Constantino y los herodianos

Constantinismo, o la continuación de Herodes

Al servicio del Imperio, la abominación de juntar la sangre de la espada con el altar.
El punto de viraje para esta nueva religión en el Imperio Romano fue el año 313 E.C., la fecha de la supuesta conversión del emperador Constantino al “cristianismo”. ¿Cómo tuvo lugar esta conversión?
En 306 E.C., Constantino sucedió a su padre, y con el tiempo, llegó a gobernar el Imperio Romano junto con Licinio. En Constantino influyó la devoción de su madre al cristianismo y su propia creencia de que había recibido protección divina. Antes de entrar en una batalla cerca de Roma en el puente Silvio en 312 E.C., alegó que se le dijo en un sueño que pintara un monograma “cristiano” – las letras griegas rho, las primeras dos letras del nombre de Cristo en griego – en los escudos de sus soldados. Con este ‘talismán sagrado’, las fuerzas de Constantino derrotaron a su enemigo Majencio.
Poco después de ganar la batalla, Constantino afirmó que se había hecho creyente, aunque no se bautizó sino hasta poco antes de su muerte unos 24 años después. Obtuvo el apoyo de los que afirmaban ser cristianos en su imperio por “adoptar [las letras griegas] Rho [Arte: caracteres griegos] como su emblema […] Sin embargo, el Rho ya se había usado como ligadura [unión de letras] tanto en contextos paganos como cristianos” (The Crucible of Christianity, preparado por Arnold Toynbee).
El resultado de esto fue que se colocaron los cimientos de la cristiandad. Como escribió el locutor británico Malcolm Muggeridge en su libro The End of Christendom (El fin de la cristiandad): “La cristiandad empezó con el emperador Constantino”. Sin embargo, este hombre también hizo este comentario perspicaz:
“Hasta se pudiera decir que Cristo mismo abolió la cristiandad antes de que esta empezara cuando declaró que su reino no era de este mundo… una de sus declaraciones más trascendentes e importantes”. Y una que ha sido extensamente pasada por alto por los gobernantes religiosos y políticos de la cristiandad. (Juan 18:36).
Con el apoyo de Constantino la religión de la cristiandad llegó a ser oficialmente la religión estatal de Roma. Elaine Pagels, profesora de religión explica: “Los obispos cristianos, a quienes antes se arrestaba y ejecutaba ahora eran eximidos del pago de impuestos, recibían regalos del tesoro imperial, y adquirían prestigio y hasta influencia en la corte; sus iglesias obtuvieron nueva riqueza, poder y prominencia”. Se habían hecho amigos del emperador, amigos del mundo romano. (Santiago 4:4)

ciutat romana_410a0087957_23431511

Constantino y la Unidad del Imperio
¿Por qué fue tan significativa la “conversión” de Constantino? Porque como emperador él ejerció vigorosa influencia en los asuntos de la iglesia “cristiana”, que estaba dividida en cuanto a doctrina, y él quería unidad en su imperio. En aquel tiempo los obispos de habla griega y los de habla latina estaban envueltos en un debate sobre “la relación entre la ‘Palabra’ o el ‘Hijo de Dios’ que había sido encarnado en Jesús, y ‘Dios’ mismo, ahora llamado ‘Padre’, puesto que por lo general su nombre, Yaweh, había sido olvidado”. (The Columbia History of the Wordl [Historia universal Columbia]). Algunos favorecían el punto de vista bíblico que indicaba que Cristo, el Logós, había sido creado y por lo tanto estaba subordinado al Padre. (Mateo 24:36; Juan 14:28; 1 Corintios 15:25-28). Entre estos estaba Arrio, un sacerdote de Alejandría, Egipto.

Herodianos modernos
Actualmente (y desde hace muchos siglos) los agentes del constantinismo o herodianos, los servidores de César o Leviathan, están infiltrados en las iglesias, ocupando cargos relevantes, “para espiar nuestra libertad en Cristo”. Juntan la espada y el altar en una abominación, mezclando la pureza de la fe con los crímenes de los Estados.
Estos corruptos son hijos del Diablo y hay que ignorarlos y apartarlos y, en caso contrario, “salir fuera del campamento, llevando el vituperio de Cristo”. Para no contaminarnos con sus fornicaciones con el Poder, que pertenece al Príncipe de este mundo, el Diablo.

map.constantine-330

Anuncios

3 comentarios en “Constantino y los herodianos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s