Tradición o Bíblia

TRADICIÓN O BIBLIA

El Concilio de Trento en la 4ª sesión puso a la tradición (romana) a la misma altura que las Escrituras, con lo que legalizaban una situación “de hecho”: la introducción sucesiva de diversos dogmas no contenidos en los textos bíblicos, lo cual había acaecido, básicamente, a partir del siglo VII.
Sin embargo, en el evangelio se nos prohibe hacer caso a las tradiciones humanas (rutinas religiosas, ritos, supersticiones paganas “cristianizadas”, etc.), tan abundantes entre todos los grupos cristianos y especialmente entre los más antiguos. Jesús reprochaba a los fariseos, diciendo: “Vosotros habéis invalidado la Palabra de Dios por vuestras tradiciones” (Marcos 7:13). “Hipócritas, bien profetizó de vosotros Isaías diciendo: de labios me honran; mas su corazón está lejos de mí, enseñando doctrinas y mandamientos de hombres” (Mateo 15:7-9). También escribía S. Pablo: “Mirad que nadie os engañe con filosofías y vanas sutilezas según la tradición de los hombres…y no según Cristo” (Colosenses 2:8). “Si alguien anunciare otro Evangelio distinto del que os hemos anunciado sea anatema” (Gálatas 1:8).
Por lo demás, el Evangelio es de por sí suficiente y bastante claro para no necesitar de tradiciones complementarias. Véase: Lucas 1:3-4; Salmos 119:105 y 139; 2º Corintios 4:3-4; Timoteo 3:16.

Los padres de la Iglesia de los primeros siglos también advierten contra las tradiciones, que rápidamente enraízan en el corazón humano. Ireneo escribe: “Las Escrituras son perfectas, porque son la Palabra de Dios dictada por el Espíritu; sólo ellas son la tradición apostólica manifestada al mundo entero y mediante las cuales en la Iglesia se dirige claramente a quien desea conocer la verdad” (Adv. Hacr., III). Escribe Cipriano (Epís.71): “¡Qué orgullo y presunción colocar en el mismo nivel las tradiciones humanas y las ordenanzas divinas!”.
Y Jerónimo (Adv.Helv.): “Las cosas que se inventan  bajo el nombre de tradición apostólica, sin la autoridad  de las Escrituras, son castigadas con el estoque de Dios”.
Crisóstomo (en Mat. Hom.49): “Perecerá aquel que recurre a otras cosas que no sea a las Sagradas Escrituras”.
Agustín (De Doctr .Christ .II, 12: “Sólo me someto a la autoridad de los libros canónicos y nada más”.
Esto lo que decían los cristianos primitivos antes de verse mezclados con intereses estatales, económicos y políticos y con disputas entre autoridades seculares: Antes de que la Iglesia fuera tomada al asalto por gentes que querían medrar y controlar tan influyente organización, a partir de su oficialización como “religión de Estado” por Teodosio (emperador romano de finales del s . IV).

Tradición o Bíblia

Guardar la Palabra de Dios y no prestar atención a las tradiciones rituales
Mateo 15:1-3: Entonces vinieron a Jesús de Jerusalén unos fariseos y escribas, diciendo: ¿Por qué Tus discípulos quebrantan la tradición de los ancianos? Pues no se lavan las manos cuando comen pan. Respondiendo Él, les dijo: ¿Por qué también vosotros quebrantáis el mandamiento de Dios por causa de vuestra tradición?. 6  Ya no ha de honrar a su padre o a su madre. Así habéis invalidado la palabra de Dios por causa de vuestra tradición.

Los judíos fanáticos acusaron a los discípulos del Señor diciendo que habían quebrantado su tradición, pero el Señor los condenó a ellos por quebrantar el mandamiento de Dios a causa de su tradición. Ellos prestaban atención a su tradición, pero no hacían caso del mandamiento de Dios. En principio, hoy en día la gente religiosa hace lo mismo. En el encuentro que el Señor Jesús tuvo con los fariseos, el Señor no prestó atención a las tradiciones de ellos. Por el contrario, les refirió la palabra de Dios. En principio, sucede lo mismo hoy en día. Los hombres continúan invalidando la palabra de Dios por causa de sus tradiciones, y nosotros somos acusados por no guardar tales tradiciones.

Al contestar a los que acusaban a Sus discípulos, el Señor parecía decir: “Vosotros fariseos acusáis a Mis discípulos de quebrantar vuestras tradiciones. Pero necesitáis ver que vosotros mismos habéis quebrantado los mandamientos de Dios por causa de éstas, y lo seguís haciendo”.
De esta manera el Señor los trajo de regreso a la Palabra pura, mostrándoles la diferencia entre los mandamientos de Dios y las tradiciones de los hombres. Es lo mismo que sucede hoy en día. Nosotros somos acusados de no seguir la iglesia histórica, esto es, de no seguir las tradiciones. Nosotros contestamos que debemos volver a la Palabra pura y no prestar atención a las tradiciones de la iglesia histórica.

— ENLACE RELACIONADO —
Anuncios

2 comentarios en “Tradición o Bíblia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s