vosotros el amor de Dios” (Evangelio de Juan 5:42).

— ENLACES RELACIONADOS —

Anuncios

4 comentarios en “Dogma Ortodoxo y “Sana Doctrina”

  1. “¿Qué es peor, un hereje (una persona equivocada) o un inquisidor (uno que quiere imponer en toda ocasión todo el dogma según la versión oficial, la rutina)? A mi parecer el inquisidor es peor porque no tolera la libertad con qué Dios nos creó, ni da tiempo a la evolución espiritual del prójimo, carece de paciencia y de humildad, y pretende juzgar y actuar como si él fuera Dios, y, además de ir equivocado, cuenta con la fuerza bruta del poder y de las mayorías sociológicas, puede intentar destruir o silenciar voces valiosas al confundirlas con herejes, como la de descubridores, profetas o científicos, sabios y cristianos de verdad que viven la fe en vez de helarla en dogmas de mera verbalización; y todo desde la soberbia mental -el peor de los pecados-, y la crueldad.”

    Brutal!
    Qui ha de recórrer a la força per defensar la Voluntat de Déu es converteix en un oximoron vivent.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s